*

X

Profesora quiere que le envíes fotos de tu pene para investigar relación entre tamaño y autoestima

Salud

Por: pijamasurf - 07/04/2018

Estudio universitario mide la relación entre el tamaño del pene y factores psicológicos de autoconfianza

Como es obvio, nuestra cultura está obsesionada con el falo. Esta obsesión ha hecho que algunos investigadores afirmen que el tamaño del pene está relacionado con la autoestima y demás factores psicológicos. O quizás, más que un tamaño específico, la percepción del mismo, de tal manera que los hombres que creen que tienen penes pequeños parecen sufrir de problemas de falta de autoestima, según investiga la profesora Alicia Walker de la Universidad Estatal de Missouri.  

Walker acaba de comenzar un estudio en el que intentará medir la correlación entre la autoestima y el tamaño penil. Para llevar esto a cabo, la profesora necesita por lo menos 3 mil 600 hombres de más de 22 años, que deberán medir su pene erecto y flácido y enviarle imágenes, además de llenar un cuestionario. La idea es que sean personas de todo el mundo, reclutados en línea y en persona. Pero, advierte, no se trata de fotos sexys sino clínicas y se debe seguir un protocolo para medir el pene, ya que la mayoría de los hombres tienden a medirse favorablemente, a tratar de exprimir 1 centímetro por donde sea.

Walker dice que aunque esto pueda parecer algo divertido o polémico, en realidad es un estudio serio: muchos hombres que ha investigado tienen problemas psicológicos importantes por ese sentimiento de ser inadecuados, e incluso algunos contemplan el suicidio, según explicó. A esto le llama "dismorfia del cuerpo masculino" en un contexto de idolatría social del tamaño. Walker señala que, además, el problema tiene que ver con que no pueden admitir que se sienten así, lo cual agrava la situación, pues se convierte en represión.

Esta investigación surge en un momento en el que ciertas celebridades han puesto de moda la idea de la "big dick energy", la vaga noción de una energía de confianza total que han relacionado con tener un pene grande, aunque no exclusivamente debido a ello. Si bien se ha dicho que esta energía en realidad no tiene que ver con tener un pene grande -o que cualquiera la puede tener, incluso una mujer-, es obvio que denota la idolatría que existe en torno al miembro masculino, algo que, por cierto, no es un fenómeno moderno sino que existe en numerosas culturas en todas las eras.

Te podría interesar:

Estudio muestra que el yoga y la meditación aumentan el egoísmo

Salud

Por: pijamasurf - 07/04/2018

El yoga y la meditación inflan el ego en vez de reducirlo, según estudio; sin embargo, esto aplica solamente a las prácticas seculares

La meditación y el yoga se han popularizado en Occidente, y actualmente han llegado a convertirse en prácticas cotidianas de cientos de millones de personas. Estas disciplinas, que provienen del budismo y del hinduismo (aunque, en gran medida, se imparten de manera secularizada y desconextualizada), enseñan una filosofía ligada a eliminar la importancia personal. Ya sea en el budismo (donde se enseña la doctrina del anatman o ausencia de un yo independiente y, en el caso del mahayana, de la compasión como método hacia la iluminación) o en el hinduismo (donde se enseña que el verdadero yo no es el yo individual (aham-karam) sino el yo universal o espíritu universal), estas filosofías religiosas, uno pensaría, deberían contribuir a la reducción del egoísmo

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Southampton sugiere lo contrario. Los investigadores reclutaron a 93 practicantes de yoga alemanes y evaluaron lo que llaman "self-enhancement" (lo que podemos traducir como "aumento o engrandecimiento del yo"). Para analizar esto, los participantes realizaron pruebas que indican tendencias narcisistas y evaluaciones de autoestima. Los resultados sugieren que la práctica del yoga está relacionada con el engrandecimiento del yo.

Un segundo estudio evaluó de manera similar a 162 meditadores reclutados a través de grupos de Facebook y encontró resultados similares, aunque en este caso los practicantes de yoga fueron los que mostraron mayor engrandecimiento del yo. Los investigadores concluyen que "ni el yoga ni la meditación aquietan el ego; en cambio, lo aumentan". Además, sugieren que los beneficios del yoga y la meditación tienen que ver con este aumento del yo, el cual, por su parte, "eleva el bienestar", según ellos.

Ahora bien, es necesario tomar este estudio con un grano de sal y explicar que las personas que participaron en él no eran meditadores budistas ni practicantes de yoga que siguieran estrictamente el yoga como disciplina espiritual, sino que practican el yoga como se enseña en Occidente, mayormente como fitness espolvoreado de un poco de exotismo hindú. De hecho, este estudio confirmaría lo que los maestros budistas han enseñado durante décadas en Occidente: las llamadas prácticas espirituales, sin la filosofía y la ética que las sostienen, no contribuyen realmente a la espiritualidad genuina. En cambio, son las trampas que utiliza el ego para agrandarse, fingiendo su muerte. El maestro Chögyam Trungpa entendió esto tempranamente y lo llamó "materialismo espiritual". Lo que tenemos aquí es una confirmación solamente del materialismo espiritual y no, por supuesto, una refutación de las enseñanzas del yoga y la meditación. No obstante, los resultados de esta investigación merecen considerarse seriamente, ya que muestran que el yoga y la meditación, desconextualizados y secularizados, pierden su poder espiritual genuino y se convierten en mecanismos para hacer más agradable y menos pesada la experiencia del samsara, algo así como sofisticadas aspirinas, paliativos y mecanismos de adaptación que evitan tener que enfrentar seriamente las profundidades de la propia mente y la realidad. Como dijo Krishnamurti, no es realmente sano "estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma", y en gran medida, en la era de la ansiedad y las selfies, esto es lo que el yoga y la meditación secularizados hacen; como dice la canción de Radiohead, nos vuelven solamente fitter, happier, more productive.

La enseñanza dentro de una tradición es fundamental, pues la "teoría" y los principios éticos sobre los que se sustenta la práctica ayudan a promover la correcta motivación para la misma. Un meditador budista o un yogui hindú tradicionalmente no practicaban para hacerse mejores o más poderosos, sino para encontrar la verdad y liberarse del sufrimiento. Claro que en la historia existen casos que contradicen esto -particularmente, los yoguis que buscaban poderes, llamados siddhas-; sin embargo, la tradición advierte continuamente en contra de una práctica con una motivación incorrecta.