*

X
El fenómeno conocido como capa de aire sahariano (SAL, por sus siglas en inglés) podría tocar pronto el sur y sureste de México

En los próximos días, el sur de México podría verse afectado por el fenómeno conocido como capa de aire sahariano (SAL, por sus siglas en inglés), totalmente natural en su formación pero de condiciones particulares en su desplazamiento.

Grosso modo, la capa de aire sahariano es una de las capas de la atmósfera que tienen su origen en el contraste de temperaturas entre el aire seco y polvoso del Sahara y la brisa marina que proviene del océano Atlántico. Inicialmente, la SAL cubre de lleno la región desértica del norte de África, en donde constituye la capa prevalente de la atmósfera. Sin embargo, debido a la naturaleza climática de la región, se desplaza hacia el océano, con lo cual, por el contraste de temperaturas, se eleva por encima de la atmósfera marina, provocando un fenómeno de inversión térmica que aumenta la temperatura de la SAL conforme más arriba se encuentre y, por otro lado, “cierra” la capa de polvo desértico.

Desde que se le conoce y se le estudia, se sabe que la SAL suele desplazarse hacia el océano Atlántico y liberarse en forma de tormenta en las inmediaciones de la región norte del continente americano.

No obstante, este año las autoridades de Protección Civil del gobierno mexicano están en un estado de alerta porque la capa de aire sahariano se encamina visiblemente hacia el sur del país; particularmente, la península de Yucatán. Asimismo, se prevé que el polo subsahariano podría llegar a las regiones cercanas al golfo de México y una parte del este del país. Aquí una visualización de la trayectoria que sigue la SAL:

En regiones del Caribe como Puerto Rico ya se ha notado la presencia de la “nube”, la cual se observa como una bruma. Aquí una imagen del diario puertorriqueño El Nuevo Día:

Los riesgos para el ser humano no son mayores. La SAL se caracteriza más bien por su efecto sobre la formación de ciclones y huracanes en el mar Caribe, a los cuales puede llegar a inhibir en razón de las ondas cálidas que trae consigo. De hecho, su presencia es también uno de los mejores ejemplos de que en la Tierra todo está conectado, pues sin el polvo del Sahara (el desierto más cálido del planeta) no existiría la exuberancia de la selva tropical del Amazonas (uno de los lugares donde se registran más precipitaciones anuales), según puede observarse en este video que compartimos hace poco.

 

También en Pijama Surf: El día que el Sahara se cubrió de nieve (FOTOS)

Te podría interesar:

Estudio muestra que los delfines se llaman por sus nombres propios

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/27/2018

Los delfines machos miembros de alianzas para acceder a hembras tienen nombres individuales

En el siempre fascinante mundo del estudio de la inteligencia de los cetáceos y particularmente de los delfines, se ha producido un nuevo descubrimiento que confirma la hipótesis de que los delfines se llaman por su nombre.

Un grupo de investigadores descubrió que los grupos de delfines machos de la especie con narices de botella en Shark Bay, Australia, tienen un nombre distintivo. Los delfines machos forman alianzas durante varios años, para poder ganar acceso a las hembras en fase reproductiva y a la vez proteger a sus propias hembras.

Los sonidos con los que se llaman dentro de estas alianzas son una especie de complejo silbido o pulso. Cada uno de estos sonidos distintivos tiene una serie de componentes espectrales que entran dentro de una cierta frecuencia. Los investigadores encontraron la firma sonora de 17 de estos silbidos. Estudiando los sonidos se determinó que cada uno es distinto, lo cual permitió descartar la hipótesis de que en las alianzas de delfines se producen silbidos generales. En otras palabras, los silbidos no representan la alianza, sino al delfín individual. Así que hay buenas razones para decir que estos sonidos son sus nombres.

Además, los machos viven en una especie de "bromance", intercambiando pequeños golpeteos amistosos, casi como los miembros de un equipo deportivo.