*

X
Máxima inmersión en el luminoso paisaje urbano de Tokio en un video de exploración interactiva en 360°

La ciudad de Tokio es una de las grandes megalópolis del mundo, conocida por su cielo atestado de luces. Tokio es la ciudad del neón, de los gadgets, de los espacios apretados llenos de color y vibración.

En este video podemos experimentar este fantástico paisaje urbano de manera inmersiva, utilizando el cursor para explorar el espacio en 360°. Tokyo Light Odyssey captura la noche de Tokio como si se tratara de un juego de realidad virtual en el que nos podemos mover omnidireccionalmente en un laberinto de luces.

El video, creado por  Wow inc es sin duda una de las obras más estimulantes de re-imaginación de una ciudad que hemos visto.

Te podría interesar:

¿Es el fin de nuestra era? Captan a ciervo devorando un cadáver humano

AlterCultura

Por: pijama Surf - 05/09/2017

Un posible símbolo de profunda distopía fue documentado por científicos forenses en Texas

Buena parte de esta realidad está construida a partir de símbolos. Considerando lo anterior, es decir si hilamos la información potencialmente contenida detrás de la escena que a continuación les vamos a describir, las posibles conclusiones son muchas y la mayoría de ellas tiende a lo distópico.

Hace poco más de 1 año investigadores forenses del Forensic Anthropology Research Facility de San Marcos, Texas, dejaron restos humanos para analizar la interacción de animales salvajes con ellos. La llegada de buitres, mapaches, zorras y otros, estaba prevista. Sin embargo, en una de las sesiones se encontraron con un sorpresivo visitante. En enero del 2015 un ciervo cola blanca fue captado con un trozo de costillar en la boca. Esta fue la primer evidencia de un ciervo devorando huesos humanos.

Esta no es la primera vez que se registra a un venado con conductas carniceras, ya que anteriormente se han captado ejemplares comiendo murciélagos o incluso liebres muertas, pero jamás engullendo restos humanos. Los científicos creen que el ciervo podría estar buscando complementar su dieta habitual con más minerales como sal, calcio y fósforo. Esto nos hace cuestionarnos sobre la calidad nutricional de los insumos naturales y el posible impacto de la actividad humana sobre este extraño fenómeno. 

Ya en otro plano más especulativo y un poco más alarmante, simbólicamente la escena de un tierno ciervo consumiendo restos humanos pareciera una señal, o en el mejor de los casos una tétrica llamada de atención, para repensar nuestra relación con el medio ambiente y reflexionar sobre las múltiples maneras en las que estamos contribuyendo a su distorsión.