*

X
Por si no era obvio

Hay una cierta ironía en que los teléfonos celulares recientes son llamados "smartphones", pues aunque ciertamente tienen muchas funciones que pueden ser muy útiles, a grandes rasgos parecen tener el efecto contrario a hacernos más inteligentes. En especial, si notamos la importancia fundamental que tiene la facultad de atención para todo proceso cognitivo.

La revista de la Escuela de Medicina de Harvard publicó hace poco un artículo sobre un estudio que vincula el uso de los "teléfonos inteligentes" con el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (ADHD en inglés). En esta investigación, los científicos sondearon a 2 mil 500 estudiantes de escuela preparatoria que no tenían este trastorno al inicio del estudio y les pidieron que les contestaran qué tan frecuentemente realizaban 14 diferentes actividades, incluyendo enviar mensajes de texto, revisar sus redes sociales, ver videos, jugar juegos y otras actividades que suelen llevarse a cabo en los teléfonos.

Los investigadores monitorearon a los estudiantes durante intervalos regulares y los examinaron para medir factores asociados con trastornos de la atención. Notaron que sólo el 4.6% de los adolescentes que no reportaron una alta frecuencia de uso de medios digitales tenían síntomas, mientras que 9.5% de los jóvenes que indicaron que utilizaban mucho su smarthpone para siete diferentes actividades mostraban síntomas de trastorno de déficit de atención; la cifra subió a 10.5% en el caso de los que hacían un uso frecuente de sus teléfonos para realizar hasta 14 de las actividades mencionadas. Los investigadores sostienen que el uso frecuente de medios digitales aumenta en un 10% la posibilidad de desarrollar trastorno de déficit de atención e hiperactividad, riesgo que, además, resulta más común en los niños que en las niñas.

Por supuesto, muchos son los factores que deben considerarse, incluido el ambiente en el que viven los jóvenes, sus familias, su predisposición genética (si es que la hubiera), etc., pero además de los resultados, hay algo más poderoso que las estadísticas. Nos referimos a la observación cotidiana que cualquiera puede hacer de los efectos de la tecnología y también, la lógica contundente que existe en el hecho de que dividir la atención entre un teléfono que de manera fragmentaria requiere nuestra atención y el mundo físico en el que nos movemos es simplemente un mal hábito para el cultivo de la atención, la facultad que William James, psicólogo de Harvard, consideraba la más importante para la educación de una persona. 

Otros estudio han vinculado la percepción de la felicidad entre los adolescentes con un bajo uso de los medios digitales.

Te podría interesar:
El aguerrido host cospiracional de la alt-right acaba de ser borrado de Internet por promover la violencia

El host Alex Jones y su sitio InfoWars han sido vetados de las redes sociales más importantes en la web, salvo Twitter. Facebook, YouTube, Spotify y Apple anunciaron ayer que Jones no podrá subir contenido a estos sitios, y actualmente sus páginas ya han sido eliminadas. A grandes rasgos, las plataformas argumentan que el contenido de Jones es lo que llaman hate speech, un discurso que promueve la violencia y no cumple con los estándares de sus comunidades. No se menciona como causa el hecho de que Jones defiende numerosas teorías de conspiración, algunas tan radicales que ciertamente podrían también calificarse como fake news, uno de los temas por los cuales Facebook ha estado bajo escrutinio de los medios y las autoridades (lo que le ha llevado a tener fuertes perdidas en sus acciones). Seguramente, esto se debe a que eliminar teorías de la conspiración e información divergente podría ser considerado como censura.

Ante la prohibición generalizada, Jones ha aparecido en Twitter utilizando Persicope para denunciar lo que ve como una censura a una escala jamás vista en Internet. Ha señalado que su sitio es el más censurado del mundo por una razón: porque él sabe lo que realmente está pasando. En Twitter, los usuarios han presionado para que Jones también sea suspendido de esa red social. Esta megalomanía no es rara en Jones.

Desde sus inicios a finales de los años 90 en Texas, Alex Jones ha defendido múltiples teorías de conspiración, desde la hipótesis de que los atentados del 9/11 fueron un "inside job" o fueron autoperpetrados (una de las menos radicales), hasta la teoría de que los asesinatos masivos de Sandy Hook fueron un hoax (un bulo). Por esta razón, los padres de los niños asesinados lo demandaron.

Jones es conocido por su constante diatriba en contra de lo que llama "las fuerzas del nuevo orden mundial", la élite que promueve la globalización y el control mental de las masas con fines no menos que satánicos, según piensa el presentador. Su medio (InfoWars) esparció el llamado Pizzagate antes de la elección del 2016, una noticia falsa que acusaba a Hillary Clinton y a John Podesta de mantener una red de tráfico sexual de personas cuya base era una pizzería de Washington D. C. Jones ha difundido también teorías de la conspiración sobre el Club Bilderberg, el uso de la tecnología para mermar a la población, los chemtrails, y, por supuesto, sobre que la llegada a la Luna fue falsificada, entre otras populares ideas de este tipo. Es muy conocido también por su fuerte postura a favor de las armas y ha llegado a aparecer en su programa con un rifle. Él mismo se define como "paleoconservador", políticamente inclinado hacia el liberalismo libertario. 

En uno de sus momentos más memorables (o lamentables), Jones acusó a los duendes interdimensionales del DMT de dictarle la agenda a los globalistas -a Rockefeller, a los Rothschild y los demás sospechosos comunes-.

Pese a todo esto, el año pasado su abogado -en la disputa de su divorcio por la custodia de sus dos hijos- declaró que Jones es un artista del performance y que encarna un papel en su programa. Su esposa, por su lado, dijo que Jones quiere que violen a Jennifer López y que quiere romperle el cuello a Alec Baldwin.

El caso podría sentar un precedente en Internet en torno a la regulación del contenido radicalmente inapropiado. Como es obvio, no hay argumentos para defender a Jones y realmente nadie puede exigirle a estas plataformas privadas que hospeden contenidos como el de InfoWars. De la misma manera que Facebook o YouTube no admiten pornografía o contenido gráfico de violencia, no tienen por qué admitir el contenido verbalmente violento de Jones. No obstante, el caso abre la discusión sobre un tema sumamente complejo e importante: qué es hate speech y qué es libertad de expresión. Aunque en algunas instancias esto puede ser muy evidente, son muchas aquellas en las que no está tan claro, o al menos no hay consenso. En los siguientes años, las grandes compañías de Internet enfrentarán el reto de intentar proteger sus intereses -especialmente por las amenazas de regulación de los gobiernos- sin que esto signifique una violación de las libertades individuales de los usuarios.