*

X

Uno de los ingredientes activos de la ayahuasca hace que los escorpiones brillen bajo luz ultravioleta

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/11/2018

El brillo cian de los escorpiones bajo luz ultravioleta tiene una fuente psicodélica

Los escorpiones son de los animales más temidos, por su veneno y por sus hábitos nocturnos (si bien, sólo 25 de las más de mil 753 especies resultan venenosos para los seres humanos). En 1954, los zoólogos M. Pavan y R. F. Lawrence descubrieron que los escorpiones emiten una fluorescencia cuando se iluminan con luz ultravioleta. Literalmente, los escorpiones brillan bajo la luz negra, lo cual hace que sean muy fáciles de  avistar si se tiene una lámpara de este tipo (aunque no es muy recomendable, pues abundan en los lugares cálidos, y la ignorancia es más dulce).

La fluorescencia de los escorpiones se debe a dos compuestos químicos que se encuentran en su cutícula: B-carbolina y 6 hidroxi-4-metilcumarina. Las beta-carbolinas son sustancias (alcaloides) que tienen una estructura similar a las triptaminas. De hecho, estas sustancias, presentes en la liana Banisteriopsis caapi, son esenciales para hacer psicoactivo el DMT en el brebaje de la ayahuasca, ya que inhiben la monoaminooxidasa. Más aún, la harmina y la harmalina -betacarbolinas que se encuentran en la Banisteriopsis caapi- son psicoactivas por cuenta propia y tienen numerosos beneficios, incluidos los efectos antidepresivos. Los etnobotánicos han notado que las visiones particulares de la ayahuasca no se deben exclusivamente al DMT sino, también, a la harmina. Seguramente esto explica la extraña práctica en Afganistán y la India, de fumar escorpiones para obtener un high psicodélico.

Aunque es fácil explicar cómo es que los escorpiones brillan bajo luz UV, por qué desarrollaron esta particular cualidad constituye uno de los grandes enigmas de la biología. Las hipótesis abundan, pero ninguna goza de una aceptación generalizada. Se ha propuesto que les sirve para reconocerse y comunicarse, para mejorar su agudeza visual, para atraer presas, para evitar depredadores o para detectar luz ultravioleta. Todo esto es sumamente general y no dice mucho. La teoría que parece ser la más popular es la de Douglas Gaffin, quien mantiene que los escorpiones convierten la luz UV de las estrellas y la Luna en el color que mejor ven, el cian. Lo cual explicaría también por qué los ojos de los escorpiones son tan sensibles, pues pueden observar el brillo de las estrellas en el cielo nocturno: podrían ser que los escorpiones amplifiquen estas señales y conviertan sus propios cuerpos en recolectores de luz -en realidad, todo su cuerpo sería, así, un ojo enorme-. Todo ello por una importante razón: para poder ocultarse más fácilmente, ya que, según Gaffin, cualquier objeto que produce una sombra sobre su piel podría reducir su brillo e indicar un escondite potencial. La pregunta que queda es: ¿para qué convertir la luz UV en otro color, en lugar de detectar directamente la luz UV? 

Este video muestra cómo en realidad los escorpiones están por todas partes, sólo que no los vemos, pues son expertos en ocultarse, pero con luz ultravioleta se vuelven fácilmente visibles.

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 09/11/2018

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.