*

X

Zealandia combate por el título del 8º continente del planeta Tierra

Ecosistemas

Por: PijamaSurf - 10/18/2017

Según los datos recolectados, Zealandia formó parte de Australia hace 60 u 80 millones de años. Esta posible evidencia científica podría otorgarle o quitarle el título de continente

La existencia de seis continentes (americano, europeo, africano, asiático, antártico y oceánico) marcó gran parte del programa académico de la educación primaria. Sin embargo, de acuerdo con  múltiples modelos y recientes investigaciones, la cantidad de continentes en el planeta es variada, es decir que, según qué sistema se retome, el planeta puede contar con cuatro, cinco, seis, siete u ocho continentes.

De hecho, el descubrimiento de un octavo continente fue realmente reciente. Los geólogos, tras pasar 2 meses recolectando muestras durante el 2017, confirmaron la existencia de este continente, al que llamaron Zealandia. Se trata de un terreno de 4.9 millones de kilómetros, cuyos puntos álgidos y más visibles son Nueva Zelanda y Nueva Caledonia, mientras que el resto, que corresponde a un 94% de su extensión, se encuentra en las profundidades del océano Pacífico.

Los 30 científicos –de 12 nacionalidades diferentes– encargados del proyecto realizaron una expedición marina usando un buque exclusivo para fines científicos y de investigación. Los resultados deslumbraron un ápice de la prehistoria de la Tierra: ahí, a 1,219m por debajo de la superficie acuática, se halla una amalgama de procesos geológicos de más de 70 millones de años de antigüedad. De hecho, los suelos de este continente son “una máquina de tiempo que nos permite ir más allá en el tiempo”, pues es la primera vez que antiguas avalanchas marinas pueden brindar información sobre cómo las rocas se forjaron en el inicio.

Según los datos recolectados, Zealandia formó parte de Australia hace 60 u 80 millones de años. Esta posible evidencia científica podría otorgarle o quitarle el título de continente pues, de acuerdo con Michael Scotese, geólogo de la Universidad del Noroeste, se trata de un espacio continental, mas no un continente: “Se parece al caso entre Australia, Norte América y Groelandia, y África y Magadascar”.

Sin embargo, pese a la resistencia de condecorarlo como continente, los geólogos afirman la presencia de más de 8 mil fósiles de cientos de diferentes especies que habitaron en Zealandia antes de que esta quedara sumergida en las oscuras aguas. El análisis de estos fósiles permitirá el descubrimiento de las antiguas condiciones de la región y, de alguna manera, dar un espejeo sobre las diferentes etapas del planeta. Por ahora se sabe que, gracias a una serie de conchas microscópicas de organismos que vivieron en mares turbios y polen de tierras verdes, que tanto la geografía como el clima de este posible continente quizá fuese similar a un Edén y fungiese como un puente entre continentes.

Actualmente el argumento más fuerte a favor de la existencia de Zealandia no es sólo la exploración marina, sino también mapas satelitales a partir del campo gravitacional terrestre. Éstos muestran cómo Zealandia posee una estructura geológica única, formando una corteza continental más que de rocas volcánicas.

Te podría interesar:
Para el profesor Gregory Okin, profesor de geografía y autor de una investigación al respecto, "las mascotas tienen muchos beneficios, pero también un importante impacto ambiental"

En los últimos años se han buscado múltiples alternativas para reducir la huella ecológica individual y global como medida para disminuir los síntomas del cambio climático. Entre las investigaciones más promovidas se encuentra la que explica que la acción que mayor impacto negativo tiene en el medio ambiente es tener hijos. Sin embargo, se ha descubierto que las mascotas también tienen un impacto más o menos significativo que vale la pena observar.

De acuerdo con una investigación realizada por científicos de UCLA en Estados Unidos, los dueños de los hijoperros compran artículos como camas ergonómicas, champú de manzanilla, regalos con sabor a tocino y otros artículos que resultan en un total de 47 miles de millones de dólares y 64 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Es decir, un equivalente al impacto de 13.6 millones de automóviles al año. Y en caso de que tengan una dieta basada en carne, se tiene un mayor impacto ambiental en términos de erosión, pesticidas y desperdicios en energía, suelo y agua.

Para el profesor Gregory Okin, profesor de geografía y autor del estudio, no se trata de deshacerse de las mascotas o ponerlas bajo régimen vegetariano –lo cual, por cierto, es contraproducente– sino de “considerar todo el impacto que las mascotas pueden generar y tener una conversación honesta al respecto. Las mascotas tienen muchos beneficios, pero también un importante impacto ambiental”.

Tan sólo en EEUU, explica Okin, se estima que hay 163 millones de gatos y perros, los cuales: a) implican el 40% del impacto ambiental del consumo cárnico en este país; b) en caso de que ocupasen un país, los perros y gatos se convertirían en la quinta nación de mayor consumo de carne; c) producen alrededor de 5.1 millones de toneladas de heces al año 8cantidad equivalente a 90 millones de estadounidenses); y d) tanto los perros como los gatos consumen la misma cantidad de calorías que toda la población de Francia en 1 año.

Para regular y reducir la huella ambiental de las mascotas, existen algunas alternativas que compartimos a continuación:

– Regula la cantidad de alimentación al día. Muchas mascotas tienen más peso de lo que su raza, edad o salud requerirían, resultando ello, en ocasiones, en una serie de costosas complicaciones como diabetes, enfermedades cardiovasculares o problemas en los tendones. Es mejor preguntarle al veterinario la cantidad adecuada para la mascota.

– Antes de comprar una marca, revisa los ingredientes. Los perros y los gatos son felices con objetos reutilizados y reciclados. Realmente no requieren ni necesitan un producto cárnico con sabor a pollo y camarón. Elige alimentos que supongan un potencial proteínico mediante la carne de res, pollo o pez y evita aquellos con maíz, semillas, granos y otros aditivos. Las últimas opciones pueden costar menos, pero tienen mucho más impacto en el medio ambiente.

– Salgan a caminar o a correr juntos. Una caminata diaria de 15 minutos no sólo ayuda al desestrés del dueño; también, a la quema de calorías de ambos.

– Recicla los contenedores de comida. Las bolsas de los alimentos y las envolturas de los juguetes, entre otros, son productos que pueden reciclarse, y así se puede evitar que tengan un mayor impacto en el medio ambiente.

– Elige las bolsas ecológicas. En los últimos años han surgido alternativas ecológicas a las bolsas para recoger los desechos fecales de los animales; son bolsas biodegradables y libres de los contaminantes.

– Adopta en vez de comprar. En la calle, carreteras y perreras existen múltiples animales en espera de ser adoptados o eutanizados. En vez de comprar en función de una raza, adoptar a un animal puede no sólo reducir la huella ecológica sino, también, mejorar el vínculo afectivo entre dueño y mascota.

– No dejes los residuos fecales a mitad de la calle. Se trata de una educación cívica que envuelve a la convivencia social con el objetivo de reducir la incidencia de infecciones, plagas y enfermedades.