*

X
Comentario a un famoso fragmento de un sermón alemán de Meister Eckhart.

Meister Eckhart (1260-1328) es una de las figuras más interesantes e influyentes del misticismo cristiano. No obstante que algunas de sus ideas fueron condenadas como herejes por el Papa Juan XXII poco después de su muerte, Eckhart ha sido una importante influencia entre pensadores tan diversos como Nicolás de Cusa, Schopenhauer, Heidegger, Jung, Thomas Merton, Ananda Coomaraswamy y muchos más. Se ha dicho que es el más oriental de los místicos occidentales y se han escrito numerosos estudios comparándolo con el vedanta y el budismo, algunos de ellos hechos por brillantes académicos como Rudolf Otto o D.T. Suzuki. La teología apofática de Eckhart y sus ideas del desasimiento, la nada fructífera y una especie de ciudadela o luz interior donde reside la divinidad intocada por la contingencia, remiten a conocidas ideas orientales de manera asombrosa. El maestro dominico se caracterizó por escribir sermones sumamente inspirados en alemán medieval que para muchos conocedores son algunos de los grandes tesoros del misticismo universal. En el sermón 27 en la versión de Maurice O'C Walshe podemos leer el siguiente pasaje:

Ahora bien, él dice [San Pablo] "Tus pensamientos", y todos los poderes "serán conocidos por Dios, pensamientos de gratitud y oración." Si una persona no tuviera nada que ver con Dios más que dar las gracias, eso sería suficiente.

Esta idea de Eckhart de que realmente la única actividad indispensable y por sí misma suficiente para una vida espiritual es dar las gracias es una de las más populares entre sus lectores, acaso por su pura simpleza, despojada de todo excedente y aparatosidad religiosa. Sólo dar gracias. En el caso de Eckhart, seguramente al hecho luminoso de que el mundo está naciendo permanentemente -que la Palabra o Logos se está creando perpetuamente- para regocijo de los que perciben la creación. "El principio en que Dios creó 'el cielo y la tierra' es el primero y simple ahora de la eternidad", escribió el maestro en otro de sus sermones.

El pasaje citado de San Pablo que Eckhart comenta es Filipenses 4:4, donde también se dice que que lo único que se debe hacer es "regocijarse en Dios y no tener otro cuidado." El deleitarse en la divinidad es una forma de oración y una forma de alabanza o agradecimiento. Pablo en su Carta a los Tesalonicenses (5:16) dice: "Regocíjense, oren sin cesar, en todo den las gracias." De aquí luego Eckhart.

Ahora bien, he creído que esta idea de Pablo y de Eckhart aplica universalmente y describe la esencia de la espiritualidad, pues nos remite a una actividad para la cual no es necesario practicar cierto credo ni dominar una técnica, sino que admite una actitud natural de celebración y humildad ante la vida misma y ante el poder universal -el nombre que se le dé ciertamente no será lo más importante, lo que sí es indispensable es una sensación de asombro o admiración (thaumazein) ante un universo que ciertamente uno no ha creado y en el cual existe belleza y bondad-. Dar las gracias es siempre un reconocimiento de la vida como regalo, como un bien dado. Y del mundo como algo con significado y sentido. Pues de otra manera sería absurdo dar gracias. Todos sabemos que dar las gracias como obligación, mecánicamente y sin sentir gratitud es patético (en el sentido moderno de la palabra). Así, la auténtica gratitud ya nos habla de un sentido de honestidad y de una actitud abierta a la belleza y a la bondad, y por lo tanto de una conexión con los tres trascendentales de la filosofía clásica.

La espiritualidad más inmediata y accesible a todos parece ser el dar gracias: por el amor que hemos encontrado, por la belleza del atardecer, por lo que hemos aprendido en el sufrimiento o por el sólo hecho de ser... La gratitud es siempre un acto de amabilidad que es la vez receptivo, pues reconoce y acepta la belleza y la bondad de la existencia (o la existencia como regalo, su eterna fuente), y a la vez activo, pues se extiende hacia aquello que considera bueno y bello y con su alegría participa en la actualidad pura de la gracia. Asimismo, la gratitud -como el amor- nunca puede ser egoísta, es un acto de humildad que supone primero un vaciamiento del ego para poder atender a aquello a lo que se agradece, para poder apreciarlo como tal sin la contaminación del ensimismamiento y el interés personal; y luego otro vaciamiento hacia fuera, habiendo llenado ya la copa del alma de esa belleza y de esa bondad a la cual uno se ha hecho sensible y por la cual se agradece; un derramarse de la emoción espontánea, un desbordarse del vino fluyente en la abundancia de esa misma gracia. Realmente en la gratitud como respuesta natural a la gracia -no al regalo específico, sino a la gracia que subyace a la existencia, al eterno deleite de la energía*- se comprueba la plena infinitud del mundo, la inagotabilidad de la fuente que sustenta. El río regresa al mar infinitamente. Como dice la Upanishad:

purnam adah, purnam idam purnat purnam udachyate; purnasya purnam adaya purnam evavasisyate 

La fuente de todo es una plenitud, todo lo que ha surgido es esa plenitud, de lo pleno lo pleno surge; si se quita lo pleno de lo pleno: lo pleno pleno permanece.

Uno de los más grandes poetas espirituales de la historia, Rainer Maria Rilke, escribió que la razón de ser del poeta, y su actividad esencial, es simplemente alabar; celebrar y cantar el hecho de la existencia, ser una especie de mediador entre lo divino y lo humano al hacerse poroso a la totalidad de la existencia. "Deja que todo te suceda a ti: belleza o terror... ningún sentimiento es un error", escribió. El acto en la conciencia de quien percibe el hecho misterioso de que el mundo es, de que ha sido dado, se convierte en una afirmación, en un sí cósmico -Om, Amen, Svaha-, en un acto de participación con esa misma creación. El mundo en toda su perfecta e infinita creatividad se completa cuando el poeta lo bebe y canta, cuando alguien percibe la belleza y dice que es buena: cuando el hombre reconoce la gracia de la divinidad que actúa sin necesidad alguna. La percepción se convierte en oración y toda lo que aparece en teofanía. Terminamos con Rilke, quien lo ha dicho mejor:

Alabar, querida mía, seamos generosos con la alabanza.

Nada es nuestro. Posamos nuestras manos delicadamente

en los cuellos de flores intactas.     

 

*

La canción, como nos la enseñas, no es un aferrarse,

no es un buscar llegar a una conclusión final.

Cantar es ser. Algo natural para un Dios. 

¿Pero cuando sólo somos? ¿Cuándo nosotros

nos volvemos uno con la tierra y las estrellas?

 

*

Dios nos habla a cada uno de nosotros al crearnos,

y luego camina con nosotros en silencio fuera de la noche.

Pero las palabras, que nos fueron dichas antes del comienzo,

esas palabras son las siguientes:

-

Impulsado hacia delante por tus sentidos,

ve hasta el límite de tu deseo;

encárname.

 

En el fondo de las cosas crece un fuego,

para que sus sombras, alargadas,

me cubran por siempre, completamente..

 

Deja que todo te ocurra a ti: belleza y terror.

Sólo sigue adelante: ningún sentimiento es un error.

No dejes que te corten de mi fuente.

Cerca está el país

llamado Vida.

 

Lo reconcerás

por su gravedad.

 

Dame tu mano.

 

Citas de Rilke del Libro de las Horas y de Los Sonetos a Orfeo, 

* "La energía es deleite eterno", escribió Blake

Lee también: En cualquier momento dado (la dádiva divina) 

Twitter del autor: @alepholo

 

Te podría interesar:

MUTEK MX: La experiencia de MUTEK, el festival de más alta vanguardia sonora en México

Arte

Por: pijamasurf - 08/27/2018

MUTEK MX se ha convertido en el gran referente de la música electrónica y la innovación digital en México

Este otoño el festival MUTEK MX cumple 15 años, tiempo en el que se ha convertido en el gran referente de la música electrónica y la innovación digital en México. MUTEK nació en Montreal hace 20 años, con la idea de mostrar la vanguardia musical y su estrecha relación con la tecnología (de allí el nombre MUTEK). Actualmente el festival se ha expandido a Barcelona, Buenos Aires y Tokio, pero es en México donde más se ha arraigado y donde ha dejado más huella.

Con el tiempo, MUTEK MX se ha convertido en todo un fenómeno cultural, abarcando el ámbito de lo sonoro pero también el de las artes visuales. Las artes híbridas tienen en la tecnología uno de sus recursos imprescindibles de expresión durante el festival, donde se ofrecen talleres, laboratorios de creación y discusión y diferentes performances. La premisa ha sido siempre proveer lo más estimulante para la imaginación creativa de las nuevas generaciones, ofreciendo sonidos, visiones, texturas y atmósferas de alta factura. MUTEK MX ha mantenido una refinación que no hace concesiones en busca de "headliners" taquilleros, sino que cuida siempre su paleta de estímulos, otorgando música selecta y visionaria.

A lo largo de su historia, MUTEK MX ha traído artistas que han dejado una huella indeleble en la conciencia musical de la Ciudad de México. Recordamos sólo algunos de los más destacados: la misa hipnótica de Murcof, Squarepusher, Robert Henke en su proyecto de Monolake (en una tarde mágica en el Espacio Escultórico), Nosaj Thing, Apparat, Caribou, Fourt Tet, Flying Lotus, Isolee, Matthew Dear, Ryoji Ikeda, Vladislav Delay, Ulrich Snauss, Robin Guthrie, Four Tet, James Holden, Apparat, Amon Tobin, Kode 9, la cirugía telepática de Matmos, Pantha du Prince (presentándose con el Bell Laboratory), Alva Noto, Daito Manabe, Kid Koala, o una temprana y magistral presentación de Akufen en el Claustro de Sor Juana. Y esta lista es bastante arbitraria porque la memoria es caprichosa, aunque como dice el poema de Shelley: "music when soft voices die/vibrates in the memory".

Este año el festival tiene un line up a la altura de su 15vo aniversario, con una amplia variedad de artistas nacionales e internacionales, productores de electrónica, ensambles, DJs, artistas visuales y presentaciones híbridas. Entre ellos, Apparat, Synichi Yamamoto & Intercity-Express, DJ Tennis, Marcel Dettmann, Gas (Reinhard Voigt), Aurora Halal, Visible Cloaks, Nathan Fake, Rainforest Spiritual Enslavement y muchos más (aquí puedes consultar el line up). El evento se llevará a cabo en diferentes locaciones de la CDMX, del 19 al 25 de noviembre de 2018.

Para poder acceder a la experiencia mulitsensorial de MUTEK y pasar toda una semana de celebraciones sin preocupaciones, la tarjeta American Express te ofrece la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades. No vivas esta experiencia sin ella.