*

X

Esta pieza de arte es una alabanza al narcisismo de nuestra época (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 12/16/2017

Arte que celebra la autocomplacencia de esta época

Desde diversas perspectivas se ha señalado que la nuestra es una época profundamente narcisista. Se dice que vivimos en círculos de autocomplacencia y búsqueda ansiosa de reconocimiento y aprobación, lo cual se expresa en realidades, ahora tan cotidianas, como las selfies que abundan en las redes sociales o el hecho de que al informarnos busquemos las opiniones que coincidan con nuestra forma de pensar y descartemos aquellas que la desafían. En este sentido, tal parece que existe una tendencia contemporánea a crear burbujas individuales (y un tanto infantiles) en las que el sujeto se siente cómodo, protegido y valorado, ese “rey en una cáscara de nuez” que con tanta claridad imaginó Shakespeare, aunque sin duda no al grado con el que se presenta ahora.

Lamentablemente el arte no es la excepción a esta tendencia, aunque por mucho tiempo las disciplinas creativas hayan sido capaces de señalar las contradicciones de una época y, en ese sentido, mirar un poco por encima de ésta y poder ver aquello que otros, por estar muy inmiscuidos, eran incapaces de notar. 

No así la pieza que ahora compartimos: "As We Are". Una escultura interactiva de Matthew Mohr que se instaló recientemente en el Centro de Convenciones de Greater Columbus, en Ohio, Estados Unidos. 

Grosso modo, "As We Are" es una pieza de 4 metros de altura y 850 mil luces LED que, con la forma de una cabeza humana, está conectada a una interfaz que permite proyectar las facciones de cualquier persona. Se trata de una escultura interactiva porque su funcionamiento depende de la manipulación del espectador, quien puede acercarse a una pequeña sala detrás de la pieza, sentarse frente a una computadora, tomarse una fotografía, salir y voilà… admirarse a sí mismo, contemplarse convertido en arte, ver su Yo engrandecido en proporciones que nunca imaginó y, por supuesto, tomarse una selfie de sí mismo con sí mismo de fondo. Maravilloso, ¿no?

En la historia, Narciso murió de pena, de hambre y de abandono porque fue incapaz de separarse del lago que le devolvía su reflejo, del cual estaba enamorado. ¿Qué pasará con el narcisismo de esta época? ¿Qué tanto del mundo y la realidad estaremos perdiendo por estar absortos en la contemplación inane de nuestro reflejo?

 

También en Pijama Surf: Qué es el individualismo y cómo impide la transformación colectiva de la humanidad

Te podría interesar:

¿Lo tuyo es la ironía y el humor negro? Vas a disfrutar mucho estas viñetas

Arte

Por: pijamasurf - 12/16/2017

La delicada composición de la ironía tiene un ejemplo perfecto en estas sencillas y breves tiras cómicas

La ironía es uno de los recursos del lenguaje más difíciles de cultivar para conducir a una expresión que sea al mismo tiempo ingeniosa, sutil, inteligente, aguda e, incluso, un tanto mordaz. Esa es el desafío de una pieza irónica: lograr el equilibrio de elementos que, al igual que sucede en ciertas fórmulas químicas, basta el exceso de uno o la falta de otro para que el mensaje se arruine, explote en las manos de su creador o, simplemente, no sea entendido.

No es el caso, sin embargo, de Jake Likes Onions, un proyecto gráfico en el que la ironía y el humor negro son la sustancia de las viñetas que lo integran.

Grosso modo, Jake Likes Onions presenta escenas breves, de no más de cuatro cuadros, en los que un motivo inicial se desarrolla y termina con cierta tragedia implícita que, sin embargo, hace reír.

La muerte, la dificultad de la vida, la soledad, los hábitos que ahora todo mundo tiene. Dicho así, no parece que sean temas graciosos, sin embargo, en estas breves tiras, el ingenio y el sentido del humor del autor hacen más ligero lo grave, permitiéndonos por un instante reírnos incluso de eso que se supone es solemne.

¿Y no es ese, en última instancia, el fin de la ironía?

 

También en Pijama Surf: El arte de injuriar: los insultos más hirientes en la historia de la filosofía