*

X
El artista Mitch Boyer realizó estos montajes fotográficos para evidenciar el contraste un poco irónico entre la valentía de ciertos perros y lo reducido de su tamaño

Quienes se hayan cruzado en la vía pública con varios y distintos perros de casa reconocerán una constante: casi sin variación, las razas más aguerridas suelen ser las de menor tamaño. Una situación paradójica, sin duda, pues las dimensiones más bien reducidas del animal –digamos, un chihuahua, un schnauzer miniatura, quizá incluso un pomeranian, sus dimensiones, decíamos, contrastan vivamente y aun risiblemente con la valentía sin límites que demuestran, el coraje, cabría decir quizá que su agresividad, según se demostró en un estudio reciente.

Con humor, el artista Mitch Boyer realizó una serie de montajes fotográficos que retratan la ironía de ser protegido con tanto empeño por un perro de raza tan pequeña. En específico, Boyer posee una dachshund de nombre Vivian que, como sus compañeros en medidas, destaca también por no arredrarse ante nada, sin importar que viva en la gran ciudad de Nueva York o, quizá sería mejor decir, sobre todo por vivir ahí, en donde tantos peligros acechan y ponen en riesgo a su desvalido dueño.

Las imágenes son ingeniosas y sumamente emotivas pues dejan ver que, en cierto modo, los perros saben corresponder con creces al cuidado que se les da, sin importar su tamaño ni su condición.

Te podría interesar:

Histórico descubrimiento: hallan 40 embarcaciones que naufragaron hace cientos de años en el mar Negro

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 02/10/2017

Uno de los descubrimientos arqueológicos más impactantes en lo que va del siglo: 40 embarcaciones en buenas condiciones, muchas de las cuales tiene más de 500 años

Un equipo de investigadores de universidades estadounidenses e inglesas hizo recientemente uno de los descubrimientos arqueológicos del siglo al encontrar unas 40 embarcaciones en buen estado en el mar Negro, en las costas de Bulgaria. Las embarcaciones son en su mayoría del siglo XIII o XIV (pero al menos una podría tener más de mil años), por lo cual constituyen un extraordinario antecedente para entender la evolución de la navegación y de la construcción de navíos que fueron precursores de aquellos del siglo XV y XVI que exploraron el Nuevo Mundo. De hecho, las embarcaciones medievales podrían tener un vínculo con el imperio veneciano.



“Desde el punto de vista arqueológico, nunca se había visto nada parecido”, dijo Rodrigo Pacheco Ruiz del Centro de Arqueología Marina de la Universidad de Southampton, en Gran Bretaña. “No podía creer lo que estábamos viendo".

El rango que abarcan los navíos hace que en ellos tengamos visos que van desde el imperio bizantino al otomano, del siglo IX al XIX. En general las embarcaciones están en tan buen estado que se han encontrado rollos de cuerda intactos, timones y acabados que fueron tallados minuciosamente. El oceanógrafo Brendan Foley señaló que es posible que se puedan hallar libros, pergaminos, y documentos escritos, por lo cual podríamos tener un tesoro bibliográfico además de todas las otras cosas de valor que se pueden encontrar en los barcos naufragados.

Los arqueólogos se vieron atraídos a la zona debido a la particularidad de que los ríos Don, Danubio y Dniéper llevan tanta agua dulce al mar que se forma una capa permanente sobre el agua salada del Mediterráneo; esto hace que el oxígeno de la atmósfera, que se mezcla inmediatamente con el agua dulce, nunca penetre las profundidades más oscuras, lo cual es una rareza entre las grandes masas de agua.

 

Lee más sobre esto en el New York Times