*

X

Jardinero enfermo de cáncer lleva a Monsanto a histórico juicio por ocultar riesgo cancerígeno de productos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/04/2018

Por primera vez, el gigante agroquímico enfrenta un juicio por ocultar los riesgos de su herbicida Roundup; jardinero moribundo espera vivir lo suficiente para ser resarcido por daños

En un caso histórico que podría marcar la pauta de numerosos otros, el jardinero DeWayne Johnson (no confundir con The Rock) ha logrado llevar a juicio al gigante agroquímico Monsanto. El 18 de junio, en California, por primera vez una persona llevará a juicio a este gigante de las semillas.

Johnson tiene 46 años, pero le queda poco tiempo de vida, ya que el cáncer se ha esparcido por casi todo su cuerpo. Sin embargo, espera poder vivir lo suficiente para ver que Monsanto pague por lo que cree que le ha provocado. Johnson estuvo expuesto durante años al herbicida Roundup, el cual contiene el químico glifosato, cuyas propiedades aparentemente cancerígenas habrían sido ocultadas por Monsanto.

El juez Curtis Karnow dio señales positivas para el caso de Johnson al pedir al jurado que no sólo tome en en cuenta evidencia científica, sino también los alegatos de que Monsanto ha suprimido la evidencia o pagado para que se realicen estudios favorables. El abogado de Johnson sostiene que Monsanto ha falsificado datos y atacado estudios legítimos, "estableciendo una campaña prolongada de desinformación".

Monsanto argumenta que los estudios de la Environmental Protection Agency avalan que su producto no produce cáncer. Por otro lado, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasificó al glifosato como probable cancerígeno humano en el 2015. Varios países han prohibido su uso, o se encuentran en proceso de hacerlo.

Otras 4 mil demandas aguardan la decisión respecto de este caso, pues podría marcar un precedente y dar luz verde a estas acusaciones. 

Te podría interesar:

Águila sorprende a zorro e intenta arrebatarle un conejo que había cazado (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/04/2018

¿Quién crees que triunfó en esta batalla de supervivencia?

La naturaleza no es ni desprendida, ni justa: simplemente, es. Si acaso, como pudo observar Charles Darwin y como han notado algunos científicos en otras épocas, parece existir cierta tendencia al equilibrio y la preservación, algunas cuantas “constantes” orientadas en ese sentido, pero fuera de eso, no es posible atribuirle algún propósito o valor ulterior a sus procesos. La vida en la naturaleza ocurre, y nada más.

Un ejemplo de ello fue atestiguado hace unos días en el Parque Nacional San Juan, localizado en el estado de Washington (EEUU), donde el fotógrafo Kevin Ebi pudo capturar el momento justo en que un águila intentó arrebatarle a un zorro el conejo que recién había cazado.

Ebi pudo tomar esta secuencia poque había fotografiado ya al zorro con un conejo (al que había atrapado poco antes) en el hocico. Para su sorpresa, de pronto un águila entró en el cuadro de su cámara. El ave fue de lleno en busca de la presa del zorro, tomándola con sus garras y remontando de inmediato su vuelo. 

Según se observa, el águila en cuestión fue un ejemplar de la especie Haliaeetus leucocephalus, conocida como águila calva y nativa de América del norte. Esta ave rapaz es especialmente poderosa: su cuerpo oscila entre los 70 y los 102cm de largo, con una envergadura de hasta 2m y un peso de entre 3 y 6kg. En las hembras, estas dimensiones son hasta un 25% mayores. Usualmente se alimentan de presas “pequeñas” (peces, otras aves, mamíferos), pero en caso de necesidad pueden recurrir a la caza de animales mayores. Se han documentado ocasiones en que un águila levanta y vuela con presas de entre 7 y 10kg. 

Por otro lado, se trata de una especie capaz de desplazar con facilidad a otros depredadores, tal y como quedó demostrado en esta serie fotográfica, en la cual la imagen final resume elocuentemente la manera en que se resuelven las cosas en la naturaleza.

 

También en Pijama Surf: ¿Y si la conciencia se desarrolló en nuestra especie para este fin?

 

Imágenes: Lost at E minor