*

X

Borges sobre cómo convertir la enfermedad y el dolor en arte

Arte

Por: pijamasurf - 10/19/2018

"Un escritor, o todo hombre, debe pensar que cuanto le ocurre es un instrumento"

Entre las numerosas páginas memorables de Borges, hay algunas que no sólo nos deleitan desde una perspectiva intelectual o literaria, sino que nos llegan a encontrar desde la emoción, la melancolía y la posibilidad espiritual de hallar una cierta iluminación. Borges no es sólo el frío escritor ajedrecista y el erudito: hay algo de fuego y oscuridad; Borges es también el individuo que sufrió mucho (por o pese a su celebridad) pero que mantuvo siempre una cierta actitud agnóstica y una capacidad de asombro que le permitieron seguir adelante pese a su ceguera. Justamente en unas páginas que se titulan La ceguera, Borges nos regala palabras que pueden ser invaluables para las personas que sufren de enfermedades físicas o mentales. El escritor argentino empieza:

He dicho que la ceguera es un modo de vida, un modo de vida que no es enteramente desdichado. Recordemos aquellos versos del mayor poeta español, fray Luis de León: "Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo, a solas sin testigo, libre de amor, de celo, de odio, de esperanza, de recelo". Edgar Allan Poe sabía de memoria esta estrofa.

Para mí, vivir sin odio es fácil, ya que nunca he sentido odio. Pero vivir sin amor creo que es imposible, felizmente imposible para cada uno de nosotros. Sin embargo, el principio “vivir quiero conmigo,/ gozar quiero del bien que debo al cielo”: si aceptamos que en el bien del cielo puede estar la sombra, entonces, ¿quién vive más consigo mismo? ¿Quién puede explorarse más? ¿Quién puede conocerse más a sí mismo? Según la sentencia socrática, ¿quién puede conocerse más que un ciego?

Cualquier terapeuta, o incluso un businessman, reconocerá en estos párrafos la actitud ideal para enfrentar una adversidad: tomarlo como una oportunidad para profundizar en el autoconocimiento. Claro que hay que tener curiosidad intelectual y una cierta independencia, hay que estar fascinado con la mente y el conocimiento en sí. Sin sus queridos escritores, sin Poe, sin Chesterton, sin Stevenson, sin Léon Bloy, sin Schopenhauer y varios más, Borges habría perecido en la penumbra. Los siguientes párrafos son vitales, incluso los podríamos incrustar dentro de una especie de alquimia psicológica, de utilizar la propia oscuridad, el propio sufrimiento para alcanzar la sabiduría, una gnosis que germina en la sombra, como los alquimistas, que utilizaban lo más ruin y vil para transformarlo en oro:

Un escritor, o todo hombre, debe pensar que cuanto le ocurre es un instrumento; todas las cosas le han sido dadas para un fin y esto tiene que ser más fuerte en el caso de un artista. Todo lo que le pasa, incluso las humillaciones, los bochornos, las desventuras, todo eso le ha sido dado como arcilla, como material para su arte; tiene que aprovecharlo. Por eso yo hablé en un poema del antiguo alimento de los héroes: la humillación, la desdicha, la discordia. Esas cosas nos fueron dadas para que las transmutemos, para que hagamos de la miserable circunstancia de nuestra vida, cosas eternas o que aspiren a serlo.

Si el ciego piensa así, está salvado. La ceguera es un don. Ya he fatigado a ustedes con los dones que me dio: me dio el anglosajón, me dio parcialmente el escandinavo, me dio el conocimiento de una literatura medieval que yo habría ignorado, me dio el haber escrito varios libros, buenos o malos, pero que justifican el momento en que se escribieron. Además, el ciego se siente rodeado por el cariño de todos. La gente siempre siente buena voluntad para un ciego.

Celebremos esta actitud maravillosa, que seguramente no dominaba todo el tiempo la vida de Borges, pero que el escritor claramente entendió como la forma más positiva y quizás la más genuina de asumir su condición.

Te podría interesar:

El pene de Trump: extrañas conexiones sincromísticas y conspiranoia (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 10/19/2018

El regreso del sincromisticismo: un video sumamente peculiar

El sincromisticismo es una corriente de filosofía paranoica con tintes gnósticos, que considera que toda la realidad es un gran signo y que todo constantemente está comunicando información relevante y teleológica, pues todo está permeado de una inteligencia cósmica. Esta corriente aplica las ideas de sincronicidad a la era digital, con una cierta tendencia a las teorías de la conspiración y a la obsesión con las celebridades -que son los nuevos dioses-. Es algo así como lo que sucede cuando se mezclan Jung, McLuhan, Robert Anton Wilson, Phil K. Dick, Star Trek, The Matrix, Nag Hammadi, Disney y los Illuminati. Es una rara mezcla, si las hay. 

Entre los más famosos autores de este mundo alterno están Jake Kotze, Jasun Horsley, Goro Adachi  y Christopher Knowles. El primero de éstos ha hecho un video sumamente extraño y divertido sobre el tema del pene de Trump, que según la pornstar Stormy Daniels tiene una protuberancia como un hongo y se parece a Toad de Mario Kart. Kotze juega a conectar todas las hebras de la máquina del mass media, la numerología y las raras profecías. Un extraño mensaje que parece tener un sentido ominoso, o quizá sólo sea el más elaborado absurdo; las hiperconexiones que pueden surgir en la mente de una persona que ha leído demasiada teoría de la conspiración cuando toma LSD.  El pene-hongo de Trump, conectado con las nubes en forma de hongo de las explosiones atómicas de películas de Hollywood de OVNIs y Apocalipsis. Trump y Harrison Ford, Trump y Bill Pullman, el presidente de Independence Day recogiendo hongos. Un video sumamente extraño, metarreferencial. Al menos, no es uno de los típicos memes que ves todos los días.