*

X
Autos que se manejan solos abundan ya en Arizona, pero no han logrado computar el factor impredecible del comportamiento humano

Para los que no lo han notado, la era de los vehículos que se conducen solos está calladamente entrando en vigor, y eso pese a que aparentemente no se ha logrado perfeccionar el sistema. Un Uber autónomo atropelló a una pedestre en Tempe, Arizona, el primer accidente mortal en Estados Unidos con autos que se conducen solos, si bien ya la compañía Tesla había reportado percances. 

La policía informó que el auto estaba en modo autónomo durante el siniestro -estando el operador dentro del auto- y atropelló a una mujer que caminaba fuera de la banqueta. Uber publicó sus condolencias y dijo que detendrá sus operaciones de autos que se conducen solos en las ciudades de Phoenix, Pittsburgh, San Francisco, y Toronto.

El hecho tiene además relevancia ya que uno de los accionistas de Uber es Google, la compañía que desarrolla muchos de estos autos autónomos; se cree que el plan futuro es que se prescinda de los conductores y todo se realice de manera automatizada.

La tecnología de los autos supuestamente debe ser capaz de detectar a pedestres y ciclistas. El incidente ha generado llamados a fortalecer las regulaciones en torno a estos autos robóticos, que aparentemente no son capaces todavía de predecir el comportamiento humano. Este es el ruido que sigue entrando al algoritmo. 

En Tempe se ha detectado con frecuencia el uso de estos vehículos en piloto automático, pero se ha notado que algunos autos sin operadores suelen circular por las calles, algo que obviamente puede ser un problema. Esto se debe a la política que ha implementado el gobernador, de dejar a las compañías de tecnología probar sus nuevos inventos en el estado de Arizona. 

Te podría interesar:
Robots para eliminar o expeditar la molestia de poner atención a la constante mensajería de la vida digital

Para muchos, los servicios de mensajería como WhatsApp y Facebook pueden llegar a ser una constante molestia que interrumpe el flujo de las actividades diarias. Uno tiene que invertir tiempo en contestar mensajes que en ocasiones son bastante insignificantes, pero que pueden ser necesarios para mantener las expectativas de la cortesía y demás. Para esto, Google ha creado un producto experimental llamado Area 120 que puede contestar automáticamente mensajes de aplicaciones como las mencionadas o Google Hangouts, Skype, Twitter y otras.

Si bien existen respuestas automatizadas en los correos que avisan que una persona no está disponible, o mensajes que en las redes sociales le dan la bienvenida a los seguidores, esto es un paso más allá. El sistema de alguna manera entiende lo que las personas quieren decir y sugiere respuestas, pero incluso puede tomar tu locación, calendario y más información de tu cuenta para responder. Por ejemplo, puede responder a "¿Cuándo llegas a casa?", tomando en cuenta tu método de transporte, tu locación y estimando el tiempo que harías. Algo que, por ejemplo, te puede evitar tener contestar cuando vas en el auto.

Además el sistema puede escanear tus mensajes para ver si hay algo importante o es sólo puro chit-chat (conversación trivial). Esto permite que puedas tener tu teléfono en silencio y te avise sólo cuando detecte algo  importante. Sin duda esto puede ser bastante útil pero, por otro lado, un poco aterrador; como dice un artículo en The Guardian: "llegará el momento en el que sólo serán robots hablando con robots, así que para qué molestarse [en contestar]". En cierta forma esto nos acerca al temido futuro pronosticado por Philip K. Dick, una realidad cada vez más inminente en la que "Humanos falsos generarán realidades falsas y luego las venderán a otros seres humanos".