*

X

¿Cómo cambiará la realidad virtual el sexo? Lo explica el tecnogurú Ray Kurzweil

Medios y Tecnología

Por: - 02/19/2018

En el futuro podrás tener sexo con quien quieras, e incluso podrás cambiar de sexo para experimentar cómo lo vive el otro

Ray Kurzweil es famoso por su alto índice de acierto en sus predicciones sobre la innovación tecnológica. Si alguien puede considerarse un entusiasta de la tecnología es Kurzweil, quien encabeza el esfuerzo de Google de desarrollar tecnología artificial. A grandes rasgos, el también inventor cree que la tecnología nos hará inmortales al fusionarnos con máquinas hiperinteligentes tan pronto como en el 2045.

En una reciente entrevista con Playboy, Kurzweil habló sobre la manera en que tecnología como la realidad virtual afectará nuestra sexualidad:

No sólo las personas podrán tener sexo estando en diferentes locaciones, tendrán la habilidad de alterar quiénes son y quién es su pareja. En la realidad virtual no tienes que habitar el mismo cuerpo que tienes en la realidad. Una pareja podría convertirse la una en la otra, por dar un ejemplo, y experimentar su relación desde la perspectiva del otro. Podrías transmitir una versión idealizada de tu pareja o ella podría alterar cómo quiere que tú seas.

Así que por fin se podrá resolver la eterna disyuntiva de los dioses. Una historia de la Antigua Grecia cuenta que Zeus y Hera discutían qué sexo gozaba más durante el sexo y tuvieron que pedirle a Tiresias, quien había sido cambiado de sexo por los dioses, que resolviera el predicamento. 

Entraremos en una especie de "sexo a la carta" de la fantasía, con el ilimitado poder computacional de nuestros aparatos, los cuales, según Kurzweil, serán totalmente capaces de simular las sensaciones más agudas de la realidad. Esto tiene potenciales de placer supremo y de terapia de parejas, pero quizás, más latentemente aún, de enajenación y completo escapismo de lo que hoy llamamos la realidad, el mundo de carne y hueso que sigue ahí cuando cerramos nuestra laptop. Como dice Kurzweil, uno podrá tener sexo con personas idealizadas y uno mismo idealizarse sin tener que esforzarse; esto parece muy divertido, pero evidentemente tiene un enorme potencial de disociación. Hoy en día ya vemos una sombra de lo que puede ser esto con las personas que sólo se excitan sexualmente con la pornografía y no cuando tienen o intentan tener sexo con otra persona.

Kurzweil agrega que en los ambientes virtuales veremos una nueva era de modificación del cuerpo, mucho más radical que los tatuajes y la cirugía plástica. La total fluidez de la identidad tiene un potencial lúdico mágico sumamente excitante. Podremos erotizar el espacio virtual con todo tipo de cuerpos, incluso deidades y demonios. Claro que al hacer todo esto, el espacio de lo real actual quedará muy mal parado, como una realidad cada vez menos estimulante. Finalmente habremos de abandonarla del todo, si seguimos con la idea transhumanista de volvernos computadoras hiperinteligentes. Para Kurzweil, esta realidad y este cuerpo son desechables. Esto es algo que quizás merece pensarse un poco más. Especialmente si no eres de la élite multimillonaria que primero aumentara sus capacidades, convirtiéndose en cíborgs hiperinteligentes que habitan en paraísos artificiales, y que seguramente no se tomarán la molestia de desarrollar antes su compasión y empatía.

Por otro lado, este excitante pero ciertamente perturbador panorama ya está dando muestras de lo que viene con el caso de los deepfakes, pornografía hecha por inteligencia artificial en la que se utilizan imágenes de celebridades -o de cualquier persona- y se colocan sobre los cuerpos de actrices en videos porno de manera realista. Tus fotos de Instagram pueden acabar en un video porno bastante verosímil. 

Te podría interesar:

El teléfono celular, el responsable de las crisis financieras y la baja productividad a nivel mundial, según estudio

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/19/2018

Dan Nixon ha encontrado evidencias que sugieren que el apego a los teléfonos celulares forma parte de una “crisis de atención” que podría ralentizar la productividad laboral y desencadenar crisis financieras como la del 2008

Los humanos, ¿realmente somos capaces de ser multitask? Si bien el ego humano asegura que se puede prestar la misma cantidad de atención cuando se responde un mensaje de texto mientras se continúa una conversación con alguien que está presente, la realidad es que gran parte de la atención se desvía hacia uno de los dos elementos y, en la mayoría de las ocasiones, se ocupa en el teléfono celular. De acuerdo con Dan Nixon, blogger que trabaja en el departamento de estrategia y contenido para el Bank of England, esta desviación de la atención, causada por los gadgets electrónicos, ha tenido un impacto negativo en en la productividad de las personas y, por lo tanto, en la economía de los países.

Nixon ha encontrado evidencias que sugieren que el apego a los teléfonos celulares forma parte de una “crisis de atención” que podría ralentizar la productividad laboral y desencadenar crisis financieras como la del 2008. Se trata de una correlación significativa: “En la última década, el crecimiento de la productividad se ha ralentizado, mientras que los embarques globales de teléfonos inteligentes han crecido”.

De hecho, se estima que la interacción de los seres humanos con sus celulares es en promedio de 2 mil 617 veces al día. Y si bien no existe una potencial relación de causa y efecto –que los teléfonos móviles sean los causantes de la baja en la productividad– se ha establecido que “las distracciones en el trabajo –correos electrónicos, notificaciones en los teléfonos, ruidos de la oficina– afectan la productividad vía dos canales”. En palabras de Nixon:

La primera aseveración es simplemente que las interrupciones, tales como utilizar el Internet en el trabajo por razones personales o quedarse atrapado en la espiral de las redes sociales, reducen el tiempo de trabajo. Esto empeora con el hecho de que nos toma 25 minutos regresar a estar enfocados en una tarea después de haber estado distraído. Mientras tanto, la afluencia de correos, llamadas y mensajes instantáneos al trabajo podría reducir nuestro CI y debilitar la calidad de nuestro trabajo.

El segundo argumento es que las distracciones alteran nuestros modos de pensar a largo plazo, con trabajadores que desarrollan hábitos basados en las distracciones causados por cosas como los scrolls infinitos en redes sociales. Hay una investigación que sugiere que una vez que estás distraído por algo, es más probable distraerse uno mismo en el futuro. Esto lleva a pensar acerca de cómo el multitasking y los correos podrían ser influencias negativas en el lugar de trabajo, y se debería promover, mejor, hábitos libres de distracciones y ‘trabajo profundo’.

Ahora bien, según Nixon, se requiere mucha más información sobre la relación entre la atención, la productividad y la influencia de los teléfonos inteligentes; sin embargo, la evidente caída en la productividad después de la crisis financiera es un hecho en el que el especialista hace énfasis como relevante para desarrollar investigaciones empíricas más profundas. Después de todo, en los últimos años han surgido múltiples estudios científicos que demuestran que el abuso de los gadgets electrónicos durante la infancia puede resultar en daños neuropsicológicos.