*

X

Selección japonesa vuelve a dar una clase de educación: limpian vestidor y dejan mensaje

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/02/2018

Ahora los jugadores japoneses dan una lección de limpieza y fair play

Derrotados in extremis en un partido que debió de haber roto el corazón de los japoneses, la selección japonesa todavía tuvo la clase para limpiar su vestidor y dejar un mensaje de agradecimiento, con lo cual demostró lo que es saber perder.

A diferencia de los típicos jugadores y entrenadores que, en el berrinche, culpan al arbitro, encuentran excusas o se niegan a hablar con la prensa, los japoneses se despidieron de sus fanáticos, hablaron con todos los periodistas y dejaron en el vestidor -el cual limpiaron antes- un mensaje de agradecimiento. ¡Y aún más: lo escribieron en cirílico! 

Antes ya habíamos hablado de la excelente costumbre de la afición nipona de limpiar las gradas después de los partidos, algo que hacen siempre los japoneses cuando van a eventos masivos. Ahora vemos que también los jugadores y el plantel lo hacen, con lo cual muestran que no sufren de "estrellitis" como muchos otros jugadores modernos que se sienten verdaderas deidades.

Esta sublime disciplina de los japoneses ya les había generado dividendos. Clasificaron a la segunda ronda, empatados en todo con Senegal, por tener menos tarjetas amarillas. 

Japón iba ganando 2 a 0 con un estupendo desempeño, anulando a una muy buena selección belga, la cual, sin embargo, demostró que tenía más calidad individual y acabó por darle la vuelta a los japoneses con una tercera diana en tiempo de compensación, seguramente causada por el hecho de que Japón siguió buscando la victoria hasta el último minuto. Japón se va triste, pero sin ningún remordimiento, habiendo dejado todo en la cancha y fuera de ella, dejando una lección de clase mundialista.

Te podría interesar:

La cifra estratosférica que se han gastado los mexicanos para ir al Mundial de Rusia 2018

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/02/2018

México contribuye a una enorme derrama económica para Rusia

No hay duda de que en México hay dinero, solamente que muy mal distribuido. Un ejemplo de esto puede verse en las cerca de 40 mil personas que han viajado al Mundial de Rusia, gastando cantidades astronómicas para acudir al Mundial y ver jugar a la Selección. Cifras que además podrían crecer enormemente, por los buenos resultados de la Selección y la forma en que la prensa ha creado una gigantesca burbuja de expectativa. La Selección -podríamos creer, al ver las narrativas épicas que comunican- parece ser la única capaz de redimir al individuo en busca de sentido y sacar de su abismo cotidiano al pueblo.

En un artículo del periodista Ignacio Suárez se consigna información sobre los paquetes que se vendieron para ir al Mundial y se calculan los gastos de los mexicanos en Rusia. Suárez escribe:

Mundomex, la agencia autorizada, vendió el paquete más barato en 220 mil pesos, que incluía transportación aérea en viaje redondo, 5 días de hospedaje y un boleto para el México-Alemania. A eso habría que sumarle las comidas, los souvenirs y las bebidas, sobre todo eso, las bebidas, porque vaya que sí llegan con 'sed de la peligrosa', así que por muy barato póngale otros 30 mil, para llegar a los 250 mil por persona. 

Muchas de estas personas, para aprovechar el viaje, pasan 2 semanas y llegan a ver hasta ocho juegos. Por lo tanto, calculando un escenario austero, con sólo 30 mil mexicanos -cuando podrían ser, en realidad, 40 mil- y sólo gastando 250 mil pesos por persona (siendo que, obviamente, muchos de los más adinerados pueden gastar varias veces más que eso), la cifra sería, según Suárez, de 7 mil 500 millones de pesos o 375 millones de dólares. Esto es bastante austero como cálculo. Ante tal derrama, uno entiende por qué los rusos toleran las borracheras masivas y las conductas irrespetuosas de los aficionados mexicanos y de diferentes países. Aún más impactante que la invasión mexicana ha sido la peruana, la cual, sin embargo, será contenida por la eliminación de su selección.

Aunque gran parte de los mexicanos que van al Mundial son gente con mucho dinero, hay otros que han gastado todos sus ahorros e incluso se han endeudado para perseguir el sueño del Mundial. Al menos, la Selección no los está defraudando.