*

X

Neonazis han declarado a New Balance como 'los tenis oficiales de la gente blanca' y a Taylor Swift como diosa aria

Política

Por: pijamasurf - 09/13/2018

Algunas marcas están sufriendo apropiaciones de extremistas para sus propios intereses en los Estados Unidos de Trump

En los últimos 2 años, con el triunfo de Donald Trump y la polarización y radicalización de la política en Estados Unidos, algunas compañías han sido cooptadas por grupos extremistas que se apropian de ellas para promover su discurso radical. Compañías como Papa John's Pizza, las hamburguesas Wendy's, los tenis New Balance o la cantante Taylor Swift han padecido "nombramiento oficiales" por parte de grupos supremacistas neonazis, quienes han descontextualizado los mensajes de estas empresas o personas.

Un famoso líder neonazi, Andrew Anglin, declaró después del triunfo de Trump que los tenis New Balance eran "las zapatillas oficiales de los blancos". Esto debido a que New Balance es la única empresa estadounidense que manufactura sus productos en Estados Unidos. Lo único que hizo el presidente de la compañía fue decir que la administración de Obama no los había apoyado y esperaba que la nueva administración los apoyara, para poder seguir dando trabajos a los estadounidenses. New Balance nunca manifestó su apoyo a Trump, pero esto fue suficiente para que los neonazis leyeran una simpatía con la revolución de Trump y consideraran el acto de usar tenis New Balance como una forma de identificarse.

Cosas similares -con algunas variaciones- le han sucedido a las compañías mencionadas: neonazis usando New Balance, comiendo pizzas en Papa John's y hamburguesas en Wendy's, y viendo videos de Taylor Swift (quien es considerada "la diosa de la raza aria"), básicamente por errores de interpretación, ignorancia y proyecciones fantasiosas. Esto revela mucho de lo que está pasando en nuestros tiempos.

Entre las fantasías neonazis más llamativas está también aquella difundida por Anglin que asegura que Swift está esperando el momento adecuado para revelar su alineación a los principios supremacistas, para luego casarse con el hijo de Trump e instaurar una nueva realeza aria. ¿Una boda con catering de Wendy's y Cheetos con cara de Trump, modelos de Victoria's Secret (sólo las de origen nórdico), esmóquines con tenis New Balance, pizzas de postre y linchamientos, oficiada por Steve Bannon, invocando el regreso de Wotan?

Te podría interesar:

Fundadora del grupo feminista Femen se suicida en París

Política

Por: pijamasurf - 09/13/2018

Se suicida la activista Oksana Schachko, cofundadora del grupo de protesta Femen

Una de las fundadoras del grupo de protesta feminista Femen, fue encontrada muerta en su departamento de París el día de ayer. Según han revelado los medios, Oksana Schachko, de 31 años de edad, dejó una nota de suicidio.

Otra de las fundadoras de este grupo de origen ucraniano escribió sobre lo sucedido y le dio el pésame a Oksana, quien cofundó Femen en el 2008. El grupo activista cobró fama mundial por sus protestas enérgicas -y, algunos dirían, radicales- en las que solían presentarse topless en público para protestar contra el sexismo

Oksana y otras activistas fueron secuestradas cuando regresaban a Ucrania por seguidores del gobierno de Putin, según reportaron ellas mismas.

Femen había sido especialmente vocal contra el gobierno de Putin, a quien considera un bastión del sexismo en el mundo. Oksana se había manifestado en numerosos eventos políticos, sociales y deportivos para llamar la atención hacia temas como la objetificación de la mujer, el patriarcado y la religión en general. 

Una de las cofundadoras, que se entrenó el teatro, explicó en alguna ocasión su modo de operar de la siguiente manera: "Lo que hacemos es atraer la cobertura local e internacional para demostrar que las autoridades tienen miedo de ver pechos desnudos". En una ocasión, Femen incluso protestó contra el PRI mexicano:

Antes de morir, Oksana publicó en su cuenta de Instagram "Eres fals@". No se sabe a quién se refería. Al parecer, su participación en el grupo activista le permitió canalizar el sufrimiento y el enojo que llevaba dentro, pero finalmente (y tristemente) esto no fue suficiente.