*

X
El ciberataque que inutilizó a Twitter y otros sitios marca una nueva era en cibercrimen

El ciberataque de este viernes 21 de octubre fue uno de los más masivos de la historia y abre la puerta a una nueva era de ciberguerra. Antiguamente los "hackers" se servían de computadoras personales para inyectar código malicioso (malware), pero ahora han utilizado el llamado "Internet de las cosas", aparatos electrodomésticos y demás, que no suelen tener antivirus. Ya que cada vez tendremos más de estos aparatos inteligentes que se conectan a la Web, esto seguramente creará una franja de oportunidad para cibercriminales. 

Hervé Lambert en El País explica cómo se ha perpetrado este ataque utilizando un ejército de zombis (todos estos aparatos que yacen como en un estado coma y que pueden ser "animados"):

Para efectuar este DDoS de esta magnitud, los ciberdelincuentes primero han tenido que infectar miles o decenas de miles de equipos informáticos e instalar un malware que, literalmente, se ha quedado dormido esperando instrucciones para empezar a funcionar. Esta tarea es complicada y lenta, ya que hay que infectar los equipos poco a poco con unos virus bien diseñados para que se queden latentes sin ser identificados.

En segundo lugar, y ésta es la parte más complicada de todas, los ciberdelincuentes han tenido que sacar de ese letargo a todos esos virus instalados en miles de dispositivos conectados a Internet para que, de forma simultánea, intentasen acceder al mismo servidor. Tengamos en cuenta que no se ha tratado de ordenadores o móviles, sino de equipos que tradicionalmente están más desprovistos de sistemas antivirus como cámaras de vigilancia de bebés, routers caseros, cafeteras que hacen pedidos de forma automática cuando se quedan sin café y un larguísimo etcétera de dispositivos conectados al Internet de las cosas.

En el futuro además, se cree que se integrarán aparatos tecnológicos al cuerpo humano, lo que genera también la posibilidad del biohacking, y aquí ya las cosas se ponen divertidas en términos de lo que hoy todavía es ciencia ficción.

Te podría interesar:

Estudio explica que Twitter es una caja de resonancia política. ¿Será un medio realmente democrático?

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 10/22/2016

La red social funciona como una caja de resonancias, donde los usuarios sólo escuchan (con distintos matices) el eco de sus propias opiniones.

Las redes sociales son un medio muy interesante para analizar las opiniones y adherencias políticas de sus usuarios, quienes se informan y comparten puntos de vista con personas alrededor del mundo en torno a temas de interés mundial. ¿Pero se trata de medios realmente democráticos, definiendo estos como medios donde todas las voces sean escuchadas y la discusión fluya hacia un mejor entendimiento común de la organización social?

Un nuevo estudio publicado en Politics Analysis parece contradecir la función democrática de las redes sociales, específicamente de Twitter. El autor, Pablo Barberá, de la Universidad del Sur de California, explica que el 85% de los retweets con orientación política provienen de usuarios con posiciones ubicadas en el mismo espectro político. Es decir, que Twitter parece funcionar en su gran mayoría como una caja de resonancia de las opiniones similares, donde en contraste, las opiniones radicalmente distintas a las nuestras nunca pasarán por nuestro TL.

En el estudio, Barberá escribe: "Los individuos son expuestos cada vez mas únicamente a la información que refuerza sus puntos de vista previos, evitando así la confrontación de opiniones. Esto genera un ambiente de caja de resonancia, por llamarlo de alguna forma, que fomenta el extremismo y la polarización política." Según el especialista, las conversaciones en Twitter están dominadas por usuarios claramente identificados con polos extremos de la política, de derechas o izquierdas.

¿Pero no es parte de la responsabilidad de cada ciudadano informarse y contrastar sus propias opiniones con las de aquellos con quienes no están de acuerdo? Por desgracia, este estudio es consistente con una gráfica del ingeniero Gilad Lotan (el genio de la data detrás de compañías como SocialFlow y bitly) que representa las tendencias en el flujo de información en Twitter después del bombardeo de una escuela de Naciones Unidas en Bait Hanoun en 2014. Las redes sociales, o al menos Twitter, parecen radicalizar las tendencias discursivas de los espectros políticos, de modo que los de extrema izquierda nunca se enterarán de qué opinan los de extrema derecha, lo cual está en contra de la noción democrática de que todos tienen derecho a dar su opinión a condición de que todos los demás les presten atención.