*

X

Viajando con un bull terrier a lugares abandonados de Europa (FOTOS)

Por: pijamasurf - 01/06/2016

Una mujer y su bull terrier de 3 años han viajado por varios países de Europa en busca de sitios desgastados por el tiempo; este es el resultado de su travesía

Sin duda alguna, los perros pueden ser los compañeros más entrañables de una persona. La intimidad con otro ser humano es insustituible, eso es cierto, pero la presencia que un perro puede tener en nuestra vida tiene otra dimensión, otro significado, y como prueba de ello podríamos pensar no sólo en todos los siglos que el perro ha pasado junto al hombre (incluso en las versiones ancestrales de ambos), sino también en cómo un perro lo mismo se encuentra entre personas adineradas que pordioseros, con niños y ancianos, en el campo, en las grandes ciudades, entre pastores, artistas, obreros y un cuantioso etcétera que, sin exagerar, parece abarcar todo el universo de lo humano.

Recientemente, el sitio Bored Panda dio cabida a una pieza de contenido en la que Alice van Kempen narra visualmente su paso por lugares abandonados de Europa, documentando la travesía en Instagram, pero con una compañía singular: una bull terrier que responde al nombre de Claire y con quien lleva 3 años. Escribe Alice:

Juntas hemos explorado edificios abandonados desde hace poco más de 2 años. Hemos visitado prisiones, bases militares, minas de carbón, trenes, aviones, monasterios, iglesias, hospitales, granjas y casas particulares. Hemos viajado mucho por numerosos países europeos en busca de estos lugares.

El resultado es conmovedor en al menos un sentido: el de la amistad. Porque aunque para algunos parezca una desmesura o un lugar común, un perro sí puede ser uno de los mejores amigos que podemos encontrar en la vida, lo cual parece resaltar aún más en la desolación de los escenarios elegidos, cuya estética es lo suficientemente poderosa como para ejercer un contraste emotivo lleno de amor.

Te podría interesar:

El New York Times acusa la falta de rendición de cuentas del presidente de México

Por: pijamasurf - 01/06/2016

La fachada del "milagro mexicano" se derrumbó y ahora la prensa internacional advierte uno de los peores pecados de la democracia: un gobierno que no rinde cuentas

 39e33ec1e2d35bde5ff20f9aee64bbcf

Sin duda alguna la rendición de cuentas es uno de los pilares de la democracia. Incluso podríamos afirmar que es el alma de dicho modelo. Por eso, que un gobierno no entregue cuentas a su ciudadanía, de forma clara y permanente, es una de las más graves omisiones en las que puede incurrir.

El actual gobierno mexicano, habiendo ya completado la primera mitad del sexenio que le corresponde, ha destacado por su absoluta falta en este sentido. Ya sea que se trate de escándalos de corrupción que involucran a sus más altos funcionarios, incluido su presidente y su responsable de finanzas, o una insultante falta de solvencia en las investigaciones alrededor de uno de los acontecimientos más penosos de las últimas décadas en el país, el caso Ayotzinapa, el gobierno de Enrique Peña Nieto se ha distinguido no sólo por su incapacidad de dar respuestas creíbles y suficientes a los mexicanos, sino también por demostrar un insultante desinterés ante esta obligación fundamental.

Tras haber sido elogiado hace un par de años por los medios internacionales, hoy el gobierno mexicano ha probado que todos aquellos pronósticos que alguna vez le fueron tan favorables están lejos de la realidad presente. 

Recientemente el Comité Editorial del New York Times publicó una editorial titulada “Las respuestas que Peña Nieto no le da a México”, en la que brevemente recapitula algunas de las más graves faltas del gobierno mexicano al momento de rendir cuentas. Lo peor es que ya sea por soberbia, por ignorancia, por flagrante irresponsabilidad o por una nefasta combinación de todas, a Peña Nieto y compañía parece importarles poco este tipo de descalificaciones y, menos aún, la opinion pública que emiten aquellos para quienes debiesen estar trabajando, la sociedad de México.