*

X

Pareja muere al caer tomándose una selfie en el Parque Yosemite

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/31/2018

Trágica muerte que pone a pensar si las selfies deberían ser prohibidas

La fiebre de las selfies no sólo es molesta sino peligrosa, como queda cada vez más claro. No sólo los turistas que se toman selfies han dañado en los últimos tiempos sitios que son patrimonios de la humanidad, sino que cada vez ocurren más  "casualidades" de personas que mueren por tomarse esa, literalmente, "killer selfie". Cada año mueren más personas por tomarse una selfie que por ataques de tiburón.

Un caso reciente es el de Vishnu Viswanath y Meenakshi Moorthy, una pareja de la India que montó su cámara para tomarse una selfie en una zona sin protección. Sus cuerpos fueron recuperados 245m abajo del Taft Point en Yosemite, parque nacional del estado de California. El hermano de Viswanath, un ingeniero de software, dijo que la pareja murió tomándose una selfie. Las autoridades del parque los encontraron después de que vieron su cámara con tripié abandonada cerca del desfiladero.

Extrañamente, otra visitante del parque captó a Moorthy en el el fondo de una de sus selfies. A continuación, la foto (la chica de pelo rosa detrás es Moorthy): 

El problema parece ser especialmente grave en la India, donde hay numerosas muertes cada año por selfies. Hace unos meses reportamos el caso de un hombre que murió al intentar tomarse una selfie con un oso detrás. Surge entonces la relevante pregunta de si no deberían prohibirse las selfies, no sólo en sitios peligrosos sino en todo sitio turístico o cultural, pues cuando no ponen en peligro las vidas, impiden disfrutar auténticamente de la experiencia directa, contaminando la realidad con su banal artificio.

Te podría interesar:

Por primera vez se encuentran rastros de plástico en heces humanas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/31/2018

El microplástico alcanzó a nuestra especie

En el último año, las noticias sobre la contaminación ambiental debida al plástico son cada vez más alarmantes. Entre otras consecuencias, el uso desmedido de dicho material ha llevado a la contaminación de lugares en apariencia tan lejanos a esa realidad como los Alpes suizos o, más notablemente, los océanos, adonde va a parar la mayor parte de los desechos que produce el ser humano.

En particular, en la contaminación de los mares es posible comprobar una de las realidades más paradójicas de este hecho, pues cada vez es más evidente que aquello que vertemos al medio ambiente eventualmente regresa, ya que nosotros también formamos parte de este gran ecosistema que llamamos planeta Tierra y como tal, es imposible sustraerse a sus ciclos naturales.

Prueba de ello es un hallazgo que realizó recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Viena, quienes encontraron rastros de plásticos en materia fecal humana.

Como se dio a conocer en su momento, ya se habían encontrado partículas de plástico (o microplástico) en peces y, más recientemente, en agua embotellada para consumo humano. 

En la investigación dirigida por el doctor Philipp Schwabl se analizaron las heces de personas residentes en ocho países, a saber, Austria, Finlandia, Italia, Japón, Países Bajos, Polonia, Reino Unido y Rusia. En promedio, los científicos encontraron 20 micropartículas de plástico por cada 10g de la muestra analizada.

En la literatura científica se considera que una micropartícula de plástico puede ir de 1 micrón (la millonésima parte de 1 metro) hasta los 5 milímetros. Asimismo, en el marco de este estudio, los rastros de plástico hallados en dichas muestras provienen sobre todo de ropa elaborada con materiales sintéticos y de envases utilizados para empacar alimentos.

Si atendemos a estos resultados, todo parece indicar que el plástico finalmente alcanzó a nuestra especie. La pregunta quizá es cuánta evidencia se necesita agregar para, finalmente, actuar a favor de la vida.

 

También en Pijama Surf: Científicos australianos detectan que el plástico está haciendo que se encojan los penes