*

X

17 hombres simulan ser transexuales para obtener candidatura por cuota de género en Oaxaca

Política

Por: pijamasurf - 05/06/2018

Hombres se hacen pasar por mujeres para obtener candidaturas que corresponden a mujeres por cuota de paridad de género

Según informaron autoridades electorales del estado de Oaxaca, México, la candidatura de 17 hombres fue revocada luego de que se descubriera que se habían hecho pasar por transexuales para usurpar las candidaturas que corresponden a mujeres según la ley electoral.

De 19 mujeres transgénero registradas sólo dos probaron ser transexuales, mejor conocidos en la localidad como muxes. En los otros casos, los hombres buscaron obtener las plazas arteramente, pese a que algunos son conocidos padres de familia en la comunidad, pues tienen hijos y matrimonios con mujeres. Se cree que algunos buscaban, así, reelegirse.

No hay duda de que la vieja moral hoy en día no le hace mella a la ambición política, en un lamentable espectáculo que ha hecho que la ciudadanía haya perdido toda fe en la clase política. A la hora de perseguir el "hueso" electoral, incluso son capaces de cambiar de sexo. Por otra parte, este tipo de problemas pone en la mesa de discusión un asunto muy polémico. Si bien es evidente que es necesario fomentar la participación de las mujeres y de las minorías en la política -y en otras áreas-, la igualdad de oportunidades no debe pasar al terreno de igualdad de resultados. El tema es delicado, ya que es importante crear una cierta balanza y a la vez, la igualdad de oportunidades, la equidad verdadera y la democracia descansan en el hecho de que las personas más aptas sean las que alcancen los cargos de responsabilidad pública. Hombres, mujeres o transexuales en el poder: lo importante es que sean capaces de gobernar.

 

Imagen: @vistecomochica

Te podría interesar:

200 años de Karl Marx: recordando con humor al gran crítico del capitalismo

Política

Por: pijamasurf - 05/06/2018

200 años de la muerte de uno los pensadores más influyentes de la historia

Hoy se cumplen 200 años del nacimiento de Karl Marx, el hombre de la barba más famosa de la historia (o al menos, de los últimos siglos). Marx proveyó una de las grandes narrativas que dio sentido a los hombres de finales del siglo XIX y del siglo XX, la noción de la lucha de clases. Tomando de Hegel, ideó una visión dialéctica de la historia en la que la humanidad evolucionaría más allá del feudalismo y del capitalismo hacia el socialismo y, finalmente, hacia el idilio comunista. 

Aunque el comunismo como modelo político haya perdido partidarios en los últimos tiempos, la teoría económica marxista sigue siendo de las más lúcidas para entender el modelo capitalista actual. En varios sentidos, la mente detrás del comunismo es la que más claramente anticipó el consumismo y demás aristas del capitalismo moderno.

Marx previó la globalización del capitalismo, el surgimiento de monopolios, la creación de apetitos imaginarios y otras consecuencias nefastas del capitalismo. Hay que decir que la brillantez de Marx como sociólogo, filósofo y economista es indudable. Su crítica al capitalismo es brillante, pero la condición humana y las complejidades de la historia superaron en gran medida el alcance de su visión política en un sentido pragmático y dejan al comunismo como un sistema meramente utópico -y los grandes socialismos del siglo XX serán recordados seguramente como oscuros episodios en la historia humana-. Marx fue un brillante economista, pero quizás le faltó algo de psicólogo.

El filósofo John Gray comenta sobre el extraño destino de Marx:

Marx erró en lo que se refiere al comunismo. Pero su percepción de la revolución del capitalismo fue proféticamente acertada.

[...] A un nivel más profundo, Marx entendió cómo el capitalismo destruye su propia base social: la forma de vida de la clase media.

La terminología marxista de burgueses y proletariado suena arcaica.

[...] Pero cuando argumentó que el capitalismo hundiría a la clase media en algo parecido a la existencia precaria de los angustiados trabajadores de su época, Marx anticipó un cambio en la manera en la que vivimos que apenas ahora estamos teniendo que afrontar.

Al mismo tiempo que ha despojado a la gente de la seguridad de la vida burguesa, el capitalismo volvió obsoleto al tipo de persona que disfrutaba de la vida burguesa.

La perspectiva de la mayoría de la gente hoy en día es una vida entera de inseguridad.

En los 80 se habló mucho de los valores victorianos, y los promotores del mercado libre solían asegurar que éste reviviría las virtudes del pasado.

Pero el hecho es que el mercado libre socava las virtudes que mantienen el estilo de vida burgués.

[...] El capitalismo llevó a una revolución, pero no la que Marx esperaba. El exaltado pensador alemán odiaba la vida burguesa y pensó en el comunismo para destruirla.

Tal como predijo, el mundo burgués ha sido destruido.

Pero no fue el comunismo el que cometió el acto.

Fue el capitalismo el que mató a la burguesía.

Dicho todo eso, en la era de los memes, donde el entretenimiento es el opio del pueblo, y en la era en la que penetrar el Das Kapital para las masas suena utópico, nos resta conformarnos con un poco de humor como mecanismo de defensa ante fuerzas históricas demasiado poderosas para nuestra psique explotada por las élites capitalistas. 

Un poco de humor, y un poco de crítica (para respetar al espíritu de Marx):

5 formas en las que acertó Marx sobre el capitalismo moderno

Cosmopolitan para marxistas: frivolidad crítica que no te puedes perder

El titánico proyecto de filmar 'El Capital' de Marx en 9 horas de video

Cómo el fin de la historia se convirtió en el infierno de lo igual

¿Acaso los millennials se están convirtiendo en socialistas?