*

X

Viajando con un bull terrier a lugares abandonados de Europa (FOTOS)

Por: pijamasurf - 01/06/2016

Una mujer y su bull terrier de 3 años han viajado por varios países de Europa en busca de sitios desgastados por el tiempo; este es el resultado de su travesía

Sin duda alguna, los perros pueden ser los compañeros más entrañables de una persona. La intimidad con otro ser humano es insustituible, eso es cierto, pero la presencia que un perro puede tener en nuestra vida tiene otra dimensión, otro significado, y como prueba de ello podríamos pensar no sólo en todos los siglos que el perro ha pasado junto al hombre (incluso en las versiones ancestrales de ambos), sino también en cómo un perro lo mismo se encuentra entre personas adineradas que pordioseros, con niños y ancianos, en el campo, en las grandes ciudades, entre pastores, artistas, obreros y un cuantioso etcétera que, sin exagerar, parece abarcar todo el universo de lo humano.

Recientemente, el sitio Bored Panda dio cabida a una pieza de contenido en la que Alice van Kempen narra visualmente su paso por lugares abandonados de Europa, documentando la travesía en Instagram, pero con una compañía singular: una bull terrier que responde al nombre de Claire y con quien lleva 3 años. Escribe Alice:

Juntas hemos explorado edificios abandonados desde hace poco más de 2 años. Hemos visitado prisiones, bases militares, minas de carbón, trenes, aviones, monasterios, iglesias, hospitales, granjas y casas particulares. Hemos viajado mucho por numerosos países europeos en busca de estos lugares.

El resultado es conmovedor en al menos un sentido: el de la amistad. Porque aunque para algunos parezca una desmesura o un lugar común, un perro sí puede ser uno de los mejores amigos que podemos encontrar en la vida, lo cual parece resaltar aún más en la desolación de los escenarios elegidos, cuya estética es lo suficientemente poderosa como para ejercer un contraste emotivo lleno de amor.

Te podría interesar:

Lecciones de mindfulness cortesía de Sherlock Holmes

Por: pijamasurf - 01/06/2016

¿Cuáles son los beneficios que conlleva vivir la vida aplicando la capacidad de lógica y concentración del famoso detective?

sugimoto_lake_superior

La famosa frase “Elemental, mi querido Watson” fungía como un buen cierre para las brillantes conclusiones a las cuales llegaba Sherlock Holmes después de una serie de asociaciones lógicas que precedían la resolución de un caso misterioso. 

El célebre razonamiento de Holmes ilustra lo que Maria Konnikova describe en su nuevo libro Mastermind: How to Think Like Sherlock Holmes como mindfulness, un concepto carente de una traducción adecuada al castellano y que se encuentra inscrito en el poder de la concentración, de la conciencia plena, pero sobre todo de aquel “saber estar” asociado al budismo. 

El concepto mindfulness remite a la propuesta de la psicóloga cognitiva Ellen Langer, cuya tesis principal residía en los grandes cambios observados en la cognición y funciones vitales de los adultos mayores que llevaban a cabo ejercicios para desarrollar la habilidad de aquietar la mente.

Screen Shot 2016-01-07 at 10.31.13 AMEn el contexto de la vida cotidiana, resulta difícil imaginar a los sujetos racionalizando cada uno de sus actos. Los individuos realizan diferentes acciones de forma automatizada.

Por ejemplo, al preparar el café matutino diariamente no estamos constantemente preguntándonos los pasos a seguir o el modo de preparación a menos que algo surja; si la cafetera llegara a descomponerse necesitaríamos analizar detalladamente las múltiples opciones que nos permitirían solucionar el problema de una cafetera descompuesta (Schultz, 1995).

Según esta perspectiva, es gracias a las contingencias que podemos salir de este automatismo, porque el mundo se nos presenta al enfrentar lo que nos toca vivir –la bondad de los problemas a la cual se refiere el cineasta David Lynch como parte de sus procesos creativos. 

En el caso de Holmes, su capacidad de razonamiento y su creatividad puesta en marcha posibilitaba dar con los motivos delictivos. Konnikova expone los aspectos positivos de este enfoque racional del legendario detective, mientras que su libro aporta, además, una interesante filosofía de vida: el análisis consciente de las disyuntivas cotidianas.