*

X
Quizá no sea casual que en una época como la nuestra, tan llena de producción y consumo, procrastinar sea una de nuestras actividades aparentemente predilectas

En los últimos 10 o 15 años, la palabra “procrastinar” ganó en uso y popularidad, especialmente en los medios anglosajones y, por contagio, después en otros idiomas como el nuestro. Sólo como un apunte más o menos especializado cabe decir que no se trata, sin embargo, de un anglicismo, pues como documentó Gabriel Zaid con notable erudición, “procrastinar” es una palabra que proviene directamente del latín y que la Real Academia Española incluyó en su diccionario desde 1989.

La recuperación de dicho vocablo no es en modo alguno casual y más bien obedece a motivos quizá no totalmente claros o definidos pero sí presentes. Como a veces sucede con nuestra habla personal, hay palabras específicas en las que se cifra parte de lo que somos, la perspectiva de vida que tenemos, la realidad que experimentamos. Hay quien usa muchas negaciones, por ejemplo, quien llena su boca de adjetivos o quien casi siempre comienza una respuesta con una adversativa (“Sí pero…”), y desde un punto de vista subjetivo, cada una de esas situaciones es reflejo de la persona en sí, en sus muchos aspectos.

Algo muy parecido sucede con las sociedades. Las palabras o expresiones que más se usan, las que más se repiten, sobre las cuales se insiste, conllevan algo, dicen algo de esa sociedad y de ese momento histórico más allá de lo que parecen decir explícitamente.

Una de las primeras características que, en este sentido, cabría atender respecto del gusto contemporáneo por la palabra “procrastinar” es su relación estrecha con el auge de Internet y las prácticas digitales. El contagio señalado anteriormente del inglés al español y otras lenguas se explica por esto mismo. A pesar de su rareza y hasta de su condición de semicultismo, la palabra es popular en inglés, español o francés en buena medida porque ha sido popular en Internet desde hace ya varios años.

El motivo es más o menos evidente: Internet es una gran fuente de procrastinación. Hasta cierto punto, ciertos aspectos de la Red han provocado ese efecto que la palabra expresa tan bien. Un video sumamente creativo respecto de la procrastinación la define como el acto de postergar lo inevitable (dicho de otro modo, una forma de lidiar con la angustia por la muerte), pero la verdad es que, al menos para empezar, podemos situarla en un nivel mucho más mundano. En la vida diaria, procrastinar casi siempre es una respuesta que tenemos frente a la obligación.

En vez de hacer el trabajo que tenemos que hacer, revisamos nuestro Facebook (como si algo hubiera cambiado en esa media hora que transcurrió desde la última vez que lo hicimos), o miramos videos en YouTube, likeamos GIFs en Tumblr, hacemos una playlist en Spotify o leemos la nota que todo el mundo está compartiendo esa mañana. Quizá las posibilidades de procrastinación que ofrece Internet no sean infinitas, pero sin duda sí son inagotables, tanto que a veces podemos terminar hastiados de tanta procrastinación, ahítos mucho más allá de la saciedad y aún así con la impresión de que podríamos seguir consumiendo.

¿Por qué razón si Internet es también, en otro sentido, un recurso de enorme potencial, con ambiciones que en algo recuerdan los proyectos humanísiticos del Renacimiento, parece ser que lo que más destaca son sus posibilidades de procrastinación?

El problema, claro, no es de Internet en sí, sino del uso que le damos, el cual, como casi todo de lo que sucede en nuestras sociedades, tampoco se puede entender aislado, sino sólo en relación del contexto en el que se desarrolla y donde surgen sus posibilidades mismas de existencia.

La pregunta de por qué procrastinamos quizá podría formularse de otra manera, más sencilla: ¿por qué nos distraemos? Hasta cierto punto es comprensible que la obligación provoque en nosotros el efecto de la resistencia. En un sentido romántico, procrastinar podría verse casi como un acto contestatario ante la imposición de una forma de vida basada en la producción imparable.

La realidad, sin embargo, podría ser menos optimista, porque a fin de cuentas distraernos es una forma de eludir lo que de cualquier forma está ahí y seguirá estando para cuando nos cansemos de recorrer por enésima ocasión nuestro feed de Facebook. ¿Qué? Nuestra vida, de la que quizá apartamos la mirada porque no termina de agradarnos, de ser como quisiéramos, de tener lo que nos gustaría.

¿Pero entonces? ¿No sería mejor reconocer que nuestro trabajo nos aburre o nos desespera? ¿No sería mejor darnos cuenta de que queremos hacer algo pero hay algo que nos lo impide? ¿No sería mejor, para decirlo brevemente, vivir de verdad o al menos preguntarnos por qué no lo hacemos?

Antes decíamos que la procrastinación podría considerarse una manera de lidiar con el miedo a la muerte, lo cual puede ser cierto, al menos como una forma de elusión. Sin embargo, siguiendo la lectura que Byung-Chul Han hace de la conocida dialéctica del amo y el esclavo de Hegel, quizá cabría decir también que procrastinar es un acto emanado plenamente de “la mera vida”, la vida del esclavo, el miedo a la libertad que también podemos encontrar en autores tan distintos como Étienne de La Boétie y Jean-Paul Sartre. Procrastinar sería entonces no hacer lo que tenemos que hacer pero tampoco hacer algo que nos acercaría a eso que sí queremos hacer. En su ensayo, Han recuerda a los no-muertos de El holandés errante, la ópera de Wagner, que son como espectros que no viven pero tampoco han muerto, sino que se encuentran en ese limbo intermedio que, por otro lado, tanto se parece a los períodos en que procrastinamos, ese tiempo muerto que no es trabajo ni ocio y del que nos parece tan difícil salir, como si esta fuera una decisión ajena a nuestra voluntad.

En el discurso, si nos preguntaran, todos diríamos que queremos ser libres, que queremos realizar nuestro deseo, ¿pero qué tanto hacemos para llevar esas palabras a los actos? ¿O qué tanto conocemos ese deseo como para encauzarlo en la realidad, más allá de los pensamientos y las supuestas intenciones?

¿Y qué sería de este mundo –tu mundo– si le perdiéramos el miedo a la vida auténtica?

 

Twitter del autor: @juanpablocahz

Te podría interesar:

"Chiflidos en la niebla": el lenguaje silbado de los indígenas de Oaxaca (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 06/12/2016

En la sierra mazateca una población indígena se comunica chiflando, en un musical y económico lenguaje que vuela por las montañas

Son varias las poblaciones en el mundo que utilizan un lenguaje chiflado o lenguaje de silbidos para comunicarse como una importante alternativa al lenguaje de palabras. Uno de los pueblos que usa el lenguaje por silbidos es el de los pobladores de Sochiapam, quienes hablan chinanteco y una variación chiflada del mismo. Este lenguaje consta de 31 distinciones de tono y acento y tiene la capacidad de simplificar mensajes complejos eliminando ambigüedad. Cotidianamente son los hombres los que practican este lenguaje, aunque las mujeres también lo entienden. Existen varios otros lugares en el mundo donde se habla el lenguaje silbado; el más famoso es la isla de La Gomera. 

El excelente documental Chiflidos en la niebla estudia este fascinante fenómeno en la sierra mazateca de Oaxaca, donde las personas utilizan los silbidos para atravesar la niebla, y con cierta elegancia, ya que los chiflidos permiten comunicarse a grandes distancias y a la vez evitar gritar en público, algo que nunca hacen --y seguramente todos nos beneficiaríamos de hacer lo mismo. Además, este modo de comunicarse es mejor para las cuerdas vocales. 

El documental  analiza con tecnología los sonidos que emiten los chinantecos y da numerosos ejemplos de la riqueza de significados que puede comunicarse chiflando, confiriendo en el tono información de distancia, estados de ánimo, deseos, tareas a realizar, advertencias. Cosas como preguntar si "tienes calabaza en tu milpa" o avisar que "tienes hongo en tu milpa" son usuales. 

El nombre del documental hace alusión a un posible origen o al menos uno de los usos importantes que tienen los chiflidos en estas zonas altas cuando no se puede ver y, a la distancia, el chiflido es una forma de ver con el sonido, una luz de aire compartida. Por otra parte, al final del chiflido hay una caída de tono que avisa que la comunicación ya acabó, lo cual es muy útil y diplomático, algo que no ocurre en nuestras conversaciones atropelladas. 

Según el documentalista Mark Sicoli, también profesor de lingüística, el chinanteco silbado podría desaparecer en los próximos 10 años, lo cual sería otra tragedia más para la cultura mexicana.