*

X

En Europa también es posible vivir fuera del sistema (fotógrafo recorre el continente documentando esas vidas)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/03/2016

El fotógrafo Antoine Bruy ha recolectado varios retratos e imágenes de la vida cotidiana de personas que han elegido vivir en las márgenes del sistema

En Pijama Surf hemos dedicado varias notas a examinar la vida de personas que dicen vivir “fuera del sistema”, outsiders voluntarios que nadan a contracorriente de las normas establecidas, en especial las económicas, que en esta época imponen sobre nosotros la obligación de producir y consumir incesantemente. ¿Es posible pausar esa maquinaria y tomar un respiro que nos devuelva nuestra dimensión de humanidad? Nosotros lo sabemos, pero hay quienes más allá de preguntárselo, decidieron poner a prueba la pregunta.

En esta ocasión compartimos una serie fotográfica de Antoine Bruy, quien más que trabajar consistentemente en torno a un tema (como hacen algunos fotógrafos), podría decirse que más bien ha recorrido Europa para saciar su curiosidad o su obsesión. Bruy ha viajado por varios países del continente recolectando retratos y momentos de personas que cuya vida, por dispar que sea, tiene algo en común: sucede en las márgenes de eso que llamaríamos normalidad o establishment. Y acaso, más que las márgenes, quizá podríamos decir que esas existencias se ubican en las antípodas del sistema, ahí donde parecería que se atisban los límites dorados de los reinos utópicos o edénicos.

De los Pirineos a Rumania y de 2010 a la fecha, la serie cuenta en fragmentos la historia de una posibilidad que quizá a algunos les parezca irreal o fantasiosa, pero que para otros está ahí, en su día a día, en sus decisiones cotidianas.

Te podría interesar:

Shazam para plantas: app permite identificar una planta sólo tomando una foto

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/03/2016

Una app verdaderamente útil para incrementar nuestro conocimiento del medio ambiente

Un equipo de investigadores franceses lanzó el año pasado una app que permite a una persona identificar fácilmente una planta, como la que podría encontrar en una caminata en el bosque o, también, contribuir a una base de datos de la población de plantas en el mundo.

Este tipo de apps ya había sido intentado antes --lo que actualmente ha sido descrito como Shazam para plantas-- pero al parecer hasta ahora se ha alcanzado un desarrollo que hace que la herramienta arroje buenos resultados. Hay que mencionar que la aplicación compila su información de manera local, según la región, y evidentemente algunas zonas del orbe tienen bastantes carencias. Dicho eso, la app permite ese momento genial de reconocer una planta con la que hemos tenido un momento de conexión, ya sea por la forma, el olor o alguna intuición. Después de todo, los antiguos descubrían así las medicinas, observando la naturaleza y deduciendo la función a través de la forma --algo que hoy podemos hacer con la intermediación tecnológica.

PlantNet es además es un esfuerzo de inteligencia colectiva en el que los participantes contribuyen a hacer un catálogo global de las plantas, lo cual ayuda también a su preservación. Por el momento el catálogo es limitado, pero es buen momento para participar en este gran proyecto.   

Hoy en día hemos olvidado los nombres de las plantas con las que convivimos; recuperar esta familiaridad no sólo es una forma de hacernos más inteligentes, sino de respetar el entorno. 

 

Este esfuerzo puede complementarse con este otro realizado por un poeta e investigador de la naturaleza que se dedica a compilar las palabras con las que llamaban a los fenómenos naturales en las culturas tradicionales, compilando un verdadero glosario del encantamiento del planeta en el cual también se busca la inteligencia de las multitudes.