*

X

Usuarios de Facebook esclarecen misterio del "antiguo artefacto" encontrado en Jerusalén

Por: pijamasurf - 12/25/2015

Gracias al potencial de las redes sociales, la Autoridad de Antigüedades de Israel consiguió saber qué tipo de objeto había hallado un jardinero hace 6 meses en un cementerio de Jerusalén

 

Las redes sociales tienen una repetición ambigua, pues si bien una parte importante de su potencial está orientado hacia la utilidad o el provecho, por otro lado se les acusa de ser promotoras de la distracción, el ocio y, en general, el desperdicio del tiempo. Esto es particularmente evidente en Facebook (de lejos, la red más usada en el planeta), en donde basta pasar unos minutos para lo mismo encontrar una cascada de memes que algunas notas de sitios interesantes, otro torrente de GIFs cómicos, quizá el link a un libro digitalizado, contenido personal y un amplio etcétera que cubre el abanico diverso de la vida contemporánea tal y como se expresa en el mundo digital.

Con todo, hay otro aspecto de las redes que no siempre queda de relieve pero que incluso llevan en su nombre: son sociales. En otras palabras, son un recurso para la colectividad, para la cooperación, el esfuerzo en conjunto. Y aunque a veces lo olvidamos, de cuando en cuando surgen ejemplos que nos recuerdan esa característica.

Ese fue lo que sucedió hace unos días, cuando la Autoridad de Antigüedades de Israel compartió en Facebook la imagen de este objeto de metal que hace 6 meses encontró un jardinero en un cementerio de Jerusalén. 

1a

De inicio, el director de la institución describió el objeto como un cetro de oro con siete ranuras, sin agregar nada más. En el lugar donde fue hallado se han encontrado antes otros objetos que datan de las épocas romana y bizantina de las Cruzadas, pero esto tampoco echó luz sobre el misterio.

Pasado el tiempo la Autoridad decidió llevar el hallazgo a Facebook con el propósito de que el enigma se resolviera, y el trabajo que nadie pudo hacer en 6 meses se consiguió en unas pocas horas gracias a dicha red social. Para sorpresa de todos, la supuesta reliquia resultó no ser tal, sino sólo una baratija new age que se adquiere en línea con el nombre de “Weber Isis Beamer”, artefacto del cual se asegura que brinda un campo protector contra la radiación y provee seguridad a curadores y otras personas que laboran con energía positiva.

Un italiano de nombre Micah Barak fue el primero en responder acertadamente a la pregunta sincera que hizo la Autoridad, y aunque no se trataba de ningún concurso, al parecer la institución lo recompensará con un viaje a Israel para que mire personalmente el objeto en cuestión.

Te podría interesar:

Este video muestra cómo los perros utilizan su increíble sentido del olfato para ver el mundo

Por: pijamasurf - 12/25/2015

Los perros pueden oler enfermedades, detectar emociones, saber que una persona está embarazada e incluso viajar al pasado con su extraordinario sistema olfativo

[CC, subtítulos en español]

Este video te sorprenderá con el nivel de precisión y complejidad que tiene el olfato de un perro, algo que nos hace comparativamente discapacitados para navegar el mundo.

La neurobióloga Alexandra Horowitz explica cómo los perros realmente alcanzan a tener una riqueza sensorial con el olfato comparable con la forma en la que nosotros vemos el mundo. Si bien para nosotros los olores son casi siempre sólo detectados cuando marcan algo excepcional --bueno o malo-- para los perros son el flujo constante de información que crea una nítida imagen del mundo. Los perros huelen en alta definición y calidad estéreo, pudiendo determinar la dirección exacta de donde viene un olor. Sus narices dividen el aire en dos, uno para respirar, otro para oler. Su sistema olfativo consta de 300 millones de receptores, a diferencia de sólo 5 millones en los humanos; usan sus exhalaciones para recircular corrientes de olores. Ante esto, no debe extrañarnos que el sistema olfativo ocupa mucho mayor espacio en el cerebro de los perros, y es por eso que pueden recordar miles de olores distintos.

Un perro podría oler un perfume individual en un estadio de futbol y distinguir sus componentes, algo que nosotros sólo podríamos hacer en una habitación cerrada. De hecho un perro puede oler cada árbol, ave, auto o persona en una calle, proporcionando el mismo nivel de información que nuestra visión recoge de una escena. El sistema vomeronasal les permite detectar hormonas que les sirven para identificar potenciales parejas, hostilidad en animales, estados emocionales de un individuo o cosas como el embarazo e incluso el cáncer. Así que los perros pueden "ver" algunas cosas con su olfato que para nuestros ojos son invisibles.

Y quizás lo más asombroso es que pueden viajar en el tiempo a través del olfato: el pasado surge en estelas de olor, concatenaciones de diversos estados olfativos distintivamente superimpuestos con los que se enteran de lo que has hecho, con quién has estado o cómo te has sentido y qué has comido; un perro huele toda una historia. Verdaderamente, los perros y sus olfatos son maravillas dignas de contemplarse y adorarse.