*

X

¿Están enfermas las personas que leen tabloides de celebridades?

Por: pijamasurf - 12/17/2015

Una constante revisión de las publicaciones de celebrity gossip muestra una cierta tendencia a patologizar la realidad

bloids

Pasar mucho rato leyendo revistas de celebridades es tener poca estima por nuestro tiempo: decir que lo mejor que podemos hacer es distraernos leyendo chismes, exageraciones, escándalos y toda una retahila de envidia, deseo aspiracional y proyecciones patológicas.

Obligado por su trabajo, los últimos años el periodista Peter Sheridan ha tenido que leer revistas de celebridades todos los días; en una reseña/crítica de este tipo de información publicada en Boing Boing se pregunta qué les pasa a las personas que leen estas revistas y si acaso están enfermas. Uno podría pensar que así es, juzgando por la cantidad de enfermedades y padecimientos que se se anuncian en People, por ejemplo. Sheridan dice que en esta revista para quienes aman a las celebridades hay 23 páginas de anuncios de medicamentos para tratar el asma, migrañas, gripe, osteoporosis, hepatitis C, meningitis, cáncer, resfriados... "No es de sorprenderse que necesitan que alguien los anime con reportajes como 'Los problemas de salud de Lamar Odom", "las traiciones y las infidelidades de los Kennedy" o "aventuras de sacerdotes predadores". 

La cantidad de información inane de estas revistas llama la atención. Nos enteramos en una de ellas que "La sollozante Siri extraña a su padre", Tom Cruise, o que "La prostituta transexual de Charlie Sheen podría haber estado infectada de SIDA", así como de distracciones tales como que Elizabeth Hurley siempre lleva una bufanda y unas almendras en su bolsa, Eykah Badu es dueña de 7 mil 221 piezas de joyería de tobillos y, por supuesto, de que las estrellas son como como nosotros: compran plantas, comen sushi, llevan a sus perros a caminar e incluso tienen que cargar sus bolsas de compras.

Las descripciones de Sheridan no son ni por mucho las más radicales, y en estas publicaciones se pueden encontrar demostraciones de periodismo chatarra mucho más llamativo; lo increíble es que muestran la norma, el tipo de contenido que aparece siempre en estas revistas y aún así dominan el mercado de las publicaciones de este tipo. ¿Habría que preguntarnos entonces si no estamos todos enfermos por vivir en una sociedad cuya cultura dedica tanto tiempo a admirar a personas cuya máxima virtud es que son famosas y tienen dinero o cuerpos codiciados?

Te podría interesar:

La mística de la ginebra: 6 figuras históricas aficionadas a esta bebida

Por: pijamasurf - 12/17/2015

Con el tiempo la ginebra se convirtió en una bebida de culto, en parte gracias a la afición de grandes figuras como Sinatra o Hemingway

Screen Shot 2015-12-18 at 4.26.13 PM 

Un vehículo de estilo y una fuente de inspiración. Así podríamos definir a grandes rasgos el papel histórico de esta bebida que a través del tiempo ha acompañado de cerca a figuras legendarias de la música, la política y el cine, entre otros tantos rubros.

Los orígenes de esta preciada pócima nos remiten al Medievo y su nombre proviene del término junípero (en francés genievre), árbol del cual se extraen las moras que se utilizan como base para su elaboración. Ya en el siglo XVIII la ginebra era bastante popular en Europa y a partir de ahí se convertiría en una de las bebidas predilectas de numerosos personajes, entre ellos reyes, célebres escritores, cineastas y otros.

A continuación te compartimos una breve selección de siete figuras destacadas cuyo común denominador es su pasión por la ginebra, bebida que eligieron como aliada en noches de creatividad, diversión y reflexión.

Frank Sinatra: el gran Sinatra aportó un espíritu indeleble de miles de noches inolvidables en la segunda mitad del siglo XX. Francesco Albertino Sinatra Agravantes, su nombre completo de pila, entabló una apasionada amistad con la ginebra (en especial con la Tanqueray, su favorita), bebida que le acompañó durante muchos años y seguramente le inspiró en momentos cruciales de su brillante carrera.

 

Screen Shot 2015-12-18 at 4.27.59 PM

 

Ernest Hemingway: el polémico y genial novelista estadounidense, premio Nobel de Literatura en 1954, deslumbró a lectores alrededor del mundo desde los años 20, cuando comenzó su carrera como periodista. De férreo carácter, la imagen de Hemingway con un buen trago, en particular de ginebra, está inmortalizada en la memoria histórica.

 

 Screen Shot 2015-12-18 at 4.29.46 PM

Winston Churchill: lúcido estratega y hombre de política, este caballero británico disfrutaba del buen comer y beber. Tal vez a ello se debía su afición por la ginebra, una bebida sugerente y elegante que empalmaba a la perfección con su personalidad. Churchill afirmaba que él disfrutaba de beber su martini sólo con ginebra helada y mirando, al otro lado del cuarto, el vermut (de ahí la receta del legendario martini Churchill). 

 

Screen Shot 2015-12-18 at 4.31.22 PM

Charles Dickens: hay quien afirma que este inglés cambió o al menos incidió de forma significativa en la historia de la literatura. Autor de célebres obras como Oliver TwistA Christmas Carol, Dickens era un asiduo bebedor de ginebra, en particular bajo la forma de Gin Punch, bebida que disfrutaba mientras plasmaba algunas de las más fantásticas novelas que hayan sido jamás escritas.

 

 Screen Shot 2015-12-18 at 4.28.35 PM

Dean Martin: actor y cantante estadounidense que en la década de los 60 protagonizó uno de los shows más populares. También actuó en decenas de películas y su carisma, mismo que le permitía navegar con envidiable destreza las más cotizadas fiestas de su época (acompañado de su ginebra), hizo de él uno de los consentidos del público. Pocos saben que antes de llegar a la fama Martin tuvo que ser croupier, ayudante en una gasolinera, peón e incluso boxeador bajo el pseudónimo de Kid Crocetti.

 

 

5782322671_fcb1a995fc

Rat Pack: así se conocía a un grupo conformado por actores y músicos que, encabezados por Humphrey Bogart y luego por Frank Sinatra, formaron parte de la élite social de Estados Unidos durante varios años. Entre las filas del Rat Pack se encontraba también el propio Dean Martin, así como Sammy Davis Jr., entre otros. Su magnetismo era tal (por cierto, proporcional a su gusto por la ginebra) que en sus fiestas desfilaban felices personalidades de la época, de la talla de Marilyn Monroe y Judy Garland.