*

X

Hacer esto antes de un examen diferenció las notas del mismo grupo de estudiantes

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/16/2018

Esta forma de prepararte podría hacer toda la diferencia entre alcanzar o no un objetivo

Hace poco reseñamos en Pijama Surf un estudio realizado a lo largo de 30 años en el que se demostró que el ser humano es creativo y quizá incluso genial por naturaleza, pero esa capacidad intelectual queda sofocada poco a poco debido, en parte, a un sistema educativo y social basado más en el orden y la repetición y no tanto en la innovación y el pensamiento arriesgado.

Dicha conclusión también sugiere, por otro lado, que todos somos dueños de un potencial del que no siempre estamos al tanto, pero también, que a veces no creemos tener. Pensamos que las personas que “saben”, que destacan en tal o cual disciplina o que tienen siempre las mejores notas en la escuela son “mejores” o tienen algo especial, pero lo cierto es que son tan iguales como cualquiera de nosotros.

La diferencia, si acaso, consiste en el nivel de conciencia con que alguien se aboca a una tarea. Mientras que algunos lo hacen con distracción, impaciencia, temor o desconfianza, otros simplemente se entregan a ello, buscando además la mejor manera de realizar la tarea.

Así lo demostró un estudio conducido por investigadores de la Universidad de Stanford, quienes buscaron conocer el efecto que la reflexión sobre el estudio y la toma de conciencia podrían tener en el desempeño escolar.

El experimento consistió en tomar a un grupo de estudiantes que enfrentarían el mismo examen. 10 días antes de éste, los investigadores tomaron a la mitad del grupo para entregar a cada uno de los estudiantes un cuestionario breve en torno a la prueba, dividido en tres partes:

· La primera tenía preguntas sobre la calificación que querían obtener, la importancia para su propia formación de obtener dicha nota y qué tan probable era, a su juicio, que la consiguieran. 

· En la segunda parte, se le pidió al estudiante pensar sobre las preguntas que podría esperar encontrar en el examen.

· En la tercera, el estudiante debía señalar 15 recursos con los que podría prepararse frente a la prueba (sus apuntes de clase, los libros del curso, bibliografía complementaria, estudiar con amigos, tomar una clase particular, etc.) y, en un segundo momento, se le pidió clasificar estos mismos de acuerdo con su utilidad y su viabilidad reales, es decir, si de verdad podría ponerlos en práctica y le serían provechosos.

La otra mitad del grupo sólo recibió un recordatorio sobre la fecha futura del examen.

Cabe mencionar que para prevenir alguna desviación significativa en los resultados, los investigadores tomaron a un grupo homogéneo en cuanto a su desempeño escolar, su motivación para estudiar e incluso sus notas generales.

De acuerdo con los resultados del examen, los estudiantes pertenecientes a la primera mitad del grupo obtuvieron mejores calificaciones que los del grupo de control. En el caso de la notación escolar estadounidense, esta mejora significó que estudiantes que recibían notas de B+ llegaron a la A (para el sistema decimal, esto equivale a una ganancia de entre 5 décimas y un punto en la calificación).

Según Patricia Chen, la investigadora que dirigió el estudio, esto sugiere los beneficios del pensamiento estratégico aplicado al estudio y en general al trabajo intelectual, mismo que, a su juicio, permite desarrollar el potencial que cada persona posee para aprender y poner en práctica lo aprendido. Al respecto, declaró:

Con frecuencia los estudiantes comienzan simplemente a estudiar sin pensar, antes de siquiera haber planeado qué usar, sin entender por qué están usando cada recurso y sin planificar cómo usarían el recurso para aprender de manera efectiva.

En este sentido, el estudio de Chen puede mirarse también como una manera de hacer que el estudiante tome conciencia de lo que está haciendo y no sólo lo haga porque sí. Así, aunque el experimento se realizó en un contexto universitario, lo cierto es que sus bases podrían servir para otras situaciones de nuestra vida que impliquen la consecución de un objetivo.

 

También en Pijama Surf: 11 extraños tips para estudiar y hackear todo tipo de exámenes

 

Imagen de portada: Joey Guidone

Te podría interesar:

Murió Stephen Hawking, el hombre que desafió a la adversidad para explicar el universo

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/16/2018

Con 76 años de edad murió en Inglaterra Stephen Hawking, quien alguna vez se propuso la "sencilla tarea" de explicar el universo

Esta mañana falleció Stephen Hawking, sin duda uno de los científicos más notables de la época contemporánea, reconocido tanto en el campo de su especialidad como por otros millones de personas, pues fue también un divulgador importante del conocimiento científico.

Hawking falleció en su casa de Cambridge, Inglaterra, en compañía de su familia. Sus hijos dieron a conocer este emotivo comunicado a propósito de la muerte de su padre:

Estamos profundamente entristecidos porque nuestro amado padre haya fallecido hoy. 

Era un gran científico y un hombre extraordinario cuyo legado vivirá por muchos años. Su coraje y persistencia, junto con su lucidez y su humor, inspiraron a millones en todo el mundo.

Una vez dijo: “Este no sería un gran universo si no fuera el hogar de las personas que amas”. Lo vamos a extrañar por siempre.

Como es sabido, Hawking padecía una enfermedad neuronal degenerativa que afectó sobre todo sus capacidades motrices desde una edad muy temprana, a los 21 años, cuando le fue diagnosticada. En aquel entonces los médicos le aseguraron que viviría solamente 2 años más, pero en su caso la enfermedad progresó con mucha mayor lentitud de lo previsto y tuvieron que pasar más de 50 años para que le provocara la muerte.

¿Los médicos se equivocaron? ¿En su caso la enfermedad se desarrolló de otro modo, y eso es todo? ¿O fue la voluntad de vivir de Hawking la que mantuvo a raya dicha sentencia última? 

No es posible saberlo, quizá, pero resulta innegable, como escribe Ian Sample en el obituario dedicado al científico en el diario The Guardian, que “aquellos que viven a la sombra de la muerte son con frecuencia quienes más viven”. No en términos de tiempo, sino de vida. Más allá de los muchos méritos del científico que podrían citarse ahora, quizá sea importante tener en cuenta que nada de ello hubiera ocurrido sin esa voluntad de vivir que puso por encima de todo, que hizo triunfar sobre la adversidad y sobre las dificultades, y que en su caso lo llevó hasta las fronteras últimas que la realidad física le presenta a la percepción humana.

“Mi objetivo es simple: entender completamente el universo, por qué es como es y por qué existe”, dijo Hawking alguna vez, refiriéndose al propósito de sus investigaciones y de su vida.

Sin embargo, la vida humana, preciosa como puede ser, ambiciosa y admirable, es, por encima de todo, finita, y hoy la de Hawking ha terminado. 


Sobre Stephen Hawking en Pijama Surf:

Al observar el universo en el presente se crea el pasado, según Stephen Hawking

Stephen Hawking liberó el acceso a su tesis doctoral –y rompió el Internet con un motivo muy inspirador–

Hablando de agujeros negros, Stephen Hawking envía este poderoso mensaje a personas deprimidas