*

X

65 horas de Miles Davis, el músico que cambió la historia del jazz (PLAYLIST)

Arte

Por: pijamasurf - 02/04/2018

Una playlist para seguir la evolución del talento de Davis

Miles Davis dijo alguna vez de sí mismo que, a lo largo de su trayectoria, había cambiado la música unas cinco o seis veces. 

La idea puede sonar exagerada, pero en el fondo no es del todo imprecisa. De todos los grandes músicos que han tramado la historia del jazz, Davis es quizá uno de los pocos que pueden encontrarse siempre entre las primeras filas de todas las variantes que ha tenido el género a lo largo de su historia, siendo él mismo, en no pocas ocasiones, quien se encargó de abrir nuevas sendas, nuevas formas de experimentar y nuevas expresiones para el género.

Del bebop en el que se formó –en la legendaria banda de Charlie Parker– al cool jazz, el hard bop y las exploraciones vanguardistas de los años 70, Davis escribió con su creatividad algunos de los capítulos más singulares en el desarrollo del jazz, arriesgándose hacia zonas que otros, por temor o por otras razones, no quisieron conocer.

En la playlist que ahora compartimos se compila toda la discografía de Miles Davis (con excepción de los álbumes que grabó cuando aún formaba parte del grupo de Charlie Parker). Se trata de 65 horas de genialidad pura, progresiva, admirable, que además, por seguir el orden cronológico de los álbumes, nos ofrece la circunstancia siempre especial de poder seguir la evolución de un talento, sus transformaciones sucesivas y sus giros inesperados.

“No temas a los errores: no existen”, dijo alguna vez Davis, y esas pocas palabras explican la razón de su genio.

 

También en Pijama Surf: La playlist de jazz de Haruki Murakami

Te podría interesar:

Trump pide a museo un cuadro de Van Gogh; el museo se niega y le ofrece a cambio esta obra

Arte

Por: pijamasurf - 02/04/2018

¿Un gesto demasiado sofisticado para Trump?

De todas las características polémicas que rodean la personalidad de Donald Trump, celebradas por unos (sus simpatizantes) y denostadas por otros (sus detractores), una que de tanto en tanto salta a la vista es su “estrechez de miras”, una expresión que puede parecer ambigua pero que casi siempre apunta a cierta amplitud de juicio que se desea ver en las personas importantes porque, en cierto modo, es resultado de la formación que los llevó a esa posición prominente, una mezcla de estudios, experiencias de vida, moldeamiento social y más. 

En el caso de Trump esos horizontes se perciben mínimos, elementales, como si no tuviera capacidad suficiente para entender los matices de la vida, la relación entre distintos fenómenos o la existencia de perspectivas diferentes a la dominante. La “idiotez” que, acaso con cierto exceso, se ha dicho que domina nuestra época, y que se presenta en oposición a ciertos logros alcanzados por la civilización occidental (que acaso también merecen cuestionarse), parece así haber encontrado una condensación en la figura de Trump, apoyado por muchísimas personas que parecen compartir esa misma estrechez de miras, un cierto desprecio por todo aquello que en el capitalismo se cree superfluo porque se nos hace creer que lo valioso sólo se encuentra ahí donde se produce o se puede consumir.

En un episodio que parece hecho a la medida para esta tensión entre formas tan distintas de ver la vida, hace unos días la curadora en jefe del Museo Guggenheim de Nueva York, Nancy Spector, respondió a Donald Trump a propósito de una solicitud de préstamo de una obra de arte que hizo en nombre de la Casa Blanca. 

En concreto, la administración de Trump solicitó al Guggenheim la pintura Paisaje con nieve (Paysage enneigé), que Vincent van Gogh pintó en 1888 poco después de dejar París, hastiado de la vida entre artistas y el invierno citadino de la capital francesa, según cuentan sus biógrafos. Van Gogh viajó hacia el sur, a Arles, en donde al parecer esperaba encontrar colores más vivos, pero para su sorpresa se topó también con una nevada, la cual sin embargo pintó –en una escena que involucra a un hombre y un perro cruzando un campo– aunque con colores que, según la crítica, evocan la admiración por el arte japonés que el artista había desarrollado en esa época.

Y el Guggenheim le dijo que no a Trump. Sin que se sepa si se ofrecieron argumentos para la negativa, Spector envió una carta al presidente de Estados Unidos en donde le comunicó que la pintura de Van Gogh no puede salir del museo pero, a cambio, le ofrecía otra obra de arte en la cual “el presidente y la primera dama podrían estar interesados”.

Nada menos que America, una instalación del italiano Maurizio Cattelan (conocido ampliamente por la ironía de sus obras, como aquella escultura del papa aplastado por un meteorito, o la de Hitler arrodillado) que consiste en un excusado de oro de 18 quilates, totalmente funcional, dispuesto para el uso de los visitantes del museo y el cual, entre otros propósitos, quiso señalar la banalidad del mercado artístico, la extravagancia posible en el mundo en que vivimos y la disparidad de la economía que hace esto posible. También, como dice la descripción de la pieza que ofrece el propio museo, “su utilidad es finalmente un recordatorio de la ineludible realidad física que comparte toda la humanidad”. Como dice ese estribillo popular: 

Caga el rey, caga el papa,
de cagar nadie se escapa…

Y quizá por eso Spector sugirió la obra de Cattelan a Trump. O quizá sólo porque Trump no se ha mostrado especialmente favorable a apoyar a las instituciones culturales de su país, como si fuera lo último en la lista de lo necesario.

Como sea, puede ser también muestra de la dificultad para entablar diálogos auténticos en nuestra época, empeñados como estamos a veces en permanecer en el aislamiento de nuestras propias opiniones.