*

X

La feroz crítica a la sociedad del hombre que fue criado por lobos: "El hombre lo ha echado todo a perder"

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/07/2018

El extraordinario caso de Marco Rodríguez Pantoja, el hombre que vivió 12 años de su infancia en la naturaleza con una manada de lobos y que ahora, después de ser obligado a vivir en el mundo civilizado, critica severa pero lúcidamente el mundo de los hombres

Marco Rodríguez Pantoja tiene ahora 71 años de edad y se encuentra sumamente decepcionado por el mundo de los hombres. De los 7 a los 19 años vivió con una manada lobos. En una entrevista con El País cuenta que un día una loba le dio de comer, y que ella fue lo más parecido a una madre que tuvo. Aprendió de los lobos qué alimentos eran buenos para sobrevivir y vivió como uno más de la manada. Antes de quedarse sólo a los 7 años, un anciano cabrero le había enseñado a hacer fuego, lo cual fue vital. Había conocido al anciano luego de que fuera abandonado en la Sierra Morena; su madre había muerto cuando tenía 3 años. Vivió solo en el monte durante 12 años hasta que fue descubierto por la Guardia Civil, que lo separó de su idilio con la naturaleza y lo llevó a vivir al mundo de los humanos.

Notablemente, Rodríguez cuenta que entre los humanos pasa frío, mientras que en la montaña se vestía con pieles y andaba descalzo, sólo se envolvía los pies cuando había nieve -pero no sufría como ahora-. Tenía callos tan grandes que podía darle una patada a una piedra como si fuera "una pelota". (Actualmente, un colectivo recauda fondos para comprarle un caldero). Cuando lo encontró la Guardia Civil, andaba en cuatro patas como los lobos. En el mundo de los humanos ha sufrido abusos y engaños; ha intentado trabajar en la hostelería y en la albañilería, pero nunca con satisfacción. Lo mejor que hace es dar charlas para niños, con el fin de inspirarles amor a los animales. Dice que los adultos no deberían contarles historias para atemorizarlos -como la historia del lobo feroz-. 

Es lapidario en su visión del mundo. Dice que "El hombre lo ha echado todo a perder", que "La ciudad desprende porquería y todo el mundo va a morir", y agrega que "el monte ya no es como era". Ya no puede encontrar el seno reconfortante de la naturaleza; lo modernidad todo lo devora y lo destruye. Alguna vez intentó regresar a su cueva pero se encontró cortijos y portalones eléctricos, y los árboles habían muerto. Ha explorado zonas donde hay lobos, pero éstos ya no se le acercan:

Notas que están ahí al lado, los oyes jadear, y se te ponen los pelos de punta... pero no es tan fácil verlos. Si hay lobos y los llamo, me van a contestar, pero no van a venir a mí... porque no me lavo con barro ni me visto con pieles. Huelo a las cosas de las personas, y me echo colonia.

Rodriguez Pantoja, a quien apodaban "Mowgli", y quien es uno de los pocos casos documentados de personas que crecieron con animales, vive en la alienación. Dice que no le interesan el futbol ni la política; no conecta con las personas. Su caso es un tanto radical, pero acaso ¿no nos está ocurriendo un poco a todos esta alienación, sólo que nosotros nos distraemos de esta terrible realidad que yace en el fondo? Nosotros también hemos perdido, más que él seguramente, la conexión con la naturaleza, con una existencia en armonía con el entorno. Y tal vez esto sea una enfermedad espiritual que logramos apenas paliar al tratar constantemente los síntomas de nuestra angustia existencial, pero nunca las causas. 

 

Foto: Óscar Corral

Te podría interesar:

Diputada argentina busca hacer que el piropo sea considerado acoso sexual y sea penado con multa

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/07/2018

En Argentina se discute penalizar el piropo callejero

Ciertamente, en los últimos meses las discusiones sobre el acoso sexual han cobrado importante presencia en los medios, permitiendo que muchas mujeres sintieran la confianza para hacer denuncias. Esto a la vez ha fortalecido movimientos feministas como el famoso #MeToo. Existe actualmente cierta polémica entre algunos grupos que consideran que los grupos feministas se están radicalizando y llegando a algunos extremos, y otros que consideran que es necesario ir más allá de lo logrado y cambiar fundamentalmente las leyes para asegurar la llamada "igualdad de género".

El diario argentino Perfil informa que la "diputada radical" Olga Rista lidera a un grupo de diputadas que buscan que se incluya en un proyecto de ley para penalizar el acoso sexual también el llamado "piropo", el cual es considerado un "halago" en el que se suele hacer referencia a la "aperiencia física de una persona" pero que, desde esta perspectiva, puede incluir un componente "ofensivo y sexista". Las multas que dispone esta ley van de 3 mil a 30 mil pesos argentinos (algo así como entre 150 y mil 500 dólares). Las diputadas citan información que sugiere que más del 90% de las mujeres argentinas han sufrido acoso callejero.

De manera un tanto confusa, la diputada declaró:

Si el piropo es un insulto me parece que sí tiene que ser penado, tiene que ver con algo consentido, no lo esperas en la calle, es lo mismo que sexo y violación, ¿cuál es la diferencia?, el piropo y el acoso callejero son lo mismo, tiene que haber consentimiento de ambas partes.

De ser aprobada esta ley, surgirá la necesidad de definir qué constituye realmente un piropo y cuándo éste es ofensivo, con los problemas de que ciertamente no hay universalidad en el caso, y lo que para algunas mujeres puede ser ofensivo para otras puede ser agradable. La línea entre la intimidación en la calle -que llega a ocurrir con piropos intensos- y el halago y la mera intención de seducir es, en ocasiones, tenue. Se podría llegar al extremo de que esté prohibido que un hombre se dirija a una mujer en la calle o exista una especie de protocolo en el que antes de decir nada tenga que pedir permiso para hablar, etc. Asimismo, habría que discutir hasta qué punto penar el piropo -que no significa necesariamente una ofensa sexista, sino que generalmente es el halago cargado de libido- va en contra de la libertad de expresión (esto es, ciertamente, un tema complejo). Por otro lado, estas consideraciones o matices no implican que el acoso sexual no deba ser penado seriamente, sino sólo que es importante distinguir, llegar a un acuerdo y no regresar a una moral victoriana y a un puritanismo que, más bien, coloque a los sexos en una guerra de la cual nadie se beneficia realmente.