*

X

No es un mito: estudio muestra que tener un perro puede hacerte más atractivo y ayudarte a conseguir pareja

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/06/2018

Un perro incrementa la percepción de atracción de un hombre y facilita la socialización, según estudios

Vas por el parque caminando con tu perro y el carisma de tu mascota hace que atractivas mujeres u hombres se paren para contemplarlo y hasta acariciarlo y demás... Esto parece ser algo que se discute ligeramente entre amigos en las ciudades como una especie de truco, pero -como ocurre en nuestra época para casi todo- ya hay un estudio científico que lo confirma.

Una investigación mostró que cuando un hombre solicitaba teléfonos de mujeres en las calle, cuando lo hacía acompañado de un perro esto le daba un mayor porcentaje de éxito. De igual manera, el mismo estudio mostró que las personas con un perro suelen recibir más ayuda que quienes caminan sin un perro a su lado. Los investigadores concluyeron que un perro doméstico puede ser un facilitador para crear interacciones sociales.

En otro experimento, un grupo de mujeres evaluó el nivel de atracción de hombres que tenían perros y otros que no tenían. Los resultados indicaron que las mujeres consideran que los hombres con perros son más atractivos, especialmente para una pareja a largo plazo, presumiblemente porque los ven como confiables y capaces de cuidar a futuros hijos.

A grandes rasgos, un perro te hace más atractivo y puede servir para romper el hielo. Sin embargo, estas investigaciones no especifican el tipo de mascotas. Es posible que, por ejemplo, un perro pequeño pueda no resaltar el nivel de atracción de un hombre, especialmente si lo que se busca no es una pareja a largo plazo sino sólo una relación sexual -donde, generalmente, es más atractivo un indicador de masculinidad y fuerza-. Y quizás esto no aplique de la misma manera al tener un cachorro, el cual genera "ternura" y una cierta dulzura que puede ser una puerta al amor.

Te podría interesar:
10 rasgos que trazan el perfil de una persona tóxica, cuya proximidad valdría la pena reconsiderar

¿Qué es la “toxicidad” en una persona? En cierta forma, nada muy distinto a lo que diríamos de una sustancia, un alimento o una bebida: tóxico es aquello que nos hace mal. Y aunque esto podría sonar extraño aplicado a una relación personal, lo cierto es que también éstas pueden pensarse a la luz de esta idea. 

Como hemos escrito en otros artículos, las relaciones personales son fundamentales para nuestro bienestar. De hecho, es posible que sean el factor decisivo para mantener a flote la existencia humana, pues aun cuando otros elementos podrían faltar o ser precarios, la presencia de vínculos sólidos y significativos en la vida de un individuo marca la diferencia entre la salud y la enfermedad, la felicidad o la decadencia. 

Así, por ejemplo, en este extenso estudio realizado entre los inmigrantes italianos en Estados Unidos se demostró que, si bien su dieta y su estilo de vida distaban mucho de ser saludables (según los estándares actuales), su salud cardíaca era mucho mejor que la de otras personas en condiciones similares; al preguntarse por las causas de este fenómeno, la investigadora Lissa Rankin encontró que dicho bienestar se debía a los lazos estrechos que sostenían los miembros de la comunidad italoamericana.

De ahí la importancia de cuidar nuestras relaciones y poner atención en las personas con quienes convivimos a diario. ¿Se trata de vínculos que nutren nuestra vida o, por el contrario, que la marchitan? Nosotros mismos, ¿cómo somos con los demás? ¿Exigimos su compañía hasta dejarlos exhaustos o, por el contrario, somos parte de una convivencia amistosa y considerada hacia el otro? No se trata, como vemos, de un tema menor. 

Compartimos a continuación esta lista de 10 rasgos que, reunidos a partir de una pregunta en la red social Reddit, trazan el perfil de una persona tóxica, cuya proximidad valdría la pena reconsiderar.

1. Después de estar en su compañía, te sientes fatigado o incluso exhausto, emocional o físicamente

2. Te intimidan de alguna manera para conseguir lo que quieren

3. Pueden recurrir al chantaje y la culpa para conseguir lo que quieren, poniendo en duda la cantidad o calidad de tu amor o tu amistad

4. Son personas celosas o posesivas

5. No aceptan un “no” como respuesta

6. Se asumen frecuentemente como víctimas, sobre todo ante los problemas de su vida

7. No suelen elogiar a los demás; cuando lo hacen, acompañan el elogio de algún comentario negativo

8. No respetan los límites (de tus otras relaciones, de tu casa, de tus cosas, etc.)

9. Hablan más de lo que deberían sobre otras personas, a veces compartiendo información que se confió en intimidad

10. Tienen un ego insaciable: todo tiene que girar siempre en torno a estas personas, siempre tienen que tener la razón o sus ideas siempre tienen que prevalecer, etcétera.

 

También en Pijama Surf: ¿Cómo saber cuándo vale la pena salvar una relación o cuándo es realmente tóxica? Profesor lo explica