*

X

Neonazis han declarado a New Balance como 'los tenis oficiales de la gente blanca' y a Taylor Swift como diosa aria

Política

Por: pijamasurf - 09/13/2018

Algunas marcas están sufriendo apropiaciones de extremistas para sus propios intereses en los Estados Unidos de Trump

En los últimos 2 años, con el triunfo de Donald Trump y la polarización y radicalización de la política en Estados Unidos, algunas compañías han sido cooptadas por grupos extremistas que se apropian de ellas para promover su discurso radical. Compañías como Papa John's Pizza, las hamburguesas Wendy's, los tenis New Balance o la cantante Taylor Swift han padecido "nombramiento oficiales" por parte de grupos supremacistas neonazis, quienes han descontextualizado los mensajes de estas empresas o personas.

Un famoso líder neonazi, Andrew Anglin, declaró después del triunfo de Trump que los tenis New Balance eran "las zapatillas oficiales de los blancos". Esto debido a que New Balance es la única empresa estadounidense que manufactura sus productos en Estados Unidos. Lo único que hizo el presidente de la compañía fue decir que la administración de Obama no los había apoyado y esperaba que la nueva administración los apoyara, para poder seguir dando trabajos a los estadounidenses. New Balance nunca manifestó su apoyo a Trump, pero esto fue suficiente para que los neonazis leyeran una simpatía con la revolución de Trump y consideraran el acto de usar tenis New Balance como una forma de identificarse.

Cosas similares -con algunas variaciones- le han sucedido a las compañías mencionadas: neonazis usando New Balance, comiendo pizzas en Papa John's y hamburguesas en Wendy's, y viendo videos de Taylor Swift (quien es considerada "la diosa de la raza aria"), básicamente por errores de interpretación, ignorancia y proyecciones fantasiosas. Esto revela mucho de lo que está pasando en nuestros tiempos.

Entre las fantasías neonazis más llamativas está también aquella difundida por Anglin que asegura que Swift está esperando el momento adecuado para revelar su alineación a los principios supremacistas, para luego casarse con el hijo de Trump e instaurar una nueva realeza aria. ¿Una boda con catering de Wendy's y Cheetos con cara de Trump, modelos de Victoria's Secret (sólo las de origen nórdico), esmóquines con tenis New Balance, pizzas de postre y linchamientos, oficiada por Steve Bannon, invocando el regreso de Wotan?

Te podría interesar:
A veces se olvida que este fue el episodio de asesinatos masivos más grande de la historia

A menudo se habla de Hitler y del régimen nazi como los más oscuro y sanguinario de la historia. Pero al menos en términos cuantitativos, Hitler fue superado en esta lista indigna. Es posible que Stalin haya matado a más gente inocente, pero actualmente los historiadores consideran que la política de Mao Zedong exterminó a 45 millones de personas entre 1958 y 1962, lo cual la convierte, por mucho, en el régimen más asesino de la historia. Es terrible hacer de esto una competencia pero, a saber, se cree que Hitler es responsable de unos 11 o 12 millones de muertos, sin incluir los muertos en combate durante la guerra. Algunos historiadores estiman que Stalin supera esta cifra. 

Este período de 1958 a 1962 es conocido como el Gran Salto Adelante, un nombre que hoy parece de la más cruel ironía. Tenía como objetivo una rápida industralización de la economía agraria china pero, para llevar esto a cabo, Mao tuvo que violentar al país. Además, durante esta época el Dalái Lama tuvo que huir del Tíbet debido a la persecución religiosa que el gobierno comunista de Mao inició y, al parecer, cientos de miles de tibetanos murieron (aunque la cifra oficial es de 87 mil, los tibetanos estiman algo más cercano al medio millón).

El historiador Frank Dikötter escribe que la política de Mao para extender su supuesto paraíso utópico colectivo fue despojar a los campesinos de todos sus bienes y limitar la distribución de la comida. La comida se convirtió en un "arma para obligar a las personas a seguir los dictados del partido". Además, se utilizaba violencia para obligar a los pobladores a trabajar. La gran hambruna acabó con la mayoría, pero entre 2 o 3 millones de personas fueron torturadas y asesinadas por haber cometido alguna infracción. Algunas historias son realmente perturbadoras. Un niño robó un manojo de granos, por lo cual su padre fue obligado a enterrarlo vivo. Después de hacer esto, el padre murió de pena unos días después.

Ciertamente, recordar esto no es agradable, pero es importante tener memoria histórica para no repetir los atroces errores del pasado. En China, de manera un tanto increíble, sigue gobernando el mismo partido que realizó estas barbaridades, si bien ahora funciona de un modo más progresivo y abierto. El siglo XX fue el siglo de los grandes sistemas políticos asesinos, lo que nos recuerda que la política y demás manifestaciones seculares cuando se fanatizan pueden ser también un opio de las masas, un opio asesino.