*

X

Lo que Kanye West le dijo a Trump: universos paralelos, el viaje arquetípico del héroe, aviones diseñados por Apple

Política

Por: pijamasurf - 10/13/2018

Fiel a su estilo, Kanye West despotricó en el Despacho Oval de la Casa Blanca

Kanye West y Donald Trump se reunieron en la Casa Blanca supuestamente para discutir una reforma al sistema penitenciario y la violencia en las calles de Chicago, la ciudad del rapero. Pero las cosas tomaron un giro a lo Kanye y también, en cierta forma, a lo Trump. Podríamos decir que fue una sesión surrealista, bizarra y demás, pero la realidad que no estuvo tan fuera de tono respecto a lo que ha sido la presidencia de Trump. Y de Kanye, con sus exabruptos frenéticos, que él cree que son divinamente inspirados, era de esperarse.

Kanye empezó defendiendo al prisionero Larry Hoover, apelando a la teoría del multiverso, y con una veta bodhisattva esbozó una teoría de la compasión (que recuerda la idea de Phil K. Dick para escapar de la Matrix). Argumentó que debían sacar de prisión a Hoover porque "en un universo alternativo, yo soy Hoover". Kanye se puso cósmico y dijo que vivimos en un universo infinito y no se trata de ayudar a los negros, sino de ayudar a todos.

El rapero manifestó su apoyo a Trump, diciendo que la gorra que tenía puesta lo empoderaba, pues no tuvo mucha energía masculina en su infancia y se casó en una familia donde tampoco hay mucha energía masculina. Así que Trump podía ser una figura paterna, para él y para el país, por lo cual es necesario hacer ver bien a Trump, el Superman naranja. Incluso jugó con la idea de que Trump estaba viviendo el viaje arquetípico del héroe, a la Joseph Campbell, enfrentando la oscuridad, para lograr llevar a la luz a todo el país. La confusa épica de las celebridades que se ven como los viejos dioses griegos. 

Kanye dijo que los afroamericanos deben sacudirse la mentalidad de víctimas (lo que llama "welfare mentality") y dejar de sentirse ofendidos. Dijo que se podía ser negro y no ser demócrata. Sugirió un esquema estilo Montessori para las escuelas, donde le enseñaran música y meditación a los niños... Kanye habló por hasta 10 minutos seguidos en un eléctrico monólogo, haciendo asociación libre, yendo del tema de su bipolaridad a los coches voladores y a los aviones que las compañías estadounidenses debían diseñar para Trump, y por supuesto profirió numerosas groserías, algo que ya no escandaliza a nadie y parece completamente normal para la institución presidencial.

 

También en Pijama Surf: 'Kanye West no es Picasso': el poema que Leonard Cohen dedicó a la ignorancia de esta época

Te podría interesar:

¿Qué le sucede a #MeToo cuando una feminista es acusada de acoso sexual?

Política

Por: pijamasurf - 10/13/2018

Un caso muy común en tiempos recientes, sólo que en esta ocasión es una mujer la que parece haber utilizado su llamada "posición de poder" para tener relaciones sexuales con un hombre

El New York Times reporta sobre el caso de la renombrada profesora feminista Avital Ronell de la Universidad de Nueva York, quien fue suspendida de su puesto recientemente por acosar al estudiante Nimrod Reitman cuando éste cursaba su maestría. La periodista Zoe Greenberg sugiere que es un caso de acoso familiar, lo que ha abundado en los medios en tiempo reciente, sólo que invertido del sentido usual: es una mujer en una posición de poder la que aparentemente llevó a cabo el acoso. Greenberg se pregunta sobre la respuesta del movimiento #MeToo cuando algo como esto sucede.   

La investigación universitaria de 11 meses encontró que Ronell fue culpable de acoso sexual tanto físico como verbal y perturbó el ambiente de aprendizaje del estudiante Reitman. Como evidencia se mostraron correos electrónicos en los que la profesora llamaba reiteradamente a Reitman de manera sexual, incluido el adorable mote de "cock-er spaniel". Reitman, de 34 años, señaló que Ronell lo besó, se metió a su cama, lo obligó a dormirse en la misma cama, lo asedió constantemente con mensajes y lo amenazó, diciendo que no trabajaría con él si no accedía a sus propuestas. Reitman es gay y está casado.

Su denuncia fue posterior a su estancia académica, según él porque tenía miedo del poder que tenía su profesora. En los mails que el Times pudo ver, la profesora le hace diferentes propuestas de tono sexual. Ronell niega el acoso sexual y argumenta que Reitman carecía de inteligencia y eso lo hizo vengativo. 

Al ser una prestigiosa académica, Ronell ha sido defendida con gran entusiasmo por sus colegas. Una de las feministas más influyentes del mundo académico, Judith Butler, salió en su defensa señalando que se trata de una campaña maliciosa en su contra, ya que Ronell tiene credenciales impecables. Otras académicas feministas han argumentado que la dignidad "y el compromiso intelectual" de Ronell merece que se le trate acorde a ello. Todo esto suena lógico y justificado, pero como señala la periodista del Times, el tema es que es casi una calca de casos similares en los que las mismas voces criticaron el privilegio y la posición de poder de ciertas personas que eran acusadas, lo cual sólo revela lo complicadas que son estas situaciones.

Otra académica feminista, Diane Davis, remarcó su molestia por el hecho de que Reitman haya usado Title IX, una herramienta de denuncia feminista, en contra de una feminista.

Actualmente, tanto Reitman como Ronell y la universidad se encuentran en un pleito legal.

 

Imagen: NYT