*

X
Un glitch en el asistente virtual de Amazon hizo a una pareja pasar una situación penosa y generó preocupación sobre la privacidad de esta tecnología

El escritor de ciencia ficción Philip K. Dick anticipó que en el futuro serían nuestros aparatos los que nos espiarían, ya no los agentes del FBI. Sea esto accidental o perverso, ese futuro ya está aquí, como prueba un reciente incidente. 

Una pareja de Portland se sobresaltó cuando uno de los empleados del esposo los alertó de que había estado recibiendo mensajes de audio con sus conversaciones privadas. En primera instancia la pareja se mostró incrédula, pero luego el empleado les detalló una de sus conversaciones: una discusión sobre pisos de madera. Los mensajes habían sido enviados por el asistente virtual de Amazon, Alexa, la personalidad que reside en el aparato Echo.

Ante esta situación, Amazon admitió que existe una vulnerabilidad en el software de Alexa que hace que adivine las conversaciones y tome acciones con base en estimaciones que pueden ser, evidentemente, incorrectas. Amazon explicó que lo sucedido es algo sumamente raro. Debieron de haber ocurrido varias fases de malinterpretación: primero, el aparato debió de haber escuchado una palabra similar a su nombre y luego interpretar la conversación subsecuente como "enviar mensaje", y más tarde debió de preguntar "¿nombre de contacto?" y en la conversación de fondo interpretar un nombre y una afirmación a su pregunta.

Amazon explicó que se encuentra trabajando para que esto no vuelva a suceder, e informó que se puede evitar cualquier accidente desactivando la función de Echo para hacer llamadas. 

De cualquier manera, quedan ciertas dudas en cuanto a la protección de datos. Alexa funciona escuchando incesantemente el ambiente, para responder cuando se le menciona ("Alexa"). Una vez que se le llama, Alexa almacena la información de las conversaciones que ocurren cuando se ha activado su función de asistencia en la cuenta personal de Amazon de los usuarios. Esta información se queda allí indefinidamente, a menos de que los usuarios la borren manualmente. Y recientemente, Amazon hizo una patente que en un futuro permitiría a Alexa dar asistencia aunque no sea llamada. Por ejemplo, Alexa podría escuchar una conversación en la que se menciona el plan de ir a cenar y tomar la iniciativa y enviar un mensaje con una recomendación, mientras la conversación transcurre. 

Te podría interesar:
Zuckerberg fue sometido a un intenso escrutinio por un comité del Senado estadounidense y el CEO de Facebook tuvo dificultades para dar respuestas satisfactorias

Este martes 10 de abril, un notablemente nervioso Mark Zuckerberg testificó ante un comité del senado de Estados Unidos. Los temas fundamentalmente fueron la filtración de información personal a Cambridge Analytica, la privacidad, los bots, la censura dentro de Facebook y la necesidad de regular la industria. El consenso de los medios es que Zuckerberg se mostró un poco inexperto ante una gran presión, una especie de "grilling", esto es, fue "asado" a la parrilla por los senadores que, evidentemente, tienen más experiencia en este tipo de reuniones. 

En un momento climático el senador Durbin mostró gran astucia y Zuckerberg gran ingenuidad, cayendo en su trampa:

Durbin: ¿Estarías dispuesto a compartir con nosotros el nombre el hotel en el que te estás quedando?

Zuckerberg: Senador, no.

Durbin:¿Podrías compartirnos el nombre de las personas a las que has enviado mensajes desde que llegaste a Washington?

Zuckerberg: Senador, no, elegiría no hacerlo públicamente aquí.

Durbin: Creo que de esto es de lo que se trata. Tus derechos a la privacidad. Los límites a tu derecho a la privacidad y cuánto entregas de esto... en el nombre de "conectar a las personas en el mundo". Es una cuestión sobre la información que Facebook está recolectando, quién tiene acceso y si se les preguntó esto antes.

Mientras que Facebook ha defendido su idea de la conectividad y la apertura, ha descuidado completamente la privacidad de sus usuarios, no dándole, de hecho, mayor importancia. Sin embargo, el mismo Zuckerberg por naturaleza no compartiría información que ha sido recolectada por compañías como Cambridge Analytica con el fin de manipular la opinión pública. Asimismo, reportes indican que Zuckerberg compró inmuebles aledaños a su casa en Palo Alto y los demolió, seguramente porque valora su privacidad, hasta el punto del privilegio que le permite su fortuna de eliminar toda molestia kilómetros a la redonda.