*

X

Johnny Depp, su amistad con Hunter S. Thompson y cómo la máxima estrella de Hollywood perdió su fortuna

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/11/2018

La caída de Johnny Depp

Hace unos años, Johnny Depp era el actor que más ganaba por película en Hollywood. Según The Guardian, el actor había amasado 650 millones de dólares. Ahora, increíblemente, Depp, de 54 años, se encuentra en serios aprietos financieros, de acuerdo con varios reportes. Al mismo tiempo, la mala reputación que se ha ganado en los últimos años ha hecho que los productores cuestionen su capacidad de representar papeles en películas multimillonarias. No por su capacidad como actor, sino por problemas psicológicos -drogas, sexo y todo el resto-. ¿Cómo se gastó su fortuna?  

Los contadores y asesores financieros de Depp se han deslindado del desastre financiero y argumentan que el actor simplemente ha dilapidado su fortuna con gastos fijos de más de 2 millones de dólares al mes y adquisiciones estrafalarias. Depp los ha demandado por mala administración y ellos, a su vez, lo han contrademandado. 13 casas, yates, aviones, una colección de pintura, 30 mil dólares al mes en vino y cosas como lanzar una compañía de discos fallida o disparar las cenizas de Hunter S. Thompson al cielo en un cañón especial, algo que costó 3 millones de dólares.  

Depp, quien encarnó el papel de Thompson en la cinta Fear and Loathing in Las Vegas, fue en la vida real un gran amigo del legendario periodista gonzo. En los 90, cuando se sentía angustiado por el asedio de la prensa -ya que Depp se considera una persona introvertida y le disgusta la atención mediática-, se recluía en casa de Thompson en Colorado. Cuenta que, viviendo allí, se adaptaba a las horas un tanto insanas del escritor:

éramos como roomates... Nos dormíamos a las 9 o 10 de la mañana y desayunábamos a las 7pm. Él me cuidaba... sabía que yo lo idolatraba y yo sé que él me quería mucho. Así que era como parte figura paternal, parte mentor, pero sobre todo éramos como hermanos.

Esos desayunos en casa de Thompson no eran solamente Special K... o, de hecho, probablemente sí eran Special K (entradas a los k-holes y demás sustancias psicoactivas). Según un recuento de sus actividades diarias, lo primero que hacía Thompson al levantarse era beber Chivas, fumar un tabaco y esperar unos minutos para inhalar cocaína. El jugo de naranja venía después. Esto no significa que hiciera lo mismo estando con Depp, pero hay que notar que Thompson acabó suicidándose.

Recientemente, dos de los guardaespaldas de Depp testificaron en un caso en el que se alega falta de pago y condiciones laborales deplorables, declarando que su trabajo los forzaba a proteger a Depp de sus vicios en público, lo cual incluía alertarlo en clubs nocturnos sobre "sustancias ilegales visibles en su cuerpo" e impedir que la gente notara la condición en la que estaba.

La reputación de Depp empezó a sufrir luego de varios reportes que sugieren que en tiempos recientes no suele presentarse a trabajar en las mejores condiciones. Su exesposa, Amber Heard, obtuvo 7 millones de dólares en un sonado caso de divorcio en el que se dictó una orden de restricción por aparente abuso verbal y físico. En los últimos tiempos ha habido fanáticos que se pronuncian en contra de Depp, bajo la bandera del #MeToo y demás movimientos. Aparentemente, Johnny no se encuentra en su mejor momento, y tal vez su solvencia económica dependa de ser llamado otra vez a interpretar al personaje del Capitán Sparrow, que tan parecido se ha vuelto a la realidad, para la sexta película de Piratas del Caribe. Sin embargo, la prensa ha especulado que tal vez Disney ya no se sienta cómodo contratando al impredecible actor.

Te podría interesar:

Las mujeres bisexuales parecen tener más tendencia a la psicopatía y a la sociosexualidad

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/11/2018

El interés específico de Semenyna era simplemente demostrar que existe una "evidente correlación" entre la orientación sexual y "una tendencia a poseer rasgos de la Tríada Oscura –psicopatía, narcisismo y maquiavelismo– y de sociosexualidad"

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Evolutionary Psychological Science, las mujeres bisexuales son una población con una alta incidencia de rasgos psicopáticos y suelen practicar con mayor frecuencia el sexo casual. Este estudio, a cargo de Scott W. Semenyna de la Universidad de Lethbridge, se realizó tomando en cuenta la creciente correlación en la literatura científica entre ciertos rasgos de personalidad e "individuos bisexuales, principalmente mujeres bisexuales, que difieren en importantes y varias maneras –como personalidad, deseo sexual, apertura relativa sobre el sexo– de sus compañeras tanto heterosexuales como lesbianas".

El interés específico de Semenyna era simplemente demostrar que existe una "evidente correlación" entre la orientación sexual y "una tendencia a poseer rasgos de la Tríada Oscura –psicopatía, narcisismo y maquiavelismo– y de sociosexualidad". Según él:

las mujeres bisexuales reportan un elevado nivel de sociosexualidad –i. e. gran confort con, deseo por, compromiso con una actividad sexual sin compromiso– comparado con las mujeres heterosexuales o lesbianas. Segundo, las mujeres bisexuales reportan muy pocos rasgos de dos tipos de personalidad, honestidad/humildad y conciencia, en comparación con otros grupos de orientación sexual.

Para llegar a semejante conclusión, el investigador se basó en una investigación realizada a mil 93 mujeres que estudiaban en la Universidad Midwestern en Canadá. Este estudio utilizó la escala de Kinsey para determinar la atracción sexual –exclusivamente heterosexual y exclusivamente homosexual–:

Y a grandes rasgos, la sociosexualidad comparte una relación curvilínea –una U invertida– con la orientación sexual femenina. Las mujeres heterosexuales y lesbianas no tienden a diferir entre sí en relación con su perspectiva sobre la actividad sexual. Las mujeres que se encuentran en medio del espectro de la orientación sexual, especialmente aquellas que son ‘moderamente bisexuales’, son menos cuidadosas respecto de la actividad sexual sin compromiso.

Sin cuestionar la experiencia de Semenyna con las mujeres que le permita llegar a estas conclusiones, parece sorprendente que la data científica muestre consistentemente que "la bisexualidad y la homosexualidad femenina son el resultado de un proceso del desarrollo completamente diferente". Para él: "Si la homosexualidad y bisexualidad femenina fuesen sólo un resultado del mismo proceso de desarrollo, uno podría esperar que no existieran diferencias de personalidad o de interés en el sexo casual entre las mujeres heterosexuales y bisexuales".

El autor señala que, aunque ciertamente su investigación es demasiado pequeña como para realizar tales afirmaciones, pretende continuar con el análisis para comprobar sus hipótesis. Pero solicita, muy encarecidamente, que no se malinterprete su estudio: “He recibido ciertas críticas en línea sobre que el estudio sugiere que las mujeres son ‘putas’ o que estoy tratando de pintar a las mujeres bisexuales bajo una luz oscura. Esencialmente, debido a esta investigación he sido acusado de ser ‘bifóbico’". Y sin imaginar las razones por las cuales se le acusa de tales características negativas, Semenyna continúa manteniendo la fe en que desarrollará los instrumentos adecuados para poder analizar a una población más grande y así llegar a una conclusión mucho más contundente.

 

Fotografía principal: Blogspot