*

X

Estas gráficas muestran que esta es la época más próspera y pacífica que el ser humano haya vivido jamás

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/25/2018

De acuerdo con varias mediciones, esta época es la más pacífica y próspera de la Historia, si bien se percibe como la peor

Es muy común y cotidiano escuchar frases como “El mundo está cada vez peor”, “Ya no existe la moral aquí”, “Vamos rumbo al abismo”; es muy común abrir el portal de noticias y enfrentarse a toda una larga lista de noticias de guerras, atentados, secuestros, muertes, etc.; es muy común terminar indignado, harto y abochornado por tantas injusticias, abusos, violencias. Sin embargo, y de acuerdo con varios análisis, esta no es la peor época que la humanidad ha vivido.

Según una recopilación estadística, esta época es la más pacífica y próspera de la Historia. Si bien se percibe como la peor, la calidad de vida en muchos sentidos ha mejorado; esto también según uno de los principales entusiastas de la tecnología, el inventor, músico, empresario, escritor y científico estadounidense Ray Kurzweil:

Las personas creen que el mundo está empeorando, y vemos por todos lados lo que está sucediendo en otros países. Las personas piensan que el mundo está empeorando… Esa es la percepción. Lo que realmente está pasando es que nuestra información respecto de lo que está mal nos llega más rápido. Hace 1 siglo, si había una batalla que destruía el pueblo de al lado, uno ni siquiera se hubiese enterado. Ahora, algo está pasando en medio del mundo y uno no sólo lo escucha, lo experimenta.

Con esto se quiere decir que ahora que se toma conciencia de la existencia de las situaciones globales, uno se vuelve hiperalerta y se altera así mismo la percepción que se tiene sobre la seguridad del planeta. No obstante, es imposible dejar de preguntarse: ¿acaso se espera que en un mundo de 7 mil millones de personas no existan tragedias? Sin tomar en cuenta esta creciente tendencia humana por priorizar las experiencias negativas sobre las positivas, de acuerdo con la data de numerosos sitios de investigación –desde Oxfam hasta World Bank– el mundo ha mejorado –aunque sea mínimamente– a lo largo de su historia:

– En 1820, el 94% de las personas que vivían en la Tierra se encontraban en un estado de extrema pobreza. En el 2005, sólo el 9.6%.

– En comparación con las sociedades prehistóricas, los Estados-naciones modernos se encuentran muy lejos de perecer a causa de una guerra. En el siglo XX, testigo de dos guerras mundiales, el porcentaje de humanos que murieron en una guerra fue sustancialmente menor que el que resultó durante las sociedades prehistóricas.

Inclusive, la tasa de homicidios en Europa occidental disminuyó.

– La tasa de mortalidad infantil se redujo considerablemente. Desde 1960, la mortalidad infantil global disminuyó desde 120 x mil nacimientos hasta 30 x mil nacimientos, y la tasa de mortalidad global desde 18 x mil personas hasta 8 x mil personas:

– Las infecciones se han regulado hasta casi el punto de su erradicación. En 1900, 800 de 100 mil personas en EEUU murieron por una infección; en 1996, la cifra se redujo a tan sólo 100 de 100 mil personas.

– Más niños están recibiendo educación desde 1820.

– La gente vive más tiempo. En 1960, la esperanza de vida mundial era de 52 años; ahora es de 72 años de edad.

En términos materiales, es difícil refutar esta noción de progreso. Sin embargo, la calidad de nuestra experiencia en el mundo no va necesariamente de la mano de la cantidad de cosas que tenemos; así, resulta inquietante que exista una especie de epidemia de depresión, ansiedad y otras enfermedades mentales. ¿Será que estamos concentrándonos demasiado en satisfacer nuestras necesidades materiales y apilar riqueza y estamos dejando de lado aspectos cualitativos y subjetivos que enriquecen la experiencia individual y dan sentido a nuestras vidas? 

 

Fotografía principal: El triunfo de la muerte. Detalle del óleo de Peter Brueghel.

Te podría interesar:

Estreno de '50 sombras…' provocó la venta de fustas en esta tienda deportiva

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/25/2018

La ficción, en efecto, es capaz de alterar la realidad

¿Quién en este mundo podría comprar una fusta? Al menos dos tipos de personas: quienes practican equitación y quienes practican el sadomasoquismo… y es probable que en el mundo haya más personas en el sadomasoquismo que en la equitación.

Así lo sugiere al menos un repunte inesperado en la adquisición de ese peculiar instrumento en las tiendas de la cadena francesa Decathlon, especializada en productos deportivos, notado hace algunos cuantos meses.

Dado que se trata de una mercancía un tanto inusual o cuyo comportamiento en la compra-venta no presenta grandes variaciones, se decidió investigar un poco más para explicar el origen de dicho incremento y, sea o no que exista una relación directa, se descubrió que la venta de fustas aumentó en los días siguientes al estreno en febrero del 2017 de Fifty Shades Darker (James Foley), la segunda entrega cinematográfica de la franquicia que surgió de la novela Fifty Shades of Grey, de E. L. James.

Toda proporción guardada, este fenómeno recuerda la ola de suicidios que provocó el Werther de Goethe entre la juventud romántica del siglo XVIII, o la ola de cartas que recibió Sir Arthur Conan Doyle luego de que decidió “matar” a su personaje Sherlock Holmes en las cascadas de Reichenbach y a quien, por dicha manifestación masiva de inconformidad, se vio obligado a revivir. 

La ficción, en efecto, es capaz de alterar la realidad, acaso porque ésta no es sino una gran historia igualmente ficticia.

 

También en Pijama Surf: 6 excelentes razones para practicar sadomasoquismo en vez de sexo tradicional