*

X

Estas preciosas imágenes congelan los patrones de vuelo de distintas aves

Arte

Por: pijamasurf - 12/24/2016

Estas cronofotografías evidencian las hipnóticas rutas de vuelo de aves que fueron documentadas en Cataluña

Si, como han afirmado distintas tradiciones y grandes sabios a lo largo de la historia, la naturaleza es un texto, entonces sin duda algunas de las líneas más sugerentes de este sacro código serían las provistas por los patrones que imprime en el cielo el vuelo de las aves. 

Recurriendo a la vieja técnica conocida como cronofotografía –creada por Étienne-Jules Marey y Eadweard Muybridge y popularizada en la época victoriana– el fotógrafo catalán Xavi Bou se dedicó a documentar las rutas de vuelo de diversas aves. En su serie Ornitografías podemos apreciar el claro rastro que parvadas de flamingos, estorninos y otras especies van dibujando mientras atraviesan los cielos. 

Coreografías perfectas, como trazadas con tinta mediante una repetición rítmica de movimientos y requiebres, representan una inversiva reflexión sobre el paso del tiempo. De hecho, Bou advierte que esta serie tiene el propósito de poner en consideración "nuestra percepción del tiempo a través del vuelo de las aves" y agrega:

me gustaría saber cuál sería la forma de su vuelo si nuestra percepción del tiempo fuera distinta. Además, y ya en un plano más científico o estudioso, al evidenciar los patrones de vuelo de las aves se puede reconocer perfectamente a qué tipo de ave corresponde y así inventariar los respectivos patrones de cada especie. 

Cuando la ciencia, la estética y la naturaleza confluyen, ocurren cosas hermosas. Ornitografías así lo sugiere. 

Ornitgrafia _01

 
Ornitgrafia _13
 
Ornitgrafia _09
 
Ornitgrafia _04
 
Te podría interesar:

Estas fotografías de la dinastía Qing nos muestran un mundo perdido en los anales de la historia

Arte

Por: pijamasurf - 12/24/2016

Este testimonio visual de la última dinastía china nos invita a reflexionar sobre el poder del arte

La dinastía Qing, también conocida como dinastía manchú, fue la última dinastía imperial china y tuvo su capital en Pekín, ahora Beijing, hasta la abdicación de su último emperador en el año 1912. Un catálogo de imágenes de increíble valor histórico sobre esa época sobrevive hasta nuestros días gracias a Thomas Child, un ingeniero inglés que fue contratado por el Servicio Imperial de Aduana Marítima para trabajar en Pekín cuando tenía 29 años. Child no realizó el viaje solo, ya que llevó su cámara consigo, de tal manera que durante las siguientes 2 décadas tomó aproximadamente 200 fotografías que ahora nos muestran un mundo perdido en los anales de la historia. 

 

Algunas de estas imágenes muestran una boda y los preparativos, otras son de ejemplos de arquitectura, incluyendo imponentes pagodas y la legendaria Muralla China. También, en ellas podemos observar el rostro de algún monje budista y su discípulo frente a un altar a Manjushri, así como una panorámica del más importante canal de Pekín lleno de botes y una misteriosa visión de la Ciudad Prohibida. La reflexiva belleza de estas raras imágenes inevitablemente nos invita a pensar en las palabras de Ansel Adams: 

 

La fotografía es algo más que un medio para comunicar ideas. Es un arte creativo.