*

X
Después de pasar una temporada con su mascota, un joven chino notó que no se comportaba como le hubiera gustado

Un joven y solitario oficinista chino compró un pequeño perro para que le hiciera compañía, pero con el tiempo empezó a dudar de la "canidad" de su mascota, según reporta el sitio Shangaiist. Podemos imaginar que el joven se sentía solitario por las duras condiciones del capitalismo y la alienación moderna que también ha permeado China. 

Cuando su pequeño cachorro empezó a crecer, el jovén notó características que no son muy comunes en los perros, por decirlo de alguna manera. Seguramente su mascota no era muy empática que digamos, y no le resolvía sus necesidades emocionales.

El joven posteó imágenes en línea y finalmente alguien le reveló que lo que tenía era una rata... si bien una rata de bambú, un poco más elegante que el roedor común y corriente. Esta rata es considerada una delicatessen en ciertos lugares de China. El hombre regresó su mascota y quizás ahora haya acabado como un platillo en un restaurante.

Según el sitio Shanghaiist, en China este tipo de dudoso mercado ha producido numerosos casos igualmente curiosos y algunos un tanto peligrosos, como el de la familia que crío a su mascota durante 2 años pensando que era un perro, hasta que descubrieron que era un oso.

Te podría interesar:

Compañía en China planea lanzar una luna ‘pirata’ al espacio

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/29/2018

Una réplica de nuestro único satélite natural podría estar en órbita en el año 2020, con el propósito de iluminar artificialmente ciertas áreas del planeta

La luz de la luna llena ha iluminado toda suerte de fantasías, la mayoría de ellas poéticas y sentimentales, algunas literarias y quizá también científicas, pero quizá pocas de orden tecnológico.

No así para la compañía Instituto de Investigación en Sistemas Microelectrónicos de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de Chengdu (o CASC, por sus siglas en inglés), que recientemente dio a conocer el proyecto de construir una luna artificial y ponerla en órbita para el año 2020. ¿Con qué fin? Uno muy simple: brindar luz artificial.

De acuerdo con información local, el proyecto ya se encuentra en marcha y es posible que llegue a buen término. Se prevé que esta réplica ilumine áreas de entre 10 y 80km de extensión y sea ocho veces más brillante que la luna real.

Si bien existen ciertas iniciativas que más bien buscan lo contrario, devolver a la noche su oscuridad natural, esta firma considera que la llamada “contaminación lumínica” (y, de paso, la contaminación espacial) no es suficiente, e importa más llevar luz a una zona de actividad humana.

 

También en Pijama Surf: La oscuridad es aliada de tu salud: apaga la luz