*

X

Más de 60% de los músicos padece enfermedades mentales: estudio

Salud

Por: pijamasurf - 05/21/2016

El estilo de vida de los músicos es suelo fértil para la germinación de desórdenes mentales

Al parecer los desordenes mentales son ingredientes cotidiano en la vida de los músicos profesionales. Un estilo de vida acelerado, el desgaste propio de giras o presentaciones nocturnas, además de una buena dosis de ego y, en muchos casos, sustancias varias, parecen elementos más que suficientes para fertilizar la gestación de desequilibrios mentales.

Hace 1 año la organización Help Musicians UK se propuso determinar qué porcentaje de los músicos profesionales --tomando en cuenta todos los géneros-- padecía algún tipo de desorden mental, incluidos depresión, paranoia e insomnio crónico, entre otros. El resultado del estudio fue sorprendente, ya que más de 60% reportó padecer o haber padecido alguna de estas condiciones, mientras que 71% de los participantes advirtió que estar de gira es uno de los factores más nocivos en este sentido. 

Al respecto Isabella Goldie, de la Mental Health Foundation, considera obvia la correspondencia entre el lifestyle de la mayoría de los músicos y la propensión a un desequilibrio mental:

La imagen típica de de un músico durante una gira parece exactamente lo opuesto a lo que todos entendemos como bienestar. Beber moderadamente, evitar el consumo de drogas, dormir las horas que el cuerpo necesita y apoyarse en amigos cercanos y familiares, estas son las cosas que ayudan a mantenerte equilibrado y sólido. En este sentido no es sorpresivo que muchos músicos tengan dificultades para mantenerse sanos. 

Otro factor que numerosos músicos acusaron como un facilitador de desequilibrio anímico o mental tiene que ver con lo contrastante que puede ser disfrutar de una buena actuación y el momento inmediatamente posterior, la celebración, con los días posteriores a ésta, en los que generalmente hay estrés, nerviosismo, presión por parte de las marcas o los medios, desgaste físico, muchas horas en trayectos aéreos o terrestres, etc. De hecho existe una condición llamada PPD o "depresión post performance", que refiere precisamente a esto. 

Así que la próxima vez que, influenciado por MTV, tiendas a creer que la vida de los músicos es algo envidiable o a lo cual aspirar, recuerda que también podría ser algo poco deseable. Por otro lado recordemos que la creatividad y la locura son parientes relativamente cercanos y que en este sentido a veces el arte exige, como tributo, un poco de demencia.   

 

(The Guardian)

Te podría interesar:

El dinero estimula el cerebro como las drogas y el sexo

Salud

Por: pijamasurf - 05/21/2016

El generar, portar, gastar y acumular activa las zonas de placer del cerebro, tanto como un orgasmo o los estímulos que produce la pornografía.

modelos-inhalando-vestido

El baro, la marmaja, la plata, el billete, la coima, la pasta no son sólo sinónimos de la palabra dinero. Surepetición tiene consecuencias mucho más profundas que repetir la palabra, sofá, por ejemplo. Simplemente el hecho de pensar en palabras relacionadas con el dinero, nos hace personas seguras de nosotros mismo y en la mayoría de los casos egoístas.

La Psicología del dinero nos dice que el dinero (como concepto) no se queda en la parte superficial del cerebro, donde están todas las herramientas, sino que pasa a la parte más profunda, donde sealojan las emociones.

Los últimos estudios realizados por MIT y la Universidad de Minnesota revelan al dinero como una fuerza psicológica importante con la capacidad de borrar complejos sociales. El generar,portar, gastar y acumular activa las zonas de placer del cerebro, tanto como un orgasmo o los estímulos que produce la pornografía. Así, con nuevos estudios neurocientíficos (campo donde todo parece estar pasando) nos demuestran que la relación del ser humano conel dinero es más cercano a la relación con los opioides que con una divisa de intercambio comercial.

Hay algo más: El hecho de traer dinero en el bolsillo es capaz de disminuir dolores físicos. Si bien es común casi para cualquier ser humano el placer de adquirir, ahora podemos entender fenómenos morales-sociales como la limosna a niveles cerebrales o a los llamados workaholics y compradores compulsivos, héroes caídos dela era postcrunch.

Escrito por Ernesto Miranda Trigueros.

Vía New Scientist