*

X

El teléfono celular, el responsable de las crisis financieras y la baja productividad a nivel mundial, según estudio

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 12/31/2017

Dan Nixon ha encontrado evidencias que sugieren que el apego a los teléfonos celulares forma parte de una “crisis de atención” que podría ralentizar la productividad laboral y desencadenar crisis financieras como la del 2008

Los humanos, ¿realmente somos capaces de ser multitask? Si bien el ego humano asegura que se puede prestar la misma cantidad de atención cuando se responde un mensaje de texto mientras se continúa una conversación con alguien que está presente, la realidad es que gran parte de la atención se desvía hacia uno de los dos elementos y, en la mayoría de las ocasiones, se ocupa en el teléfono celular. De acuerdo con Dan Nixon, blogger que trabaja en el departamento de estrategia y contenido para el Bank of England, esta desviación de la atención, causada por los gadgets electrónicos, ha tenido un impacto negativo en en la productividad de las personas y, por lo tanto, en la economía de los países.

Nixon ha encontrado evidencias que sugieren que el apego a los teléfonos celulares forma parte de una “crisis de atención” que podría ralentizar la productividad laboral y desencadenar crisis financieras como la del 2008. Se trata de una correlación significativa: “En la última década, el crecimiento de la productividad se ha ralentizado, mientras que los embarques globales de teléfonos inteligentes han crecido”.

De hecho, se estima que la interacción de los seres humanos con sus celulares es en promedio de 2 mil 617 veces al día. Y si bien no existe una potencial relación de causa y efecto –que los teléfonos móviles sean los causantes de la baja en la productividad– se ha establecido que “las distracciones en el trabajo –correos electrónicos, notificaciones en los teléfonos, ruidos de la oficina– afectan la productividad vía dos canales”. En palabras de Nixon:

La primera aseveración es simplemente que las interrupciones, tales como utilizar el Internet en el trabajo por razones personales o quedarse atrapado en la espiral de las redes sociales, reducen el tiempo de trabajo. Esto empeora con el hecho de que nos toma 25 minutos regresar a estar enfocados en una tarea después de haber estado distraído. Mientras tanto, la afluencia de correos, llamadas y mensajes instantáneos al trabajo podría reducir nuestro CI y debilitar la calidad de nuestro trabajo.

El segundo argumento es que las distracciones alteran nuestros modos de pensar a largo plazo, con trabajadores que desarrollan hábitos basados en las distracciones causados por cosas como los scrolls infinitos en redes sociales. Hay una investigación que sugiere que una vez que estás distraído por algo, es más probable distraerse uno mismo en el futuro. Esto lleva a pensar acerca de cómo el multitasking y los correos podrían ser influencias negativas en el lugar de trabajo, y se debería promover, mejor, hábitos libres de distracciones y ‘trabajo profundo’.

Ahora bien, según Nixon, se requiere mucha más información sobre la relación entre la atención, la productividad y la influencia de los teléfonos inteligentes; sin embargo, la evidente caída en la productividad después de la crisis financiera es un hecho en el que el especialista hace énfasis como relevante para desarrollar investigaciones empíricas más profundas. Después de todo, en los últimos años han surgido múltiples estudios científicos que demuestran que el abuso de los gadgets electrónicos durante la infancia puede resultar en daños neuropsicológicos.

Te podría interesar:
Un estudio llevado a cabo por investigadores británicos encontró que Instagram es, entre las 5 redes sociales más populares, la más nociva para la salud mental

Un importante estudio realizado en el Reino Unido por investigadores de la Universidad de Cambridge y miembros de la Royal Society for Public Health evaluó las experiencias que tienen jóvenes de 14 a 25 años en las cinco redes sociales más populares. La investigación, titulada #StatusOfMind, sondeó el impacto que tienen estas plataformas en mil 500 personas, midiendo 14 asuntos relacionados al bienestar como ansiedad, depresión, soledad, calidad de sueño, autoexpresión, identidad, imagen corporal, relaciones en el mundo real, construcción de comunidad, bullying, miedo a perderse algo (FoMo: fear of missing out), conciencia y entendimiento de las experiencias de las demás personas, soporte emocional y acceso a información de salud confiable. Como se puede ver, el estudio fue bastante amplio y tomó en cuenta cosas positivas y negativas, todas relacionadas con el bienestar integral de una persona en relación con el uso de las redes sociales. 

En líneas generales, este fue el ranking de positivo a negativo:

YouTube

Twitter

Facebook

Snapchat

Instagram

Las principales razones por las cuales YouTube alcanzó la mejora evaluación tienen que ver con que recibió buenas marcas por brindar información sobre las experiencias de los demás y proveer información valiosa de salud, así como por fomentar la autoexpresión y disminuir el sentimiento de soledad, ansidedad y depresión de los usuarios. 

En contraste, los usuarios de Instagram tuvieron registros altos de depresión, ansiedad y sobre todo, de sentirse inadecuados (mala imagen corporal y la ansiedad asociada a ello). Uno de los participantes dijo: "Instagram fácilmente hace que las niñas y las mujeres sientan como si sus cuerpos no son suficientemente buenos, ya que las personas añaden filtros y editan sus imágenes para verse 'perfectos'". Esto genera una expectativa irreal de la belleza corporal y una sensación de ansiedad más o menos constante, al hacer pensar a las mujeres que para tener una vida genial deben conseguir un cuerpo que es más o menos imposible -pues ni siquiera las mujeres que admiran lo tienen realmente-. 

En general, se encontró que todas las redes sociales impactan negativamente en la calidad del sueño, ya que el uso de pantallas en la noche suele perturbar los ciclos naturales del sueño y los usuarios entran en las llamadas "binges" o sesiones largas y hasta adictivas de uso.

Shirley Cramer, directora ejecutiva de la Royal Society for Public Health, señaló que "las redes sociales han sido descritas como más adictivas que el alcohol y el tabaco, y están actualmente tan arraigadas entre los jóvenes que ya no es posible ignorar sus efectos cuando se discute la salud mental de los jóvenes". En los últimos 25 años, en países como Inglaterra o Estados Unidos, la ansiedad ha subido hasta en un 70%, lo cual se vincula con las nuevas tecnologías y especialmente con las redes sociales. Todo esto evidentemente justifica esta investigación:

Es interesante notar que Instagram y Snapchat obtuvieron el ranking de las peores plataformas para salud mental y bienestar -ambas basadas sobre todo en imágenes, lo cual sugiere que pueden estar provocando imágenes de insuficiencia y ansiedad en los jóvenes-.

Esto claramente sugiere que pasar el tiempo viendo imágenes sexys o de instantes perfectos y mayormente triviales, aunque en el momento puede generar un poco de dopamina, suele traducirse en depresión y ansiedad.

Hay que decir que las redes sociales no son completamente tóxicas para las mentes de los jóvenes, pues tienen ciertamente cualidades positivas. El estudio remarcó sobe todo que proveen medios para la autoexpresión y para la comunicación de cosas personales que tal vez no se comunicarían en el mundo no virtual. Lo interesante es que la mayoría de los jóvenes son conscientes, en el Reino Unido al menos, de que las redes sociales pueden ser malas para la salud si no se usan bien. Conciencia que, obviamente, no es equivalente a saber usarlas de tal forma que no sean tóxicas. Los jóvenes dicen que pueden ser muy artIficiales (pues en ellas tienes a personas pasando 1/2 hora para encontrar la foto perfecta para la actividad más trivial), muy superficiales, que pueden generar envidia, que pueden hacer perder el tiempo, que las personas se comparan ahí y que buscan escalar socialmente en base a imágenes falsas de la realidad y demás. 

El reporte recomienda que estas redes sociales generen en un futuro un pop-up que advierta cuando una persona ha realizado un uso excesivo -algo que, notablemente, el 71% de los jóvenes vería con buenos ojos, pero que difícilmente será desarrollado por estas plataformas, a menos de que sean obligados por los gobiernos-.

 

Aquí puedes consultar la investigación completa