*

X

Cómo nuestras creencias y conceptos construyen lo que percibimos como "la realidad"

AlterCultura

Por: pijamasurf - 07/23/2016

No existe mundo real más allá de nuestras creencias y conceptos

En su libro The Quantum and the Lotus el monje budista Matthieu Ricard, quien fuera biólogo genético antes de ordenarse, estudia la intersección entre la ciencia y el budismo y específicamente el problema del observador, el cual aparece tanto en la física cuántica como en la psicología budista. Ricard cita a David Bohm, el físico que trabajó con Einstein y más tarde escribió algunos libros junto con Krishnamurti:

La realidad es lo que tomamos como verdad. Lo que tomamos como verdad es lo que creemos. Lo que creemos está basado en nuestras percepciones. Lo que percibimos depende de lo que estamos buscando. Lo que estamos buscando depende de lo que pensamos. Lo que pensamos depende de lo que percibimos. Lo que percibimos determina lo que creemos. Lo que creemos determina lo que tomamos como verdad. Lo que tomamos como verdad es nuestra realidad. 

Bohm aquí nos introduce a lo que podemos llamar un loop cognitivo, un circuito de reforzamiento en el que la percepción y nuestras creencias están unidas indisociablemente. La realidad que experimentamos no existe separada de nuestras creencias, las cuales lo mismo informan lo que percibimos que son informadas por nuestra percepción. Ricard desmenuza esto:

No importa lo complejos que sean nuestros instrumentos, no importa cuán sofisticadas y sutiles sean nuestras teorías y cálculos, sigue siendo nuestra conciencia la que al final interpreta nuestras observaciones. Y lo hace conforme al conocimiento y a los conceptos que tiene del evento bajo consideración. Es imposible separar la forma en la que la conciencia funciona de las conclusiones que hace de una observación. Los varios aspectos que distinguimos en un fenómeno son determinados no sólo por cómo observamos sino también por los conceptos que proyectamos al fenómeno en cuestión.

Aquí Ricard hace un punto interesante, y es que no importa cuán rigurosos queramos ser en nuestra ciencia buscando objetividad de todas maneras todas nuestras interacciones con la información que obtenemos de un experimento son mediadas y de hecho ocurren en nuestra conciencia, que es por definición subjetiva. Así el mundo material supuestamente objetivo, al cual la ciencia investiga, es fundamentalmente nuestra conciencia, sólo que vista como algo externo. Y aquello que vemos, supuestamente separado y objetivo, está determinado por nuestros conceptos y creencias.

Te podría interesar:

Este joven se sienta y sonríe inmóvil a la cámara durante horas (y lo transmite en vivo)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 07/23/2016

En un ejercicio que raya entre la psicosis y el zen, este joven transmite sesiones de 4 horas durante las cuales se mantiene inmóvil, sonriendo frente a la cámara

Internet se ha convertido en un altavoz para amplificar las más extrañas ideas, conductas y hábitos de millones de personas alrededor del mundo. Lo que antes habrían sido discretos fetiches, aberraciones locales o extravagancias silenciosas, hoy tienen la posibilidad de compartirse con una buena parte del planeta. Un gran ejemplo de esto es el caso de Benjamin Bennett, quien videograba sesiones en las que se sienta inmóvil frente a la cámara y durante 4 horas sólo sonríe. Luego, al día siguiente repite una sesión exactamente igual (y hasta ahora ha grabado ya 220 réplicas). 

Sobra decir que estas sesiones (que por cierto transmite en vivo aunque, para quienes se perdieron la más reciente, también pueden disfrutarse en su canal de YouTube) tienen algo de estremecedor. Pero a la vez, bueno, saber que en esta era del hiperestímulo hay alguien que dedica buena parte de su vida a simplemente sonreír frente a una cámara para que, potencialmente, miles de desconocidos lo observen, suponemos que tiene algo de loable. Por cierto, sus videos promedian entre 13 mil y 40 mil vistas.   

Aquí te compartimos el más reciente episodio de este ejercicio voluntario que raya entre la psicosis y el zen: