*

X

Dejar de usar plástico: el sacrificio que esta iglesia sugiere a sus feligreses durante la Cuaresma

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/18/2018

Impactados e inspirados por el documental 'Blue Planet II', los jerarcas de la Iglesia de Inglaterra decidieron impulsar la reducción del uso de plástico entre sus feligreses

En la tradición judeocristiana, la Cuaresma es un período de reflexión y penitencia. En la doctrina cristiana evoca los 40 días que Jesús pasó en el desierto antes de revelarse públicamente como el Cristo anunciado por los profetas, tiempo durante el cual es tentado por el Diablo para que renuncie a su misión.

Por este contexto, la Cuaresma ha sido históricamente una época en que se insta a los creyentes a emular las privaciones de Jesucristo y, en su vida cotidiana, hacer algún sacrificio. En casi todos los países en que el catolicismo fue o es parte importante de la cultura local, este es un período en que se suele practicar la abstención y el ayuno, por ejemplo, y en tiempos menos ortodoxos estas privaciones son sustituidas por penitencias más ligeras.

Los tiempos cambian, sin embargo, y prueba de ello es que la Iglesia de Inglaterra tiene otras recomendaciones para sus feligreses en este tiempo de Cuaresma. Mejor dicho, una muy específica: usar menos plástico.

A través de un calendario detallado, esta institución que dirige a la comunidad anglicana instó a sus seguidores a emprender “sacrificios” comunes como evitar el uso de vasos desechables, comprar sus alimentos y demás mercancías en mercados locales, preferir las prendas de fibras naturales sobre las sintéticas o usar cepillos de dientes de bambú o de otros materiales orgánicos. “Esto se adecua estrechamente con nuestra vocación como cristianos de cuidar la creación de Dios”, dijo al respecto Ruth Knight, vocera de la división ambientalista de la Iglesia.

En parte, la decisión de abanderar esta causa provino del impacto que tuvo en el Reino Unido la transmisión reciente de Blue Planet II, un documental presentado por el legendario David Attenborough en el que, entre otros datos, se mostró la cantidad monstruosa de plástico que el ser humano genera y desecha de las formas más deleznables posibles y, en gran medida, en el mar. En ese documental se dice que desde mediados de la década de 1950 se han producido 8.3 mil millones de toneladas de plástico, de las cuales sólo el 9% se ha reciclado. Con el plástico restante se podría cubrir 10 veces toda el área de Inglaterra.

¿Es esta una penitencia? Si tomamos en cuenta la cantidad de plástico que consumimos cotidianamente, a veces en las acciones más inocuas y que, por lo mismo, se podría prescindir de él, la respuesta podría ser "Sí". También puede ser que la cabeza de la Iglesia Anglicana haya tomado la iniciativa de aprovechar un recurso religioso –la privación de la Cuaresma– para generar un efecto positivo en el medio ambiente. 

Sea como fuere, es una medida que vale la pena seguir, aunque no seamos creyentes de ninguna doctrina y también más allá de la Cuaresma, sólo por el propósito de cuidar de nuestro planeta –después de todo, este es el único lugar del universo donde el pecado existe y es posible ejercerlo–.

Te podría interesar:

Cambios en la rotación de la Tierra incrementarán sismos de alta magnitud en el 2018, según científicos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/18/2018

Investigadores encuentran ciclos en los que la actividad sísmica aumenta en relación a la disminución en la velocidad de rotación de la Tierra

Varios científicos han advertido que en el próximo año se podría presentar un importante aumento en el número de terremotos devastadores en el mundo, fundamentalmente debido a variaciones en la velocidad de rotación de la Tierra. 

Los investigadores Roger Bilham, de la Universidad de Colorado y Rebecca Bendick, de la Universidad de Montana, han encontrado una relación entre la rotación de la Tierra y la actividad sísmica. Aunque las fluctuaciones en la velocidad de la rotación son pequeñas, con tan sólo cambiar la duración del día por un milisegundo se pueden presentar descargas de vastas cantidades de energía telúrica, que aparentemente afectan el flujo de metales líquidos en la litósfera. Antes se ha observado que los cambios en la velocidad de rotación tienen efectos en el campo magnético del planeta. 

Los investigadores estudiaron terremotos de magnitud 7 o más desde 1900 y encontraron cinco períodos de incremento extraordinario en los que se produjeron de 25 a 30 terremotos de alta magnitud al año, mientras que el resto del tiempo el promedio fue de alrededor de 15. Luego estudiaron los cambios en la velocidad de la rotación terrestre y descubrieron una correlación entre  la disminución de la velocidad y fuertes sismos. La rotación de la Tierra presenta leves cambios que pueden ser medidos con relojes atómicos. La Tierra lleva a cabo períodos de más o menos 5 años en los que alenta su velocidad, los cuales ocurren en lo que parecen ser ciclos de 32 años. Estos lapsos de 5 años suelen ser seguidos por años desastrosos en términos de terremotos. La Tierra empezó uno de estos períodos hace más de 4 años, según los investigadores.

"El año que entra deberíamos de ver un significativo incremento en el número de severos terremotos. La hemos tenido fácil este año. Hasta el momento sólo ha habido seis terremotos severos. Podríamos fácilmente tener 20 empezando el 2018", dijo Bilham. Los investigadores señalan que el incremento de la actividad sísmica podría durar unos 5 años.

No se sabe bien en dónde sucederán estos terremotos, pero las zonas cercanas al ecuador han sido en el pasado las más sensibles a los cambios en la duración del día.

Actualmente no existen métodos precisos para predecir terremotos, así que de confirmarse esta investigación, al menos tendríamos algo así como un período de 5 años de preparación global. 

 

Con información de The Guardian