*

X

10 libros para sobrevivir al canto de las sirenas de la época digital

Libros

Por: pijamasurf - 08/01/2018

¿Qué tan prudente ha sido tomar los frutos obtenidos de la tecnología digital sin antes reflexionar sobre sus efectos en nuestra existencia?

Hasta hace unos años, buena parte del mundo recibió con entusiasmo la ola impetuosa que empujó la tecnología digital, con Internet en su punto más visible. Todo el mundo estaría ahora conectado, podríamos hablar con personas en el otro extremo del planeta y enterarnos de cualquier hecho en el instante mismo en que ocurriera. La información, el conocimiento y el contacto estarían ahí, siempre disponibles, siempre instantáneos, siempre al alcance: ¿qué podía salir mal?

A la vuelta de los años, sin embargo, el panorama no sólo no es prometedor, sino que además se ha vuelto un tanto sombrío. Como bien anticiparon Aldous Huxley y Charles Bukowski, el futuro de saber y fraternidad que se auguraba entonces se ha convertido en un mar de distracción y un páramo de soledad, en los cuales el ser humano parece estar o muy contento o muy entretenido, aunque también es posible que en el fondo esté también insatisfecho.

Los libros que ahora compartimos nos invitan a reflexionar sobre esos frutos supuestamente dulces que cosecharíamos en la época digital pero que, en vista de la situación presente, admiten y acaso necesitan una reflexión antes de tomarlos. En algunos casos, se trata de obras que con varios años de antelación advirtieron sobre las condiciones que nos esperaban y que quizá aún estemos a tiempo de cambiar a nuestro favor. La lista sigue parcialmente la selección que realizó hace unas semanas Julian Gough para el periódico inglés The Guardian.

 

Comprender los medios de comunicación: las extensiones del ser humano, Marshall McLuhan

Marshall McLuhan fue uno de los primeros teóricos de la comunicación contemporánea. Aunque murió en 1980 y ni siquiera conoció Internet, en su momento comprendió con tanta lucidez las tendencias que seguirían los medios de comunicación y cómo cambiarían las relaciones humanas que anticipó la invención de la red, es decir, vio cómo las tecnologías asociadas a las comunicaciones se encaminaban hacia un medio capaz de conectar a todo el mundo en tiempo real. 

Por estas y otras razones, McLuhan es uno de los autores imprescindibles para entender el momento en que vivimos.

 

La sociedad del espectáculo, Guy Debord

Publicado en la década febril de 1960 (de hecho, pocos meses antes del mayo de 1968, tan significativo para Francia), La sociedad del espectáculo es un texto que sigue los pasos de los manifiestos vanguardistas de principios del siglo XX, pero también la tradición de los panfletos políticos que han buscado incendiar tanto las conciencias como los lugares donde se asienta el poder. 

Guy Debord expuso en este ensayo hecho de fragmentos un fenómeno de su época que le pareció asombroso: poco a poco pero inevitablemente, todo en la realidad se estaba encaminando a formar parte de un vasto, interminable espectáculo. 

Aunque varias décadas nos separan de las tesis defendidas por Debord, es todavía más sorprendente que muchas de ellas no han perdido vigencia.

 

La intimidad como espectáculo, Paula Sibilia

Siguiendo los pasos del situacionista francés, pero ya en el siglo XXI, la socióloga brasileña Paula Sibilia ofreció en esta obra una interpretación lúcida y original de la transformación que ocurrió con el concepto de intimidad a partir de la invención y la popularización de Internet. 

El celo con que lo íntimo se había creado y conservado durante al menos 3 siglos (del XVIII a finales del XX), cambió radicalmente hacia una apertura casi total, con el yo como protagonista y, más aún, como soberano de este movimiento. ¿O quizá como esclavo? 

Después de todo, dicha exposición de selfies, opiniones, fotografías, etc., se convirtió también en mercancía, y las personas comunes terminaron “trabajando” involuntariamente para las grandes compañías.

 

Ubik, Philip K. Dick

Philip K. Dick es, posiblemente, uno de los profetas más acertados de la época en que vivimos ahora: no en la forma, sino en el fondo. Es decir, quizá no adivinó el tipo de máquinas de las que estamos rodeados hoy, pero sí fue capaz de vislumbrar el “espíritu de la época”, por así decirlo, esta mezcla de vigilancia extrema, distracción sin límites y aceptación voluntaria de la servidumbre que tanto caracteriza a nuestro presente. 

Recomendamos Ubik, pero casi cualquier novela de Philip K. Dick nos invita a reflexionar sobre el lugar tan protagónico que le hemos dado a la tecnología, en detrimento de necesidades históricamente más prioritarias para el ser humano.

 

Neuromante, William Gibson

William Gibson escribió a mediados de los años 80 la novela que dio origen al cyberpunk y, en cierto sentido, aunque previó el totalitarismo que traerían las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, alimentó también algunos sueños de rebeldía.

 

Cultura y simulacro, Jean Baudrillard

Otro profeta que clamó en el desierto: Jean Baudrillard, a quien muchos consideran uno de los mejores representantes del pensamiento posmoderno pero que, más allá de esta etiqueta, supo ver una operación que aunque se desarrollaba bajo la mirada de todo el mundo, nadie pareció notar: la realidad estaba siendo suplantada por una simulación, una miríada de simulacros que de una vez y para siempre tomaron el lugar de los hechos, la Historia, la verdad.

 

La singularidad está cerca, Ray Kurzweil

Ray Kurzweil (inventor, futurista, director de Google) delineó en este libro algunos de los caminos que, a su parecer, seguiría la tecnología en los años por venir, en particular en relación con la búsqueda tan ansiada de la inteligencia artificial que a muchos les parece también polémica y aun peligrosa.

 

Contra el rebaño digital, Jaron Lanier

Publicado en inglés con el título You Are Not a Gadget: A Manifesto, este libro advirtió en el año 2010 sobre ciertas contradicciones entre el espíritu “colectivista” de la Web 2.0 (de la cual nacieron los blogs, las redes sociales y otros proyectos afines) y la tendencia a la concentración y el elitismo del modelo social bajo el cual actuamos los seres humanos. Jaron Lanier, por cierto, es uno de los programadores más renombrados a nivel mundial, y uno de los primeros en desarrollar la tecnología de realidad virtual.

 

El aroma del tiempo, Byung-Chul Han

El subtítulo de este libro es “un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse”, y en cierta forma eso anuncia ya su talante. Con la sobriedad que caracteriza a su estilo y su manera de reflexoinar, Byung-Chul Han expone aquí los cambios tan extraordinarios que han ocurrido con nuestra experiencia del tiempo. Gracias a invenciones como el teléfono portátil e Internet, pareciera que ahora vivimos en un instante sin principio ni fin, un presente perpetuo en donde parece que ya no hay lugar para la memoria, la paciencia o el no-hacer.

 

Ensayos, R. W. Emerson

Nuestra última sugerencia es, no sin un guiño, los ensayos de uno de los autores más importantes del siglo XIX, leído y admirado por Borges y por Kafka y durante mucho tiempo una referencia obligada en la conciencia colectiva de Estados Unidos. Ralph Waldo Emerson fue predicador, pero también un filósofo incipiente del Nuevo Mundo.

Si lo incluimos en esta lista es porque como parte del “trascendentalismo” (corriente de pensamiento cuya fundación le atribuyen los historiadores de las ideas), Emerson defendió siempre que el ser humano necesitar estar en contacto constante con la naturaleza, pues de otro modo pierde pronto de vista aquello de la vida que sí importa, aquello que es necesario conservar y por lo cual todos los esfuerzos, todos los trabajos, valen siempre la pena. 

Leer a Emerson nos hace ver que ese canto de las sirenas con que ha estado acompañada la llamada “revolución digital” en el fondo no ha hecho más que distraeros de lo verdaderamente trascendente: la honestidad, la cercanía con nuestros semejantes, la búsqueda del bienestar personal y colectivo, la vida en comunidad, el equilibrio con la naturaleza y, en suma, esas virtudes que nos aportan muchas satisfacciones mucho más auténticas y perdurables que todos los gadgets o todos los likes del mundo.

 

También en Pijama Surf: 10 libros para ‘acelerar’ tu evolución personal

 

Imagen de portada: Müdigkeitsgesellschaft: Byung-Chul Han in Seoul/Berlin, Isabella Gresser (2015) 

Te podría interesar:

Los mejores 50 libros para niños y jóvenes según Hayao Miyazaki

Libros

Por: pijamasurf - 08/01/2018

La selección de uno de los mejores contadores de historias de nuestra época: Hayao Miyazaki

La literatura dedicada a los niños y jóvenes suele ser uno de los ámbitos más fértiles para la creatividad, pues genera en los autores dedicados a ella una suerte de esfuerzo suplementario para dirigirse a un público que de algún modo se percibe distinto. Pero a diferencia de las derivaciones que esta premisa podría tener en otros campos, en la literatura infantil y juvenil se convierte en honestidad e imaginación, como si se descubriera que a los niños es posible hablarles con franqueza porque ellos sabrán entender. No por nada uno de los grandes relatos del idioma inglés, El hobbit, comenzó como una historia que J. R. R. Tolkien le contó a sus propios hijos.

En esta ocasión compartimos una lista de 50 libros infantiles seleccionados por Hayao Miyazaki, sin duda uno de los contadores de historias más admirables de nuestra época y artífice él mismo de un mundo en donde lo infantil adquiere ese sentido más libre al que aludimos. El director realizó esta lista con motivo de una exposición que se realizó en el 2010 en homenaje a la editorial Iwanami Shoten, de amplia tradición en Japón.

Entre sus favoritos se combinan algunos clásicos ineludibles –como El principito o Alicia en el país de las maravillas– con otros quizá menos comunes en nuestro idioma. Asimismo, en algunos casos es posible encontrar algunas adaptaciones animadas que, como sucedió con When Marnie Was There, un relato de Joan G. Robinson, realizó el propio Estudio Ghibli, del cual Miyazaki fue fundador y pieza clave. En este sentido cabe mencionar, como una suerte de curiosidad, una de las piezas más originales de Miyazaki, la serie para televisión Sherlock Hound que realizó en 1981 y se transmitió entre 1984 y 1985 en Japón; en ésta, el director combinó los relatos de Sir Arthur Conan Doyle con cierta ambientación a la Julio Verne y su propia creatividad.

Que la selección sea entonces un estímulo para buscar libros interesantes, libros creativos, libros estimulantes; pero sobre todo, libros honestos, que nos hablan como si el mundo estuviera siendo creado en este mismo instante, en el momento en que escuchamos su historia.

1. Los incursores, Mary Norton
2. El principito, Antoine de Saint-Exupéry 
3. Los niños de Bullerbyn, Astrid Lindgren
4. When Marnie Was There, Joan G. Robinson
5. Vencejos y amazonas, Arthur Ransome
6. El aula voladora, Erich Kästner
7. Éramos cinco, Karel Poláček
8. What the Neighbours Did, and Other Stories, Ann Philippa Pearce
9. Los patines de plata, Mary Mapes Dodge
10. El jardín secreto, Frances Hodgson Burnett
11. El águila de la novena región, Rosemary Sutcliff
12. El tesoro de los nibelungos, Gustav Schalk
13. Los tres mosqueteros, Alexandre Dumas 
14. Un mago de Terramar, Ursula K. Le Guin
15. Les Princes du Vent, Michel-Aime Baudouy
16. The Flambards Series, K. M. Peyton
17. Recuerdos entomológicos, Jean Henri Fabre
18. El largo invierno, Laura Ingalls Wilder
19. A Norwegian Farm, Marie Hamsun
20. Heidi, Johanna Spyri
21. Las aventuras de Tom Sawyer, Mark Twain 
22. El pequeño lord, Frances Hodgson Burnett
23. Tistou of the Green Thumbs, Maurice Druon
24. Las aventuras de Sherlock Holmes, Arthur Conan Doyle 
25. From the Mixed-Up Files of Mrs. Basil E. Frankweiler, E. L. Konigsburg
26. El incidente de Otterbury, Cecil Day-Lewis
27. Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll
28. La pequeña biblioteca, Eleanor Farjeon
29. Un bosque vive doce meses, Samuil Yakovlevich Marshak
30. The Restaurant of Many Orders, Kenji Miyazawa
31. Winnie-the-Pooh, A. A. Milne
32. Nihon Ryōiki, Kyokai
33. Strange Stories from a Chinese Studio, Pu Songling
34. Nueve cuentos y uno más, Karel Čapek
35. The Man Who Has Planted Welsh Onions, Kim So-un
36. Robinson Crusoe, Daniel Defoe
37. El hobbit, J. R. R. Tolkien
38. Viaje al oeste, Wu Cheng'en
39. Veinte mil leguas de viaje submarino, Julio Verne
40. Las aventuras de Cebolleta, Gianni Rodari
41. La isla del tesoro, Robert Louis Stevenson
42. La nave que voló, Hilda Winifred Lewis
43. El viento en los sauces, Kenneth Grahame
44. El caballito jorobado, Pyotr Pavlovich Yershov
45. El caballito blanco, Elizabeth Goudge
46. La rosa y el anillo, William Makepeace Thackeray
47. La mujer radio, Eleanor Doorly
48. City Neighbor, The Story of Jane Addams, Clara Ingram Judson
49. Ivan el imbécil, León Tolstói
50. Los viajes del Doctor Dolittle, Hugh Lofting

Aprovechamos la oportunidad para recomendar la lectura no sólo de estos, sino de los libros dedicados en general a los niños y los jóvenes. En prácticamente todos los idiomas y países existe una tradición importante de dicha literatura, que con frecuencia está acompañada de bellas ilustraciones y un trabajo de edición admirable. Si de por sí hacer libros es un oficio digno de apoyo, los libros para niños y jóvenes pueden merecer un poco más de nuestra dedicación.

 

También en Pijama Surf: Libros de amor para niños: 9 títulos para iniciar a los niños en la materia del corazón