*

X

Exploradores rusos encontraron en el Ártico una base secreta y reliquias de los nazis

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/03/2016

Una expedición rusa en el Ártico parece confirmar lo que por mucho tiempo fue rumor: el establecimiento de una base de operaciones del régimen nazi en el extremo del planeta

No sin cierta inclinación al ocultismo y la conspiración paranoica, de Adolf Hitler se dice que tenía intenciones secretas y manifiestas de conquistar el mundo. Tal cual. Ninguna persona en toda la historia de la humanidad lo ha logrado, si bien unos pocos –Alejandro Magno, Gengis Kan– estuvieron muy cerca. Hitler, se dice, quería pertenecer a ese selecto grupo e incluso superarlo, para así implantar el primer régimen en durar más de mil años.

Estas ideas podrían ser descartadas de no ser porque las estrategias del nazismo tienen algunos cabos sueltos que es difícil explicar coherentemente. Uno de estos, sobre el que se había especulado mucho, era la supuesta instalación de una base secreta de operaciones en el Ártico, una zona inhóspita y sin embargo notablemente simbólica. Ahí se encuentra uno de los polos magnéticos de la Tierra, lo cual, aunque es un hecho físico, también ha sido interpretado desde ciertas creencias del pensamiento mágico; otros asocian la zona con encuentros alienígenas y por su inaccesibilidad y su lejanía se le considera una excelente locación para realizar labores secretas.

Todo esto, como decíamos, se mantendría en la especulación de no ser porque hace unos días científicos rusos aseguraron haber encontrado una base secreta nazi en una isla del archipiélago ártico conocida como Tierra de Alexandra, la cual se encuentra dentro de los límites territoriales de la Federación de Rusia.

Hasta ahora, la existencia de esta base se suponía pero sólo por rumores. Su construcción se realizó por órdenes directas de Hitler y fue bautizada como "Schatzgräber", que en alemán significa “buscador de tesoros”. Asimismo, se decía que se trataba de una estación para medir el clima de la zona, en operaciones de 1943 a 1944 y evacuada en condiciones extremas, luego de que el personal resultó envenenado por comer carne de oso polar infestada de nematodos, a lo cual se vieron obligados luego de quedarse sin provisiones. Cabe mencionar que esto último nunca fue verificado, y más bien se contaba como una historia sin fundamento real.

Más de 70 años después de estos incidentes, la susodicha expedición de Evgeny Ermolov y otros investigadores del Parque nacional Ártico Ruso encontraron la base y, dentro de ésta, una buena cantidad de objetos nazis, tales como cruces gamadas, documentos y otros relacionados con la supervivencia cotidiana en el lugar.

Una de las preguntas inevitables ante este descubrimiento es qué buscaba Hitler con una base en el Ártico. Se cuenta que en el Ahnenerbe, la institución del régimen encargada de las “investigaciones” que demostraban la superioridad de la raza aria y su derecho a dominar la humanidad, creían que quizá en el Ártico estaban sepultadas reliquias con poderes sobrenaturales, dejadas ahí por los primeros y míticos pueblos nórdicos.

Si esto es cierto, ¿aún habrá forma de saberlo?

Te podría interesar:

La burbuja del dinero: Estudio muestra que los ricos no ponen atención a los demás

Sociedad

Por: Pijamasurf - 11/03/2016

Estudio sugiere que las personas con mucho dinero están obsesionadas consigo mismas

El dinero en ocasiones puede funcionar como una especie de hipnótico o sedante que impide percibir la realidad que nos rodea. Tal vez porque al depositar en el dinero el valor más importante (no sólo monetario) lo demás pasa a segundo término.

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Nueva York encontró que las personas pudientes le ponen menos atención a las personas que pasan en la calle y lo que llaman "relevancia motivacional" de otras personas, o en otras palabras, qué tan relevantes son los otros para una persona. Según algunos psicólogos le ponemos atención a algo en la medida que le asignamos un valor, ya sea que represente un riesgo o una recompensa. 

En el estudio en cuestión 61 participantes caminaron por las calles de Nueva York utilizando unos google glasses; luego los investigadores analizaron sus movimientos oculares y notaron que aquellos que habían llenado su perfil demográfico como clase alta (aquellos adinerados) no posaban su mirada en las otras personas tanto como las personas de clase más baja.  

Se realizó otro estudio en el que se les pidió que miraran fotografías de Google Street View en una pantalla y de nuevos los ricos miraron menos a las personas. 

En otro estudio, los mismos investigadores reclutaron a 400 estudiantes (de los cuales también averiguaron su extracto socioeconómico). Los voluntarios tuvieron que ver imágenes que se mostraban por unos segundos y luego se volvían a mostrar pero con pequeños cambios. Las personas con menos ingresos respondieron con mayor rapidez y eficacia a los cambios en los rostros de las imágenes, de nuevo mostrando la relevancia motivacional de las otras personas. 

A lo largo de diferentes estudios de campo e investigaciones, se muestra que las otras personas logran captar más la atención de las personas de clase baja que la de los individuos de clase alta", dijo Pia Dietze, una de las investigadoras. 

Estos estudios se suman a algunos anteriores, como el de 2012 de la Universidad de California-Berkeley que notó que las personas adineradas reaccionaban con menos empatía cuando veían un video de niños con cáncer. En el caso de las personas con menos dinero, los investigadores notaron la tendencia en su ritmo cardiaco a volverse más lento, lo que sugiere un estado compasivo. 

Es sólo una conjetura, pero tal vez esta información explique en cierta manera la gran desigualdad económica que existe en nuestro planeta. Si es que puede extrapolarse que las personas con mucho dinero ponen menos atención a lo que le sucede a los demás y han asimilado esto a nivel inconsciente, no sería sorpresivo que no buscaran compartir su riqueza aún cuando realmente no necesiten tanto dinero. En cierta manera el dinero podría generar una obsesión con uno mismo.