*

X

Científicos encuentran 2 planetas en raro sistema estelar muy probablemente habitables

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/25/2018

Emoción en la comunidad científica por el encuentro del sistema Trappist-1 donde 2 planetas podrían tener la temperatura, el tamaño y el agua para albergar vida

Los científicos se encuentran altamente estimulados por el encuentro de una estrella enana orbitada por al menos dos planetas que cumplen extraordinariamente con las condiciones que se cree que son fundamentales para la evolución de la vida. 

El sistema de siete planetas y su estrella es llamado Trappist-1 y podría albergar mundos similares a la Tierra, tanto en tamaño como en condiciones de agua y calor. El descubrimiento sólo aumenta el creciente consenso de que en la Vía Láctea deben de existir numerosos planetas como la Tierra.   

Para el sistema Trappist-1, un modelo matemático sugiere que seis de siete planetas deben de tener agua en su interior, incluyendo, en uno de ellos, la posibilidad de un océano global. Lo que es importante de este estudio es que modeló las órbitas de los planetas, las cuales son excéntricas, casi ovaladas, y de donde se deduce la temperatura de la superficie de los distintos planetas. Estas órbitas producen lo que se llama "calentamiento de marea" (tidal heat), algo que también experimenta la luna de Júpiter. Esta luna tiene en su superficie volcanes en erupción y ríos de lava. 

Los planetas D y E del sistema experimentan este calentamiento de marea pero de una manera más suave, de tal forma que podría ser conducente a la vida. El planeta D podría tener una temperatura de alrededor de 15°C

De manera no relacionada, el científico Jeremy England ha teorizado que la vida no es un fenómeno único basado en organismos que son capaces de hacer copias de sí mismos, sino que es la consecuencia natural de la termodinámica, y particularmente la vida podría surgir de la adaptación de sistemas no-replicantes a formas complejas de energía (calor).

Los científicos recientemente han emprendido una búsqueda de exoplanetas habitables, ya no sólo basada en la probabilidad del agua, sino también de las mareas de calentamiento. El calor y el agua son, sin duda, los dos componentes esenciales de la vida.

Te podría interesar:

¿Eres alto, hermano mayor y te gustan los gatos? Pues quizá eres más inteligente que la norma según esta revista

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/25/2018

Existe una serie de características particulares de las personas que gozan de algún tipo de inteligencia superior a la norma

Quizá no hay concepto con mayor variabilidad de interpretaciones y mediciones que el de la inteligencia. Se ha relacionado con el éxito y la felicidad, el óptimo desempeño en la formación educativa y el tan popular Coeficiente Intelectual –CI–. Sin embargo, conforme han pasado los años y los investigadores en psicología de la educación han tratado de indagar, se ha descubierto que existen múltiples tipos de inteligencia como los descritos por Thomas Armstrong: la lingüística, lógico matemática, espacial, cinético-corporal, musical, interpersonal, intrapersonal, naturalista y emocional; diferentes perfiles de alumnos, como los superdotados, los talentosos –simples, múltiples, complejos académicos o artísticos, conglomerados–, los precoces, etcétera.     

Esto quiere decir que la inteligencia es tan compleja que no se puede minimizar en simples categorías, y mucho menos en un CI que representa la inteligencia matemático-lógico de la academia. No por ello se ignorará que existen una serie de características particulares de las personas que gozan de algún tipo de inteligencia superior a la norma. De acuerdo con un artículo publicado en Business Insider, esta es una lista de las peculiaridades que la gente inteligente –o al menos más inteligente que la norma– comparte:

– Duermes tarde trabajando o estudiando. Parece ser que esta práctica de sueño se ha asociado con un nivel alto de CI, en comparación con personas que se despiertan a tempranas horas de la mañana.

– Eres introvertido. De acuerdo con BI, muchos introvertidos sufren de ansiedad social y no se atreven a hablar pues el pensamiento va mucho más rápido que su habilidad motriz. Ésta es, de hecho, un rasgo de inteligencia.

– Fuiste amamantado. Se ha asociado en varios estudios científicos la superdotación y talentos con haber sido amamantado durante los primeros meses de vida. Incluso existe una correlación entre una vida exitosa y esta práctica de crianza.

– Tienes un gato. Un estudio del 2014 encontró que las personas que prefieren a los perros tienden a preferir estar en el exterior, mientras que aquellas que prefieren a los gatos poseían un CI más elevado. Esto quizá se deba a que los dueños de los gatos elijan pasatiempos más intelectuales.

– Has usado drogas recreacionales. En 2012, un estudio encontró una relación entre un alto CI en la infancia y el uso de drogas ilegales en la adultez. Esto sugiere una correlación entre un alto CI infantil y la adopción de conductas de riesgo.

– Estás delgado. Un cuerpo delgado se encuentra fuertemente relacionado con una mente saludable. En 2006, un estudio francés encontró que las personas con obesidad podrían recordar 44 por ciento de las palabras en una prueba de vocabulario, mientras que aquellas delgadas, el 56 por ciento.

– Eres zurdo. Un estudio reciente ha asociado a los zurdos con un “pensamiento divergente”, una forma de creatividad en la que surgen ideas novedosas en la inmediatez.

– Eres alto. Un estudio de Princeton encontró que “desde la temprana edad de 3 años –antes de la escolarización– y durante la infancia, los niños altos tienen un buen desempeño muy significativo en pruebas cognitivas.”

– No fumas. Un estudio del 2010 en 20 000 hombres jóvenes encontró que el promedio de entre 18 y 21 años que eran fumadores tenían un CI de 94, y los no fumadores, 101.

– Tienes clases de música. Un estudio del 2011 encontró que la inteligencia verbal de entre 4 y 6 años de edad puede incrementarse después de un mes de clases de música.

– Eres el mayor de los hermanos. Los hermanos mayores son usualmente más inteligentes, y no se debe a la genética. Un estudio del 2007 sugirió que se debe a la psicología y dinámica familiar.