*

X

El bloqueo del escritor no existe, es una invención cultural reciente

Salud

Por: Pijamasurf - 10/12/2016

La famosa condición de sequedad creativa "bloqueo del escritor" es una patología fantasma sostiene Seth Godin

El escritor Seth Godin, quien ha escrito más de 20 libros, sostiene que la condición casi endémica conocida como "bloqueo del escritor" (writer´s block) fue inventada en los 40, antes de eso ni siquiera existía un término de uso común. Y, como sabemos si las cosas no tienen nombre, no podemos decir que existen.  Godin muestra la siguiente gráfica de Google Ngram Viewer, en la que podemos visualizar la aparición del término "writer's block" en libros que han sido digitalizados por Google Books. 

 

 

En resumidas cuentas, Godin considera que el bloqueo del escritor es un síntoma de demasiada importancia personal, una especie de parálisis por análisis, algo que le suele pasar al protagonista de una película Woody Allen. Una ficción, y es que no está basado en algo real. Por ejemplo a nadie le da "bloqueo del hablador". No amaneces un día y no puedes hablar. Sólo dices que no puedes escribir porque tienes un prejuicio de lo que debes de escribir o de cómo tu escritura tiene que tener cierta calidad o demostrar que eres inteligente, etcétera. Siempre puedes escribir algo. 

Una de las soluciones que recomienda Godin, es simplemente escribir como hablas, no intentar glorificar y romantizar la escritura, sino naturalizarla.  Y de la misma manera que uno se obliga a hablar para pedir algo o para saludar a alguien te puedes obligar a escribir cierta cantidad de palabras todos los días. Por ejemplo, Oliver Burkeman, quien escribe en The Guardian, explica aquí los beneficios de sentarse y despotricar 750 palabras diarias todas la mañanas.

Godin da algunos ejemplos: "Abbey Ryan ha pintado una pintura cada día por 8 años. Isaac Asimov ha escrito 400 libros, mecanografiando todos los días. Este es mi post 6000 en este blog. El bloqueo del escritor es un mito, una enfermedad cultural". 

Así que ahí tienes, despreocúpate y deja de pensar que la creatividad es algo especial que ocurre en ciertos momentos tocados por el duende. Elige la continuidad, sin preferir ahora o después, este o aquel estado mental. Serás mucho más libre como escritor y como persona (no serás víctima de los caprichos de tu ego).

Foto: Drew Coffman

 

 

Te podría interesar:

La paradoja de que el ser humano pierda su salud por ganar dinero y pierda su dinero recuperando su salud

Salud

Por: Pijamasurf - 10/12/2016

Sorprende que "el ser humano sacrifica su salud para poder ganar dinero. Y luego sacrifica su dinero para poder recuperar su salud"

Una de las cita más circuladas en Internet atribuidas al Dalái Lama es la siguiente, en la que supuestamente respondía qué es lo que más le sorprendía del hombre occidental:

Lo que me sorprende más es el mismo ser humano. Porque sacrifica su salud para poder ganar dinero. Y luego sacrifica su dinero para poder recuperar su salud. Y luego está tan ansioso sobre su futuro que no disfruta del presente; el resultado es que no vive en el presente ni en el futuro; vive como si nunca fuera a morir y muere como si nunca hubiera vivido. 

Esta es la cita y ha sido "memetizada" abundantemente en la Red. Todo indica que no es auténtica, en ningún lado hay una fuente, sólo se habla de una entrevista. Al parecer, existe una serie de individuos en la Red que crea citas apócrifas o atribuyen palabras de autores menos conocidos a otros que tienen más autoridad, mostrando el espejismo de la identidad o de cómo las mismas palabras tienen otro significado si las dice esta o aquella persona. En este caso parece que el autor es un tal Jim Brown (aquí puede leerse el texto del cual se extrajo la cita en inglés). 

Dicho lo anterior, la cita no pierde su verdad y merece reflexionar sobre ella. Lo más relevante tiene que ver con la supremacía de la economía por sobre todas las cosas en nuestra existencia. Por supuesto, todos necesitamos satisfacer las necesidades básicas y para ello hay que trabajar y participar en la economía global con sus conocidas reglas capitalistas. Sin embargo, la mayoría de las personas no trabaja solamente para satisfacer sus necesidades, sino que dirige su vida a la meta de ser rico, de apilar ganancias y comprar muchas cosas para crear, con las cosas que compra, una identidad que aparentemente le producirá la felicidad o le permitirá encontrar cosas no materiales (lo material es visto como algo que podemos canjear por la admiración, el amor, el éxito, etcétera). En esta carrera del éxito económico muchas personas pierden su salud, pues trabajan muchas horas, duermen poco, pierden contacto con sus amigos y ordenan su vida en función al trabajo (un trabajo que muchas veces ni siquiera les gusta y no les permite expresar su creatividad) y no en función a una calidad de vida que sea el soporte de la salud. Esto es una forma relativamente encubierta de esclavitud. 

Y luego, ya que vivimos en una sociedad completamente capitalista, muchos tienen que gastar todos sus ahorros para pagar los caros servicios médicos que necesitan cubrir para intentar sanarse de los achaques del trabajo y del consumo de fármacos que es tan común en nuestra sociedad como forma de mantener un cierto performance. Así, vuelven absurda la inversión de energía y tiempo que hicieron para conseguir ese dinero. Pero incluso si no tienen que hacer grandes gastos médicos, de todas maneras es un tanto absurdo dedicar la vida a ganar dinero cuando al morir no se podrán llevar ninguna posesión material. Siguiendo con el juego de citar al Dalái Lama, un maestro budista como él nos diría que lo único que permanece más allá de la muerte es nuestra conciencia, por lo cual antes que pensar en cómo ganar más dinero, deberíamos de cultivar nuestra mente, lo cual produce salud y sabiduría.