*

X

"Nací y gané la lotería genética": la modelo de Instagram que decidió desenmascararse a sí misma

Por: pijamasurf - 11/10/2015

Una joven modelo cambió la descripción de muchas de sus fotos de Instagram para mostrar que no hay nada casual en la lotería genética ni en la belleza prefabricada

essenatop

Essena O'Neill es una joven de 19 años procedente de Australia que para su corta edad ya tenía bastante experiencia en redes sociales: sus fotos en Instagram eran apreciadas por 580 mil seguidores, además de 260 mil suscriptores en su canal de YouTube y 60 mil más en Snapchat. 

Eso fue hasta que, como el Bartleby de Melville, "prefirió no hacerlo": borró unas 2 mil fotos de sus redes sociales y dejó algunas de las cuales editó ferozmente las captions, dando a entender que esas imágenes "naturales" de chicas bonitas en realidad no sólo no tienen nada de natural sino que reproducen estándares de belleza arbitrarios. 

Desde entonces, O'Neill abrió la página LetsBeGameChangers.com, donde sigue denunciando la falsedad de las redes sociales, a la vez que negándose a ser una figura aspiracional para chicas jóvenes e inseguras como ella fue en su momento.

ezena

 

"No hay nada zen sobre tratar de verte zen tomándote fotos tratando de ser zen y probando que eres zen en Instagram".

Essena-ONeill-

"No es real. La única razón por la que fuimos a la playa esa mañana fue para tomar fotos de los bikinis porque la compañía me pagó y también [porque] me veía bien según los estándares actuales de la sociedad. Nací y gané la lotería genética. ¿Por qué más subiría esta foto? Lean entre líneas o pregúntense '¿por qué alguien sube una foto...? ¿Cuál es el resultado? ¿Hacer un cambio? ¿Verse buenas? ¿Vender algo?' Pensé que estaba ayudando a las chicas jóvenes a ponerse en forma y saludables. Pero a los 19 me di cuenta de que poner tu autoestima en tu forma física es demasiado limitante. Pude haber estado escribiendo, explorando, tocando, cualquier cosa hermosa y real... No tratando de validar mi valía a través de fotos en bikini sin sustancia".

essena13

"Pararse ahí y verse bonita es todo a lo que aspiré cuando era joven. En nuestra sociedad, si eres bonita la gente te presta atención. Así que hice de mi apariencia mi valía. Estoy escribiendo esto para mostrar la realidad de lo que me consumía. Los seres humanos son MUCHO MÁS QUE SUS FORMAS FÍSICAS. ¿Por qué aspirar a esto cuando podrías seguir una vida de aprendizaje, investigación, arte, diseño, desarrollo, innovación...? Sé el cambio que quieres ver, lol cliché pero, mierda, estoy segura de ello".

essena10

"[Ser] una chica de 15 años que se restringe las calorías y se ejercita excesivamente no es una meta. Cualquier adicto a la fama en redes sociales como yo lo fui no está en un estado consciente".

ESSENA1

"NO ES LA VIDA REAL --tomé más de 100 fotos en poses similares tratando de que mi estómago se viera bien. Seguramente no comí nada ese día. Debí gritarle a mi hermanita para que siguiera tomándolas hasta que estuve de alguna forma satisfecha".

ESSENA2

"NO ES LA VIDA REAL --yo no pagué por este vestido, me tomé incontables fotos tratando de verme bien para Instagram, lo que me hizo sentirme increíblemente sola".

ESSENA3

"Me pagaron 400 USD por postear un vestido. Esto era de cuando tenía tal vez 150K seguidores. Con medio millón de followers sé de muchas marcas online (con grandes presupuestos) que pagan hasta 2 mil USD por post. No hay nada malo en aceptar negociar con marcas. Sólo creo que debe saberse. Esta foto no tenía sustancia, no fue hecha éticamente (yo era muy ignorante en aquel entonces). Mi punto es que LAS REDES SOCIALES NO SON REALES. Sean conscientes de lo que la gente promueve, pregúntense cuál es la intención detrás de las fotos".

essena4

"Bronceado en spray, té promocional patrocinado, casi sin ropa. Tenía 15. Esto es lo que yo pensaba que era inspirador... Mis valores eran mi cuerpo, mis gustos y satisfacer a otros. La apariencia física es muy engañosa. Ángulos de cámara, filtros, hora del día, bronceado... Además era muy joven y nací con un torso naturalmente largo y cintura pequeña. Es la lotería genética. No hay nada en ella a qué aspirar".

essena5

"Caption real editada: esto es lo que me gusta llamar una foto casual perfectamente artificial. No hay nada casual en esto. Aunque salir a trotar y a nadar en el mar por la mañana antes de ir a la escuela era divertido, sentí el fuerte deseo de posar con mis muslos apenas separados #thighgap los senos apretados #vsdoublepaddingtop y la cara ausente porque obviamente mi cuerpo es mi recurso más deseable. Dénle Like a esta foto por mis esfuerzos para convencerlos de que soy realmente guapa".

1446642700-essenaoneillscreenshot

 

"Caption real editada. Por favor dénle Like a esta foto. Me puse maquillaje, me peiné el cabello, vestido ajustado, joyería grande e incómoda. Hice más de 50 tomas hasta obtener una que pensé que les podría gustar, luego edité la selfie durante siglos en diversas apps --sólo para poder sentir algo de aprobación social".

Te podría interesar:

4 técnicas asombrosamente obvias para ayudarte a memorizar más rápido

Por: pijamasurf - 11/10/2015

Entender la forma en que la memoria procesa y retiene información puede llevar a realizar extraños experimentos donde las funciones mnémicas nos muestran su operación
[caption id="attachment_102911" align="aligncenter" width="500"]via: Flood/Flickr Imagen: Flood/Flickr[/caption]

El aprendizaje se compone de diferentes habilidades cognitivas; la memoria constituye una de sus bases fundamentales. La memorización de información a corto plazo (por ejemplo, para aprender una dirección web o para estudiar antes de un examen) tiene una función bien diferenciada de la memoria a largo plazo, esa donde quedan los registros de mayor importancia. La aplicación Memrise ha organizado un concurso --que se pretende anual-- donde convocan a los grandes maestros de la memoria para experimentar y tratar de entender los mecanismos del río del recuerdo y el olvido.

Integrantes de la comunidad científica, investigadores y aficionados se dieron cita en un laboratorio, donde emplearon diferentes habilidades mnémicas para una sencilla tarea: memorizar 80 palabras en lituano, además de ganar un premio de 10 mil dólares. Los diferentes acercamientos pretenden estudiar el proceso de memorización a través de prueba y error, pues finalmente todo sirve como investigación al tratar de incorporar estos aprendizajes en la versión terminada de la app. Los finalistas ya pueden consultarse en el sitio de Memrise. Algunas de las técnicas más promisorias que hallaron fueron estas:

 1. Aceptar la propia ignorancia

Saber lo que no sabemos es un principio básico del aprendizaje; es el punto de partida a través del cual salimos a la búsqueda del objeto de estudio. En una acepción más sencilla, los investigadores usaron una técnica llamada "generación errónea": se les pedía a los voluntarios que trataran de adivinar el significado de la palabra lituana, lo que necesariamente los llevó a cometer muchos intentos fallidos. Sin embargo, esta dificultad puede ser aprovechada e incluso fomentada como herramienta de aprendizaje lúdico, como cuando jugábamos de niños con memoramas. Los participantes fallaron en adivinar el significado de las palabras, pero las palabras mismas se quedaron en su cabeza (i.e., las memorizaron).

2. Los ciclos de la memoria

La memoria se alimenta de la atención y la concentración; si te desvelas estudiando, tu cuerpo está en un estado de tensión que no es muy favorable antes de un examen. Dedicar un cierto período de tiempo para estudiar alternado con un lapso de descanso es más productivo y menos desgastante. Los investigadores experimentaron con los efectos de pequeños períodos de descanso de la "tarea" de aprender palabras lituanas, mostrándoles a los participantes videos de cascadas o cosas que nada tenían que ver con el tema. Estos descansos podrían tener la misma función que los de las rutinas de ejercicio o de los lapsos de sueño: permitir que el aprendizaje se fije, que el músculo crezca y que las energías del cuerpo se restablezcan naturalmente.

3. Aprendizaje estilo buffet

Para comer un pedazo de carne necesitas cortarlo en trozos del tamaño de un bocado; lo mismo parece funcionar con la memoria. Si alimentas tu memoria con pequeños pedazos de información agrupada bajo algún parámetro, formarás series que al parecer son más sencillas de aprender. Aquí podemos ver cómo estas técnicas se compenetran mutuamente, pues los períodos de atención y concentración para absorber una serie de palabras se continúan en lapsos de descanso y se prolongan en un nuevo período de atención sobre una serie diferente de palabras; es como comer de un buffet en lugar de tratar de repasar de arriba a abajo un menú.

4. Cuéntate una historia

La vieja solución narrativa: la poesía, antes de la invención de la imprenta, solía ser un arte de la memoria: los versos se ordenan y encadenan según regularidades sonoras y sintácticas que forman bloques que la memoria puede deglutir, y el entramado entre los versos logra componer un significado global a una pieza literaria y decirnos de qué se trata. Al memorizar palabras se intentó construir una historia utilizando todas las palabras posibles de la serie: los amantes se recuestan en la "lova" (cama en lituano) para hacer el amor ("love", amor en inglés, fonéticamente similar a lova), y la asonancia sonora de las palabras permite asociarlas con un significado narrativo; para aprender la lista de palabras se intentó contar una historia, lo que tiene el beneficio secundario de otorgarles un orden y facilitar la memorización.

Existen personas capaces de aprender chino en pocos días (o eso dicen) y de recitar números binarios o factores de pi a la velocidad de la luz. La memoria como herramienta de competencia puede ayudarnos a entender y fomentar mejores hábitos de aprendizaje, comenzando por comprender el funcionamiento pragmático de nuestra memoria.