*

X

¿El alcohol te vuelve agresivo? Quizá necesitas leer este artículo

Salud

Por: pijamasurf - 03/11/2018

"Inclusive en dosis muy bajas de alcohol, pudimos observar una significativa relación positiva entre las actividades tanto de la corteza prefrontal dorsomedial como la corteza prefrontal dorsolateral y la agresión"

Tras décadas de investigación sobre los efectos del alcohol en el cuerpo, los científicos han por fin resuelto la enigma acerca de si esta sustancia facilita o promueve conductas agresivas en sus consumidores. Para el doctor Thomas Denson, de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, el alcohol está fuertemente relacionado con la agresividad desde un punto de vista neurocientífico; en consecuencia, descubrir ese “hilo negro” puede ayudar a desarrollar alternativas que reduzcan el daño asociado al consumo del alcohol.

Según la información observada en el estudio realizado por Denson, en donde a 50 hombres jóvenes se les pidió beber vodka o bebidas placebo –es decir, sin alcohol–, la actividad en la corteza prefrontal del cerebro disminuye significativamente después de dos bebidas alcohólicas. La corteza prefrontal es una región que regula las emociones frente a las conductas socialmente aceptadas, tal como la agresividad. En otras palabras, el alcohol inhibe la actividad de aquella fuerza que nos hace comportarnos de manera adecuada en una sociedad.

De hecho, las imágenes del escáner MRI mostraron en tiempo real el efecto del alcohol sobre el cerebro, principalmente sobre el flujo sanguíneo y la actividad en diferentes áreas. Gracias a ello se descubrió que “la provocación parece no tener ninguna influencia sobre las respuestas neuronales de los participantes” y que la actividad de la corteza prefrontal, principalmente del hipocampo –órgano indispensable del cerebro humano, relacionado con la memoria y los recuerdos–, disminuía significativamente.

En palabras del doctor Denson:

Inclusive en dosis muy bajas de alcohol, pudimos observar una significativa relación positiva entre las actividades tanto de la corteza prefrontal dorsomedial como la corteza prefrontal dorsolateral y la agresión. […] Estas regiones pueden apoyar a la presencia de diferentes conductas, tal como la paz versus la agresión, dependiendo de si la persona se encuentra sobria o intoxicada.

Si bien es verdad que los investigadores de este estudio promueven la idea de continuar analizando el tema a profundidad, su conclusión es un resultado bastante polémico que pone en duda la esencia del ser humano: ¿por qué existen múltiples reacciones ante un mismo estimulo o estimulante? En otras palabras, pareciera que en esta investigación se reduce el cuerpo a un resultado orgánico de las conexiones neuronales, las reacciones químicas y los conductos sanguíneos, ignorando por supuesto otros factores, como los rasgos de personalidad, el estado de ánimo, la diversidad de alcohol, la cultura, el clima, la zona geográfica y aquello que distingue a una persona de otra. Por lo tanto, ¿realmente el alcohol se encarga de volvernos agresivos? Quizá es una pregunta cuya respuesta requiere más humanidad que tan sólo un rígido marco científico.

A continuación compartimos un video sobre una nueva perspectiva en torno a los efectos de las sustancias psicotrópicas en el cuerpo humano:

 

Te podría interesar:

¿Cómo saber si tienes influenza o sólo un resfriado? (INFOGRAFÍA)

Salud

Por: pijamasurf - 03/11/2018

Una forma sencilla de identificar si tienes el virus de la influenza o una infección menor

En ocasiones, las personas se preguntan si deben ir al doctor y buscar tratamiento cuando tienen una "gripa". El problema yace, primero, en entender a qué se refiere uno con una gripa o gripe. Mientras que el catarro o gripe común no presenta un problema serio y de hecho es mejor no tratarse con medicamentos -evitar siempre los antibióticos, ya que las infecciones virales no responden a ellos-, en caso de que la infección sea influenza, es importante acudir a un médico y recibir tratamiento antiviral.

Los resfriados o gripes comunes suelen ser causados por rhinovirus o adenovirus, y después de 1 semana más o menos, el cuerpo se reestablece. Se recomienda, sobre todo, descansar y tomar mucho líquido. Diversos estudios sugieren, de manera no completamente convincente, que la vitamina C y el zinc podrían ayudar a cortar la duración, pero no a prevenir la infección. El virus de la influenza, por otro lado, puede traer serias complicaciones si no se atiende.

El Centro Para el Control de las Enfermedades Infecciosas (CDC) en Estados Unidos ha emitido una sencilla lista de síntomas que pueden ayudarte a identificar si tienes influenza. O puedes simplemente preguntarte, como dice un médico de broma, si te sientes como si te hubiera golpeado un tren. Si no, es probable que no tengas influenza.

La influenza se caracteriza por un rápido surgimiento de los síntomas; el resfriado común es más gradual. La fiebre es quizás el síntoma más distintivo de la influenza; es raro en el resfriado. En la influenza se presentan dolores en el cuerpo y escalofríos; esto pasa poco en el resfriado. En ambos casos puede haber fatiga y debilidad, aunque es más usual en la influenza. En la influenza no es tan común estornudar, tener la nariz tapada o la garganta inflamada, mientras que ello es usual en el resfriado; el dolor en el pecho y la tos son comunes en la influenza y sólo moderados en la gripe; el dolor de cabeza es usual en la influenza y raro en el resfriado.