*

X

Clotaire Rapaille, el malévolo gurú del neuromarketing, sobre por qué el reptiliano siempre gana

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/23/2018

El genial y moralmente cuestionable gurú del marketing reptiliano

Clotaire Rapaille es uno de los principales gurús del marketing en el mundo, tomando ideas de la psicología del inconsciente y del cerebro reptiliano para manipular a los consumidores. Este multimillonario mercadólogo francés trabaja para muchas de las compañías de las 100 empresas principales del mundo, algo que suena un poco aterrador.

Rapaille basa su sistema en la teoría de Paul D. MacLean, quien divide el cerebro en tres partes, el córtex, el cerebro límbico y el reptiliano, siendo este último el más primitivo y el cual alberga nuestros instintos, específicamente orientados a reproducirnos y sobrevivir. Este cerebro sólo es accesible vía el subconsciente -aquí es donde entra la expertise subliminal de Rapaille, la cual apela a vincular instintos primitivos con productos de consumo-. 

En una reciente entrevista, Rapaille dijo que entre los tres cerebros "mi teoría es que el reptiliano siempre gana. No importa lo que hagas, ¡si tocas el reptiliano, boom!". El cerebro reptiliano es el más viejo y en cierta forma el más dominante, pero es necesario penetrar o eliminar las capas del cerebro racional y el emocional para llegar al puramente instintivo. Un ejemplo de esto es, como puede esperarse, el muy burdo caso de la forma en la que los hombres reaccionan a los cuerpos femeninos. Rapaille cita un estudio global que se realizó con hombres de diferentes culturas, conectados a electrodos, a los que se les mostró la imagen de diferentes mujeres. Cuando las mujeres no tenían curvas, no había casi reacciones en los electrodos; cuando sí tenían, acercándose a la proporción de 0.7 entre las caderas y la cintura, los electrodos mostraban gran actividad todas las veces. Esto tiene que ver con que los hombres están programados para intentar reproducirse con mujeres que tengan buenos genes, y este índice indica fertilidad. 

Con este razonamiento Rapaille ha logrado, por ejemplo, incrementar las ventas de papel de baño para Procter & Gamble asociando el papel de baño con la idea, el código cultural, de "independencia". Esto debido a que los estadounidenses vinculan inconscientemente el papel de baño con la independencia, con el momento en la infancia en el que aprendieron a ir al baño solos y se ganaron así, por primera vez, cierta privacidad. 

Como ese ejemplo hay muchos. Rapaille es brillante pero, sin duda, este tipo de ideas son peligrosas cuando están en malas manos y muestran ese enorme problema moral del mundo actual, donde la inteligencia es puesta al servicio de las ganancias económicas sin ningún recato o vergüenza.

Te podría interesar:
Una genial obra de Dalí sobre la histeria y la estética del éxtasis

Entre su prolífica y variopinta obra, Salvador Dalí nos dejó este fascinante fotomontaje llamado El fenómeno del éxtasis, un estudio fotográfico de las mujeres histéricas de Charcot, que fue incluido en su ensayo sobre los aspectos irracionales del art nouveau en la revista Minotaure, donde se hizo un análisis de la obra de Gaudí. Charcot fue maestro de Freud y Janet (entre otros) y fue un pionero en el campo de la neurología, si bien sus interpretaciones de la histeria han sido refutadas -y ahora se considera que esta condición se debe a la sugestión-. Así que tenemos aquí estados de éxtasis que, en gran medida, son algo así como eventos psicosomáticos e incluso, representaciones teatrales inconscientes.

Lo que explora la serie es la relación entre lo repugnante y lo bello a través del puente del éxtasis. En ocasiones, el éxtasis conjuga el máximo placer y la irrupción de lo divino, con lo grotesco y lo terrorífico. Episodios de éxtasis sexual, ataque de nerviosos, trances y pasiones que son iterados para crear un extraño álbum. Decadencia y simbolismo unidos, los rostros inquietantes, hermosos e hipnóticos de la histeria surrealista de Dalí.