*

X

Estos son los rasgos en la vida social que delatan a un psicópata

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/17/2018

Los psicópatas pueden tomar la perspectiva de otras personas, pero ésta no invade ni choca con la suya

Arielle Baskin-Sommers, de la Universidad de Yale en EEUU, siguiendo los pasos de Clarice Starling en The Silence of the Lambs (1991) –El silencio de los inocentes–, convenció a los encargados de una prisión de alta seguridad en Connecticut para realizar un estudio sobre los rasgos de personalidad en la psicopatía.

Cuando se habla de este trastorno de la personalidad surgen en la mente un sinfín de personajes despiadados, reales y novelescos, que son incapaces de sentir empatía hacia otros pero son unos maestros de la manipulación, la violencia y el caos. Rasputín, Madame de Merteuil, Charles Manson, Annie Wilkes, entre otros. Cada uno de ellos poseía una gran habilidad oral en la que destellaban grandes habilidades cognitivas; sin embargo, la incógnita en torno a sus límites emocionales se mantiene como el foco de atención de muchos especialistas en psicopatología.

Para Baskin-Sommers, “su conducta parece sugerir que ellos no consideran los pensamientos de los otros”; sin embargo, cuando están atentos a una historia y se les pregunta explícitamente qué es lo que piensa el personaje principal, pueden responder adecuadamente. Por lo tanto, la incógnita se vuelve más compleja: los psicópatas son personas tienen la capacidad de entender a sus víctimas, pero simplemente no les importa en lo más mínimo hacerlo. ¿La razón? A lo largo de su estudio, la psicóloga y sus colegas, Lindsey Drayton y Laurie Santos, encontraron que este grupo poblacional “puede deliberadamente comprender la perspectiva de otra persona, pero en promedio, no pueden hacerlo de manera automática como la mayoría de las personas lo hacen”. De hecho, este estudio es la primera evidencia en toda la historia que permite ver que los psicópatas no poseen esta habilidad automática de empatía que la mayoría de los humanos tiene. Las investigadoras tardaron alrededor de 10 años para concluirlo.

Con una población de 106 hombres de la prisión de alta seguridad, las especialistas diagnosticaron a 22 de ellos como psicópatas, 28 como libres de esta patología, y al resto los ubicaron en una zona gris. Cada vez que realizaban una entrevista se daban cuenta, sin necesidad de abarrotes ni cadenas, que para muchos de ellos “era la primera vez que alguien les preguntaba sobre su vida.” Gracias a ello comprendieron que, si bien es verdad que los psicópatas son "lábiles, narcisistas y conniventes, no todos son agresivos. Lo que sí disfrutan es de comentar detalladamente cada uno de sus asesinatos, para asustar e impactar. Pero no es así todo el tiempo. Hacen una gestión muy elaborada para impresionar”. También notaron que los rasgos de psicopatía se asociaban con la presencia de la interferencia egocéntrica y la lentitud de la interferencia altercéntrica (lo primero sucede ante la dificultad de ver algo como lo vería la otra persona, y lo segundo, cuando existe una evidente influencia por parte de la perspectiva del otro), mientras que el fenómeno de la interferencia egocéntrica –cuando la perspectiva de uno influye sobre el otro– nunca se vio afectada realmente por la perspectiva de ese otro.

No obstante, es importante señalar, tal como lo hace Baskin-Sommers, que “no todos los psicópatas son iguales, y cada uno varía en su conducta”; aunque es verdad que mientras más predominan estos rasgos de personalidad, más notoria es la interferencia egocéntrica y más cargos criminales presentan. Y, sobre todo, no pueden realizar más de dos actividades a la vez que impliquen atención y perspectiva:

Son en realidad los peores multitaskers. Todos somos malos en realizar más de dos cosas a la vez pero ellos en verdad son muy, muy malos. Esto se debe a que la ausencia de la toma de perspectiva automática se vuelve otra manifestación de esta diferencia en la capacidad de la atención.

En otras palabras, “[los psicópatas] pueden tomar la perspectiva de otras personas, pero aquella perspectiva no invade ni choca con la suya”.

Ahora bien, ningún estudio puede definir del todo a la psicopatía, pues se trata de un cúmulo de factores epigenéticos que "materializados" de cierta manera resultan en un trastorno de personalidad cuyas víctimas identifican el bien y el mal, pero deciden ir más allá de toda realidad. Y en el fondo, esto no les importa.

 

Fotografía principal: Jack Nicholson en The Shining, Stanley Kubrick (1980)

Te podría interesar:

Medio siglo después, 'La mística de la feminidad' sigue describiendo la realidad de muchas mujeres

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/17/2018

“La verdadera proeza de 'The Feminine Mystique' fue identificar, articular y alzar la voz en contra del problema mucho antes de que el problema se evidenciara en la conciencia de nuestra conciencia colectiva”

Se trata de la década de los años 50, donde una mujer hecha y derecha era aquella que estaba casada, era ama de casa y madre, y, sobre todo, se sentía completamente satisfecha con esa vida. Se trata de una época en que una mujer que aspirase a ideales diferentes al matrimonio, fuese infeliz siendo esposa o madre o tuviese otra orientación –e identidad– sexual que la heterosexual, era considerada rara, diferente, anormal, enferma mental. Sin embargo, en 1957, en pleno auge de la segunda ola del feminismo, Betty Friedan empezó a realizar una encuesta con sus antiguas compañeras del Smith College durante su reunión del 15º aniversario, y se dio cuenta de que la mayoría de ellas vivían una vida infeliz como esposas y amas de casa. Ello, junto con una serie de investigaciones en la rama de la psicología, resultó en su libro The Feminine Mystique (1963).

Si bien al principio ella deseaba dar a conocer sus investigaciones bajo la forma de un artículo, ninguna revista quería publicarlo. Sin embargo, 1 año después de su publicación en formato de libro, se convirtió en un best seller con más de 1 millón de copias vendidas. Su éxito residía en darle una voz a “un problema que no tiene nombre”: al abordaje sobre las políticas de género, las enseñanzas sobre cómo ser una mujer y las críticas sociales en la historia contemporánea. Es decir, pronunció ante la inmortalidad lo que las mujeres deseaban y no podían exigir: una mejor educación, respeto por sus derechos sexuales y reproductivos, leyes que las protejan en el mundo laboral, equidad e igualdad hacia las responsabilidades de la crianza y, sobre todo, el respeto a vivir una vida de su elección.

Es verdad que estas son demandas que suenan muy familiares en la actualidad; por ello es indispensable señalar que pese al paso del tiempo –décadas, siglos e incluso milenios–, las verdades que resaltó Friedan continúan describiendo la realidad de hoy en día. En otras palabras, las mujeres siguen encontrando dificultades para gozar de sus derechos humanos. En palabras de Maria Popova de Brain Pickings: “La verdadera proeza de The Feminine Mystique fue identificar, articular y alzar la voz en contra del problema mucho antes de que el problema se evidenciara en la conciencia de nuestra conciencia colectiva”.

No obstante, ¿cómo es que medio siglo después continúe siendo vigente? En su libro A Strange Stirring: The Femenine Mystique and American Women at the Dawn of the 1960’s (2011), la historiadora Stephanie Coontz lo explica:

A 'The Feminine Mystique' se le ha dado el crédito –o la culpa– de haber destruido el consenso de la década de los 50 de que el lugar de la mujer era la casa. El libro de Friedan disparó la pistola en la historia.

[…] Muchos libros se han escrito y muchas películas se han tratado acerca de ‘la mejor generación de todas’. Pero los protagonistas de cada una de esas historias son invariablemente hombres –la armada, la marina, la fuerza aérea de la segunda guerra mundial –sólo el 2% de la militancia de aquella época eran mujeres–; el Mad Men de Madison Avenue, quien fue el pionero de la cultura de consumo masivo en EEUU durante los días de Eisenhower y Kennedy; los maridos y padres ordinarios que crearon la vida de clase media para sus familias después de las privaciones de la Gran Depresión y la guerra.

Pero, ¿qué sabemos de las esposas e hijas de estos hombres? Conforme sus maridos y padres se dirigían a una nueva era, muchas mujeres se sintieron suspendidas entre las restricciones de una vieja esfera de la existencia femenina y la promesa de una futura cuyo bosquejo apenas se podía descifrar. Ellas eran, como una mujer a quien entrevisté, ‘una generación de mujeres inteligentes, marginadas del mundo’. Algunas estaban contentas de proveer amor y confort cuando el hombre llegaba a la casa. Pero otras sentíamos que algo hacía falta en nuestras vidas; sin embargo, poco se podía hacer al respecto.

Estas mujeres –la mayoría blancas y de clase media– eran el ojo de un huracán. Ellas sabían que nuevas fuerzas poderosas se estaban reuniendo a su alrededor, pero se sentían extrañas, difíciles de calmarse.

Para las generaciones modernas, las vidas de estas mujeres pasaron a estar fuera de moda con los guantes blancos y sombreros que se llevaban cuando salían de la puerta de sus hogares. Inclusive ahora, sus experiencias y ansiedades dieron forma a las elecciones de la mujer moderna y a la manera en que el feminismo se definió tanto para sus oponentes como para sus seguidores.

[…] Friedan les dijo a estas mujeres que su incapacidad para imaginar una vida más plena, completa y llena era el producto de una campaña represiva posguerra, la cual se encargó de borrar de la memoria el viejo activismo feminista y de regresar a las mujeres a casa. Como historiadora, yo sabía que su argumento ignoraba los retos a los que se enfrentaba su mística femenina durante la década de los 50. Pero conforme entrevistaba a diferentes mujeres para este libro y leía más sobre el clima cultural de la era, me di cuenta de que Friedan estaba en lo correcto al sugerir que había algo especialmente desorientador – ‘algo paralizante’, como lo dijo una mujer que entrevisté– sobre la situación de las mujeres confrontando los principios de los 60. Los discursos freudianos sobre la dependencia natural y la pasividad femenina y la ‘enfermedad’ de las mujeres que se sentían atraídas a las carreras quizás coexistieron con las certezas simpáticas de que ellas eran realmente capaces y merecían equidad. Pero tales certezas sólo dificultaron el proceso para que estas mujeres descubrieran a quién se tenía que culpar por sus sentimientos de insuficiencia.

Friedan capturó una paradoja en la cual muchas mujeres siguen luchando actualmente. Las negaciones descaradas de los derechos de uno puede ser muy desorientadoras si no se tiene la habilidad de ejercer un derecho sin tener que dejar ir otro. Por ello, para Friedan: ‘La única manera de ser una mujer, como un hombre, es encontrarse a ella misma, conocerse a ella misma como persona, es mediante el trabajo creativo hecho por ella misma’.