*

X

Beber alcohol en ciertas cantidades podría limpiar el cerebro

Buena Vida

Por: pijamasurf - 04/16/2018

El alcohol podría limpiar el cerebro para bien, un tipo de reset que no es el de la borrachera

Aunque todos saben que beber mucho alcohol daña profundamente la salud humana, diversos estudios han revelado reiteradamente una correlación entre beber cantidades moderadas de alcohol y un menor riesgo de enfermedades mentales y cardiovasculares. Esta aparente contradicción -que en realidad muestra que el veneno o la medicina están en la dosis- ha sido algo que los científicos han intentado explicar sin mucho éxito, hasta hace poco.

En un reciente experimento, un grupo de científicos daneses estudió el efecto del alcohol en ratones. Los roedores recibieron dosis bajas (equivalentes a 2.5 bebidas para una persona de 70kg), medianas y altas, y se midió su afectación en el sistema glinfático (el cual se encarga de limpiar los desechos del sistema nervioso). Los resultados mostraron que las dosis bajas de alcohol mejoraron en un 19% el desempeño del sistema glinfático; los ratones que recibieron dosis medias no mejoraron y al final no se mantuvo el grupo de dosis altas, ya que muchos de estos ratones murieron. Por otro lado, se hicieron pruebas cognitivas y se notó que las dosis bajas de alcohol no afectan el desempeño cognitivo, pero las dosis medianas sí lo hacen, de manera negativa.

Los investigadores creen que estas pruebas podrían explicar por qué el alcohol en dosis bajas parece mejorar la salud del ser humano (particularmente, ayudando a evitar enfermedades neurodegenerativas en las cuales, aparentemente, juega un papel el sistema glinfático). Sin embargo, advierten que los resultados no pueden ser extrapolados al ser humano sin que se realicen otros estudios, pues los ratones no metabolizan el alcohol de la misma manera que nosotros. 

Te podría interesar:

No necesitamos más que esto para una vida larga, sana y feliz, según la ciencia

Buena Vida

Por: pijamasurf - 04/16/2018

Según la ciencia, una vida feliz y saludable puede ser posible mediante vínculos sociales saludables y duraderos…

Una vida feliz es uno de los deseos más frecuentes de las personas; sin embargo, su definición varía según las creencias, ideales y contextos sociohistóricos, económicos o culturales. Por ejemplo, para la filosofía oriental el minimalismo y la espiritualidad son indispensables para una vida feliz, mientras que para la occidental capitalista, la felicidad se traduce en la posesión de la mayor cantidad de objetos y títulos universitarios. Ahora bien, de acuerdo con la ciencia, una vida feliz y saludable puede ser posible mediante vínculos sociales saludables y duraderos…

Para llegar a esta conclusión, la Universidad de Harvard realizó el estudio longitudinal más largo de la historia: durante 75 años –desde 1938– un grupo de investigación en psicología siguió la vida de 724 hombres, desde su adolescencia hasta su senectud, para comprender la verdadera definición de la felicidad. Algunos de los voluntarios del grupo eran estudiantes de Harvard, con trabajos y futuros prometedores –uno de ellos inclusive llegó a ser presidente de EEUU–; otros eran hombres nacidos en las zonas más peligrosas y pobres de Brooklyn de la época. Cada uno de ellos poseía un sueño, durante los primeros años de su vida, de lo que les permitiría alcanzar la felicidad: ser rico, famoso y esforzarse lo suficiente para “ser alguien en la vida”; no obstante, cuando llegaron a la etapa octogenaria, descubrieron que para llevar una vida más saludable y feliz sólo era necesario el amor de las personas a su alrededor.

Según el cuarto director de la investigación, Robert Waldinger, psiquiatra de Harvard, monje zen y psicoanalista, al menos 60 de los 724 hombres que continuaron en el estudio tienen alrededor de 90 años. Algunos de ellos empezaron en un hogar sin electricidad ni espacio para sí, y otros vivían en la comodidad de opulentos y prestigiosos hogares; algunos fueron a la guerra, y otros continuaron realizando trabajos de mano de obra; algunos se volvieron alcohólicos, y otros superaron esa etapa; algunos trabajaron arduamente hasta alcanzar su sueño de ser ricos, y otros perdieron toda su riqueza. Del cúmulo de experiencias que implica una vida humana en dicha investigación se concluyó que por un lado, las relaciones poseen un impacto en la felicidad y salud de nuestras vidas, y por otro, la psicoterapia, la meditación y la sabiduría del zen ayudan a desarrollar herramientas para una vida más plena.

Citando a Waldinger desde su blog:

Hoy en día, pasamos nuestra vida preocupándonos y enfadándonos demasiado. Esto sucede porque tenemos toda una vida por delante de nosotros. Pero una persona mayor vive una vida tranquila porque no presta atención a estos sentimientos. En su lugar, vive con una desenvoltura increíble –de la cual podríamos aprender para vivir en el día a día–.

Esto quiere decir que al vivir con desenvoltura, la prioridad son los vínculos sociales: la pareja, la familia, los amigos y la sociedad. De hecho, en varios estudios del desarrollo en la vida adulta se ha demostrado que una manera de reducir los síntomas de depresión y ansiedad en personas de la tercera edad es mediante su integración en la sociedad, esto es, a través de actividades en las que entren en contacto con otros. Se trata, en otras palabras, del vínculo entre “tú” y “yo” en trascendencia, el cual, a su vez, promueve una mejor salud y una vida más feliz.

Conoce más sobre este estudio con el siguiente video:

 

Foto: Denis Budko