*

X

Por fin Mexico legaliza la marihuana medicinal

AlterCultura

Por: - 04/30/2017

En días pasados fue aprobado el consumo y producción de cannabis con usos medicinales, luego de años de una fehaciente lucha ciudadana

El 2013 marcó una pauta histórica respecto de la manera en que se aborda el mundo de las drogas, más como un asunto de salud pública que de seguridad. Sabemos que la criminalización de las drogas ha significado jugosos negocios para la industria armamentista, así como para para los actores infiltrados en el lavado de dinero; la historia siempre lo ha dictado: ahí donde hay prohibición, habrá mafia.

Ese año, Uruguay se convirtió en el primer país que permitió el cultivo de la marihuana para autoconsumo en el hogar. Luego de este caso se avivó el debate en Estados Unidos al respecto, California aprobó el cultivo y uso de la marihuana tanto con fines medicinales como recreativos, y hoy, en dicho país 29 estados ya aprobaron su uso medicinal, ocho de ellos también con fines recreativos.

En México, el debate en torno a la marihuana se propulsó enormemente gracias a una lucha ciudadana, sobre todo cuando en el 2015 la familia Elizalde, del norte del país, emprendió una batalla legal con el fin de que su hija Grace (quien desarrolló el trastorno conocido como Lennox-Gastaut) pudiera hacerse legalmente de un jarabe de cannabis. Con su lucha consiguieron que la Cofrepis permitiera la importación de este producto (iniciaron, además, una petición que consiguió mas de 150 mil firmas).

Gracias a este caso, en el 2016 el presidente Enrique Peña Nieto presentó una iniciativa ante el Congreso con el fin de legalizar el uso medicinal de la marihuana. Luego de 1 año, hace unos días la Cámara de Diputados aprobó finalmente esta medida que permite que la Secretaría de Salud regule el uso de estos medicamentos. Uno de los puntos más progesistas al respecto es el que dicta lo siguiente:

La siembra, cultivo o cosecha de plantas de marihuana no serán punibles cuando estas actividades se lleven a cabo con fines médicos y científicos en los términos y condiciones de la autorización que para tal efecto emita el Ejecutivo federal.

En esta lucha, también destaca el movimiento del colectivo Smart, quienes interpusieron ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) un recurso con el cual obtuvieron el fallo que los autorizó a cultivar, poseer y consumir la planta, también con fines recreativos.

La reciente aprobación se trata de un enorme paso en la comprensión cultural del uso de estupefacientes; desde una perspectiva integral, las expectativas en esta decisión apuntan hacia un cambio de paradigma tan urgente como esperanzador.

Te podría interesar:
¿Por qué la raíz etimológica de 'alcohol' emula la pérdida del alma y a espíritus nocivos?

Al alcohol lo hemos adoptado como parte de la cultura diaria. En muchos países es usado como un aperitivo, digestivo, y en la mayoría está asociado prácticamente a cualquier evento social. Se habla desde los gobiernos sobre la lucha contra las drogas, pero al alcohol no se le clasifica como una de ellas.

Algunos estudios han probado que el alcohol es mucho más dañino que otras sustancias prohibidas, y su abuso está vinculado a la gran enfermedad psicoemocional del siglo, la depresión. Por ser tan aceptado, en ocasiones se desdibuja del mapa de los problemas de salud pública, y por ello, al normalizarlo como lo hacemos, lo consideramos ingenuamente inofensivo. Se encuentra, además, entre las cinco sustancias más adictivas del mundo.

Las raíces etimológicas de esta bebida, sin embargo, parecen desenmascarar los atributos que le fueron descubiertos en los inicios de su uso. En un interesante artículo, la especialista en medicina holística Zahrah Sita desglosa las raíces etimológicas de la palabra alcohol, la cual viene del árabe, y curiosamente descubre que en reiteradas ocasiones se alude, o bien a la salida del alma propia, o a la proclividad de ser asediado por otros espíritus nocivos. También la doctora Rachel Hajar, periodista médica, ha revelado información al respecto:

La palabra alcohol viene de al-kuhl, que significa “devorador del espíritu”, y sitúa sus orígenes en la palabra en inglés ghoul, que significa un demonio maligno y necrófago. Al kol también en la mitología árabe está asociado a un espíritu o criatura sobrenatural que puede adoptar numerosas formas.

La palabra árabe para etanol, al-ġawl, significa espíritu o demonio.

También, su etimología está ligada a Algol, la estrella cuyo significado es "La cabeza del demonio".

Así, la raíz etimológica de una de las drogas más aceptadas socialmente hoy no emula los efectos placenteros, o la deshinibición social. Ni siquiera su composición química. La etimología del alcohol está asociada a la pérdida de la esencia en el ser, cualidad que, por cierto, hizo que esta sustancia fuera empleada en alquimia con el fin de extraer la esencia de una entidad.