*

X

Científicos observan la increíble fusión de 14 galaxias, el objeto más grande de todo el universo

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/04/2018

De manera sorprendente, en los primeros años del universo se formó una extraña conflagración de galaxias

Por una extraña conflagración, un cúmulo -o como ha sido llamado, un "embotellamiento"- de galaxias se está formando y llegará a convertirse en el objeto más masivo del cosmos. Se trata de unas 14 galácticas fusionándose en las profundidades del espacio -o al menos desde nuestra perspectiva, ya que este fenómeno ocurrió hace miles de millones de años-.

Con perplejidad, los científicos han informado, en la revista Nature, sobre este asombroso descubrimiento de 14 galaxias en proceso de colisión en la frontera del universo observable. El objeto en formación, observado con un poderoso telescopio, es comparable a 10 mil supernovas estallando al mismo tiempo. Se trata de un nodo de alta energía en el que, además, estas galaxias están creando estrellas a una velocidad mil veces mayor que la común en la Vía Láctea. Esto está ocurriendo a unos 12.4 mil millones de años, lo cual indica que esta increíble bola generadora de estrellas se produjo relativamente pronto en la historia del universo. Si seguimos las fechas científicas del Big Bang, el objeto se habría formado cuando el universo tenía apenas unos 1.4 mil millones de años. El objeto desafía los conocimientos científicos actuales y es considerado una singularidad. 

Esta imagen del telescopio ALMA en Chile muestras las galaxias en proceso de fusión:

Aunque se perciben 14 galaxias en las imágenes telescópicas, en realidad los científicos creen que debe de haber muchas más, las cuales no son lo suficientemente brillantes, por lo que se trata de algo así como la zona más activa del universo.

Te podría interesar:

¿Cuáles animales se echan flatulencias y cuáles no? Nuevo libro revela este oloroso enigma

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/04/2018

Un esfuerzo científico colaborativo para entender el fascinante mundo de la flatulencia animal

La flatulencia animal ha sido un tema que ha cobrado cierta relevancia en los últimos años, particularmente por esa especulación de que las vacas y sus gases podrían ser uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Pero surgen otras preguntas, como la interrogante sobre el poder fétido de las flatulencias de las ballenas o los elefantes, o si las serpientes despiden gases odoríferos... ¿y por dónde?

Después del éxito de un hashtag de Twitter, #DoesItFart, la investigadora Daniella Rabaiotti y Nick Caruso han creado el libro Does it fart?, ilustrado por Ethan Kocak. El libro responde a las incontenibles dudas sobre los hábitos flatulentos del reino animal e utiliza esta curiosidad para explorar la naturaleza biológica de la flatulencia, los procesos digestivos y las bacterias que producen estos gases. Así que los pedos -es imposible no referirse al término vulgarmente usado- son el gancho para explorar cosas más profundas. 

Aprendemos que un tipo de pez (un tipo de carpa con dientes, ciprinodóntido) no sólo produce gases, sino que se infla y llega al punto en el que si no logra liberar el aire muere de un estallido. Sabemos, por los autores, que los chimpancés se echan flatulencias especialmente altisonantes cuando comen higos. Que los tapires los hacen con bastante amplitud. Nadie sabe si las arañas lo hacen -nadie nunca escuchó una ventosidad arácnida- pero sí se sabe que los ostiones, las almejas y los pepinos de mar, no. Las serpientes, las cucarachas, las termitas y las abejas sí se echan gases. Las tortugas se echan gases por el trasero, pero también respiran por allí. Algunos peces lo hacen e incluso su vida depende de ello, pero no los pájaros, animales celestiales que no tienen este hábito (aunque esto no quita que su excremento sea un serio problema en ciudades como Roma).

Evidentemente el tono del libro es ligero, ayuda a liberar el estúpido tabú que existe en torno a este tema y es, además, un excelente regalo para un niño con curiosidad científica.