*

X

Una orgía de letras: cuerpos desnudos como tipografía (FOTOS)

Arte

Por: Pijamasurf - 10/14/2016

Con estas letras a uno le dan ganas de escribir obras maestras donde la forma sea el contenido

El cuerpo es en cierta forma un alfabeto y el universo mismo está hecho de signos. Esta tipografía es una forma de celebrar tanto esta visión de que el lenguaje crea realidades como también que el cuerpo está atravesado de lenguaje. Pero más que todo este discurso cabalístico-semiótico, qué diversión haber estado ahí para crear letras y quizás sílabas con los cuerpos desnudos, una orgía lingüística.

Las imágenes aquí presentadas (vía Dangerous Minds) fueron creadas por un grupo de artistas holandeses en 1971: Ed van der Elsken, Anna Beeke, Pieter Brattinga, Anthony Beeke, y Geert Kooiman para capturar lo que creían era una nueva libertad sexual que estaba en su apogeo. Así construyeron todo un alfabeto hecho con cuerpos de mujeres desnudas como una obra de arte avant garde. Según los autores, el alfabeto era una protesta contra los "deshumanizadores, indescifrables y mecanicistas alfabetos". Al parecer, los artistas holandeses tenían una cierta dosis de humor además de tener acceso a un buen grupo de modelos o voluntarias que hacen que las letras sean elegantes y que den ganas de escribir con ellas.

Anecdóticamente, el font de las letras es "Baskerville Old Face".

 

 

 

 

Te podría interesar:

El bebé que apareció en la portada del disco "Nevermind" de Nirvana recrea la misma foto 25 años después

Arte

Por: piJamasurf - 10/14/2016

Experimenta un deja vu, 25 años después, en torno a una de las imágenes más representativas de la música en las últimas décadas

El nombre Spencer Elden es completamente desconocido para cualquiera de nosotros. En cambio, si aludimos al bebé que protagonizó la portada de uno de los discos más representativos de las últimas tres décadas, Nevermind, entonces todos exclamaremos de manera afirmativa. Esta emblemática imagen pasaría a la historia, alojada en la memoria de al menos un par de generaciones que encontraron en dicho álbum un incomparable vehículo para canalizar su sentimiento de rebeldía adolescente. De hecho la revista Rolling Stone, tras una masiva encuesta, determinó que esta portada es la "tercera más icónica de todos los tiempos".

Ahora, justo 25 años después del estreno de Nevermind (ocurrido el 24 de septiembre de 1991), el exbebé, ahora un joven problema de 25 años, accedió a replicar la imagen a cambio de $200 dólares (una suma similar a la que en su momento recibieron sus padres por prestar a su hijo para la sesión fotográfica). El encargado de convencerlo fue el fotógrafo John Chappel y para muchos este un tanto cómico ejercicio resulta un detonador de nostalgia pura (aunque se extraña el billete de dólar).

¡Larga vida a Nevermind!