*

X

Enorme pitón se come a venado más grande que ella (IMÁGENES)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/04/2018

Impresionantes imágenes muestran cómo una pitón burmés devora a un venado de cola blanca

Una pitón burmés devoró a un venado de cola blanca en Florida, en lo que aparentemente es la proporción más alta entre depredador y presa documentada para esta especie. Los especialistas lograron pesar al venado (15.8kg) y a la pitón (14.2kg) y concluyeron que la pitón ingirió en un 110% su masa corporal.

La pitón vive dentro de un parque nacional que es conservado por la organización Conservancy of Southwest Florida. Se ha observado que esta especie podría estar teniendo un impacto negativo al devorar, por ejemplo, venados de cola blanca, de los cuales también se alimentan las panteras, una especie amenazada. 

Este tipo de serpientes puede alimentarse durante varios meses de una sola presa, a la cual va regurgitando. Se cree que estos tremendos animales podrían ser responsables del declive de hasta el 90% de los pequeños mamíferos en la zona del este de los Everglades. La organización conservacionista actualmente retira a los pitones de la zona. Hoy en día, se tiene a 20 machos en vigilancia a través de radiotelemetría. A las hembras y a sus huevecillos se les aplica "humanamente" una "eutanasia". 

 

Te podría interesar:

Descubren que las hormigas tienen "médicos" que tratan a las heridas después de combates

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/04/2018

Asombroso descubrimiento revela que las hormigas que son heridas en combate reciben tratamiento de otras hormigas, que llegan a salvar hasta al 70% de las lastimadas en una batalla

El espíritu gregario de las hormigas es difícil de superar. Un reciente estudio sugiere que estos insectos incluso son capaces de tratar a sus especímenes heridos para que se recuperen. Las hormigas, al cazar termitas, pueden sufrir graves heridas que podrían significar el fin de las hormigas "soldados", pero algunas de ellas logran salvarse gracias al tratamiento que reciben.

Las hormigas africanas Megaponera analis realizan redadas para identificar colonias de termitas que puedan servirles de alimento. En estas redadas, las hormigas exploradoras, que son un grupo reducido dentro de la colonia, pueden llegar a salir heridas. Investigadores de la Universidad de Würzburg en Alemania descubrieron recientemente que después de las batallas, algunas de estas hormigas pierden extremidades y resultan lastimadas. Sin embargo, ocurre que otras hormigas llegan en su ayuda, las cargan y las llevan a sus nidos. Ya en casa, las hormigas heridas reciben atención de sus camaradas, que limpian sus heridas lamiéndolas. Como sabe instintivamente un niño, la saliva es curativa.

Esta es la primera vez que se observa en la naturaleza que otro animal que no sea el ser humano trate médicamente a sus especímenes heridos. Existen casos anecdóticos entre primates, entre madre e hijo, pero no han sido catalogados como algo sistemático. 

Los tratamientos médicos entre las hormigas reducen la mortalidad en un 70%, probablemente debido a infecciones, según los investigadores. Notablemente, las hormigas que se saben mortalmente heridas rechazan el tratamiento, y aquellas que tienen heridas más ligeras se comportan de manera frenética para llamar la atención de las rescatistas. Presumiblemente, esta respuesta tiene que ver con hacer más eficiente el trabajo de la colonia -lo cual es su único interés- y evitarle esfuerzos en vano a las demás. De alguna manera, en estos insectos sociales el sistema inmune es externo: yace en la totalidad de la colonia, que se cuida entre sí.